Cómo ser una persona muy atractiva para gustarle a los demás: rasgos y cualidades

ser-más-atractivo-persona-atractiva

Hay una serie de características y cualidades que resultan enormemente atrayentes y cautivadoras. Si cultivas estas aptitudes serás, incuestionablemente, una persona muy atractiva

Una de las frases que mayor placer genera en el cerebro es cuando le escuchamos a alguien decirnos “me gustas”. Numerosos estudios han demostrado que las personas que “más gustan” (y no nos referimos al aspecto físico) son las personas capaces de conseguir más cosas en la vida y es que ser una persona atractiva tiene muchísimas ventajas. ¡Sigue leyendo!

Sentir que gustamos a los demás produce una gran satisfacción. A todo el mundo le gusta gustar (en mayor o menor medida) y no solo en el aspecto sexual, sino también cuando estamos con un grupo de gente. A las personas nos encanta caer bien y sentir que otros desean estar en nuestra compañía.

Ser una persona deseable te ayudará a conseguir tus metas y a prosperar en la vida. El Australian Journal of Psichology publicó un artículo que demostraba que las personas que resultan atractivas a los demás, conservan durante mucho más tiempo sus trabajos y consiguen ascender con mayor facilidad que aquellas que no gustan tanto. ¿Por qué ocurre esto? Tal y como indica este estudio, las personas atractivas consiguen forjar mejores vínculos, tienen mejores relaciones de amistad, consiguen cerrar mejores tratos en los negocios y por tanto, consiguen mejores puestos de trabajo. Y es que, cuando una persona atractiva aparece en escena, todos quieren relacionarse con ella, formar parte de su círculo de amistad, trabajar con ella o, en el mejor de los casos, tenerla como pareja.

Otro estudio realizado a más de un millón de personas por el equipo Talent Smart descubrió que las personas que resultan más atractivas consiguen sacar lo mejor de la gente que les rodea.

¿Te resulta difícil gustar a alguien? El atractivo emocional es más importante que el atractivo físico y hay una serie de rasgos que hacen que una persona sea irresistible para los demás.

Rasgos de una persona atractiva:

Discreción

No hay nada más atractivo que estar con una persona con la que sabes que puedes expresarte libremente, sin miedo a que después vaya aireando lo que le has contado. Las personas que saben cuándo callar y cuándo guardar secretos son personas enormemente atractivas, ya que nos transmiten seguridad, confianza y hacen que queramos estar con ellas porque nos dan estabilidad.

Honestidad

Hay pocas cosas que generen más rechazo que pillar a una persona mintiéndote. Las mentiras son un síntoma de debilidad, de inseguridad personal y por tanto, de falta de autoestima.  Las personas que son honestas, por el contrario, no tienen miedo y tienen una personalidad sólida y bien trabajada. Sin embargo, hay que tener cuidado con este aspecto, ya que una sinceridad sin filtros y desequilibrada provoca el efecto contrario.

Autenticidad

Las personas que seducen son personas a las que no les importa presentarse tal y como son y no temen mostrar su personalidad. Son capaces de hablar tranquilamente de sus sentimientos y de opinar con respeto pero sin buscar agradar a los demás. Además, sus acciones son consecuentes y se corresponden con sus palabras. Este aspecto refuerza su propia confianza y autoestima y, además, motiva a los demás a creer en ellos. Son personas sinceras que no tienen problema en decir «no» cuando así lo consideran.

Saber escuchar

A la mayoría de la gente les encanta hablar sobre sí mismos para tratar de impresionar al resto. Esto se debe a que cuando una persona está hablando sobre cosas que piensa, o cómo es, su cerebro se llena de dopamina, una de las principales hormonas del placer y del bienestar. Sin embargo, a pesar de que pueda hacer que te sientas bien, hablar sobre uno mismo en exceso no solo no resulta atractivo, si no que llega a ser cargante.

Una persona capaz de escuchar con atención e interesarse por lo que otro le está contando es una forma de mostrar tu interés y preocupación y esto resulta tremendamente atractivo, además de que harás que la otra persona se sienta muy a gusto cuando está contigo.

Saber mantener la calma

Ser esclavos de nuestras emociones es un claro síntoma de debilidad. Cuando nos puede la ira, el enfado, el estrés, la ansiedad o los nervios y no somos capaces de gestionar correctamente estas emociones tan intensas y negativas, estamos mostrando grandes señales de flaqueza. Esta falta de contención nunca resulta atractiva a la gente que nos rodea y, de hecho, provoca que la gente quiera evitarnos para no contagiarse de estas emociones. Una persona capaz de contener sus instintos más negativos es sinónimo de fortaleza interior y la fortaleza siempre resulta atractiva.

Tener buenas aficiones y cultivar nuevos hobbies

Una persona con aficiones sanas y abierta a cultivar nuevos hobbies es siempre sexy. Practicar con pasión una afición revela rasgos muy positivos de tu personalidad. Practicar deportes de equipo o individuales, el yoga o la meditación, leer, viajar, el cine, la fotografía o los idiomas son algunas de las aficiones que más atractivas resultan a las personas. Al compartir nuestros gustos e intereses con otros, aumentamos el tiempo juntos, mejoramos la comunicación, creamos nuevos vínculos, compartimos experiencias, vivencias e información, desarrollamos gustos por cosas que nunca hubiéramos imaginado y crecemos.

Flexibilidad

La flexibilidad es sinónimo de apertura emocional e inteligencia. Ser una persona flexible y abierta a probar cosas nuevas es un imán de atracción ya que las personas que se encierran en su zona de confort y se muestran intransigentes a la hora de vivir nuevas experiencias generan una gran animadversión en la gente que les rodea. Abrirse a nuevas experiencias es una forma de disfrutar del camino junto a otras personas y esto proyecta una imagen de enorme seguridad en uno mismo, lo cual es tremendamente atractivo.

Ser una persona flexible a los comentarios, sugerencias y a las ideas de los demás es uno de los aspectos más atractivos de una persona.

Positividad

Las emociones son contagiosas. Es lo que en psicología se conoce como «Contagio emocional». Ser capaz de transmitirle a una persona positividad hará que esa persona quiera pasar más tiempo contigo. Del mismo modo que las personas dramáticas, pesimistas y victimistas generan un gran rechazo, ser una persona con una actitud positiva y afable es un aspecto enormemente atractivo.

Humildad

A nadie le gusta estar con una persona que está continuamente hablando de sí misma. “Porque yo…” “Pues a mí…” “Yo pienso” “yo… yo… yo…” Estar con alguien que solo se preocupa por ser el centro de atención, de destacar por encima de los demás, de hablar de sus cualidades, de las cosas que le han pasado y que acapara todas las conversaciones en cualquier situación resulta agotador a cualquiera. Un estudio publicado por la revista Psychology Today demostró que las personas más humildes son las personas que resultan más atractivas a los demás. Una persona humilde es alguien seguro de sí mismo y que no necesita demostrarle nada a nadie y esto es enormemente atractivo.

Saber elogiar

Ser capaz de ver los rasgos positivos  de otra persona y de verbalizarlos con naturalidad hará que la otra persona se sienta valorado. Decirle a una persona cuáles son los rasgos de su personalidad o aspecto que más destacan es una forma muy inteligente de crear nuevos vínculos emocionales.

Numerosos estudios psicológicos han demostrado que la evolución del lenguaje juega un papel fundamental en la atracción entre parejas para mantener el interés entre ellas. Uno de los aspectos más importantes de la comunicación verbal es saber elogiar con sinceridad y naturalidad a la otra persona.

Además, se ha demostrado que las personas nos sentimos atraídas por aquellas personas a las que sabemos que les gustamos. Este hecho se conoce como «el efecto de reciprocidad de agrado».  Por norma general, cuando alguien nos gusta, tratamos de disimularlo para que no se nos note por miedo al rechazo. No hay nada que resulte más atractivo que sentir la atención de la otra persona. Sentir su interés, su curiosidad por nosotros.

Así que, cuando haces un cumplido y muestras tu agrado hacia otra persona es muy probable que también se sienta atraído por ti. Eso sí, debes tener mucho cuidado con no exagerar con tus cumplidos.

Dinamismo

La energía, la pasión por los proyectos y el dinamismo son aspectos que potencian el atractivo de una persona. Tener metas en la vida, marcarse objetivos y ser capaz de cumplirlos es sinónimo de éxito. Estas cualidades, además, son indicadores de tener una autoestima elevada y trabajada de forma adecuada. A las personas, por norma general, les gusta estar con gente con buena energía y que nos inspiren para ser mejores.

Sentido del humor

El sentido del humor es uno de los rasgos más atractivos de una persona- Arrancarle una carcajada a alguien es uno de los grandes potenciadores de la atracción. Saber reírnos y hacer reír a los demás no solo es una señal de inteligencia, sino que resulta muy atrayente. Una persona capaz de hacernos reír es alguien con grandes niveles de seducción. De hecho, muchas parejas se enamoran por cómo se divierten y se ríen juntas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: