Cómo combinar la chaqueta vaquera: aciertos y errores de estilo

como-vestir-combinar-la-chaqueta-vaquera

Ha pasado un siglo y medio desde que Levi Strauss aportara al mundo su brillante creación, los Levi´s 501. El comerciante alemán tardó una década en crear aquellos primeros pantalones vaqueros que vestirían a la humanidad desde entonces. La creación fue tan brillante que enseguida se dio cuenta de que el material que funcionaba tan bien para vestir la mitad inferior de un hombre, funcionaba igual de bien para vestir su mitad superior.

150 años después de equipar por primera vez a los hombres que trabajaban en ferrocarriles y ranchos con los pantalones vaqueros, la chaqueta vaquera sigue ganando adeptos a uno y otro lado del Atlántico, convirtiéndose en un básico indispensable para el hombre.

Cuando se sabe cómo llevarla, una chaqueta vaquera puede ser una de las armas de estilo y seducción más poderosas del guardarropa de un hombre. Un caballo de batalla que puede combinarse con cualquier cosa, desde la sastrería hasta las zapatillas deportivas y la sudadera con capucha, es una de las prendas exteriores más versátiles que existen.

Combinar correctamente una chaqueta vaquera puede aportarnos ese aire a Ryan Gosling, paseando despreocupadamente por el aeropuerto de camino al Festival de Cannes. Sin embargo, si lo haces mal, serás el vaquero de Village People. Desgraciadamente, no hay mucho término medio.

Teniendo en cuenta estas ventajas funcionales y formales, ¿por qué los hombres suelen dudar en incluir en su armario lo que en realidad es un elemento básico de la moda masculina?

El hecho de que la chaqueta vaquera se asocie a los cowboys más atractivos de Hollywood y a los roqueros de la década de los 50, aumenta su atractivo iconoclasta, pero al mismo tiempo, a los chicos les preocupa que su legado de dureza y frescura no se adapte bien a sus estilo y terminen pareciendo un minero un camionero.

La chaqueta vaquera puede adaptarse al hombre tanto si blande un martillo como si toca la guitarra, puede adoptarse de forma natural y elegante y, si se lleva bien, siempre estará -independientemente de la década- siempre de moda.

Si quieres añadir una chaqueta vaquera a tus looks y sacarle el máximo partido posible, la elección se reduce a tener en cuenta tres cualidades principales: el tejido, el ajuste y el color.

El ajuste

Como con todas las prendas, el ajuste es la clave de la chaqueta vaquera. No es conveniente que la chaqueta sea ni demasiado holgada ni demasiado ajustada. Una chaqueta bien ajustada debe presentar las siguientes cualidades:

Debe caber por encima de la parte superior más gruesa con la que pienses llevarla.

Puede abotonarse sin que quede apretada o sin que dé tirones cuando se lleva sobre una camiseta (las chaquetas vaqueras no suelen abotonarse, pero pueden hacerlo; si se abotonan, hay que dejar al menos los botones superiores e inferiores desabrochados).

El dobladillo inferior debe llegar aproximadamente a las caderas; la chaqueta vaquera es una chaqueta más corta que una chaqueta normal, por lo que el dobladillo inferior no debería sobrepasar mucho la línea de la cintura, siendo aproximadamente la mitad de la bragueta/la parte superior del muslo lo más largo que debería caer.

Sin embargo, la chaqueta tampoco debe ser demasiado corta; si llega hasta la cintura y por encima de ella, parecerá demasiado recortada y empezará a acercarse a un estilo de chaqueta vaquera más femenina.

Los extremos de las mangas deben llegar un poco más allá de los dobleces de las muñecas, pero no se extienden más allá de los pliegues de los pulgares.

El tejido

Si el tejido vaquero te aprieta demasiado (puede ser el caso de los vaqueros oscuros y crudos; los lavados más claros suelen ser bastante suaves), busca una chaqueta hecha con un poco de material elástico añadido al tejido de algodón.

El color

Aunque las chaquetas vaqueras están disponibles hoy en día en una gran variedad de colores, el azul es el más clásico y versátil. De las chaquetas azules, su «formalidad» varía junto con los lavados de su tela vaquera. Todas las chaquetas vaqueras son intrínsecamente muy informales, pero una confeccionada con un denim de lavado oscuro será ligeramente más «elegante», mientras que una con un denim de lavado claro será la más informal. Un lavado medio es sin duda la mejor elección: es versátil, de aspecto clásico y suave.

Cómo combinar la chaqueta vaquera

Las chaquetas vaqueras no son tan versátiles como las chaquetas deportivas: a diferencia de éstas, no pueden vestirse de forma (más o menos) elegante para cumplir con los requisitos de casi todos los códigos de vestimenta.

Aunque algunos sartorialistas muy vanguardistas se ponen una chaqueta vaquera sobre una camisa de vestir y una corbata (e incluso un chaleco), el contraste entre la capa inferior más formal y la prenda exterior muy informal es demasiado discordante como para dar un buen aspecto.

Sin embargo, las chaquetas vaqueras son versátiles, ya que combinan bien con la mayoría de las prendas que se encuentran en la categoría informal de tu armario. Por otro lado, estos emparejamientos pueden ser más o menos acertados, y a continuación delinearemos ese espectro.

Pantalones

La única regla que probablemente hayas oído sobre el uso de una chaqueta vaquera es no hacer nunca «doble denim»; es decir, no debes llevar una chaqueta vaquera encima de unos vaqueros. El resultado de esta combinación es el llamado «esmoquin canadiense», que debe su nombre a un incidente ocurrido en los años 50, cuando a Bing Crosby se le prohibió la entrada a un elegante hotel canadiense por llevar un atuendo totalmente vaquero, y la empresa Levi’s respondió haciéndole un esmoquin totalmente vaquero para que lo luciera.

La razón por la que el «doble denim» se considera «un error» es que cuando la chaqueta vaquera y los vaqueros combinan demasiado, parece que llevas un pseudotraje raro.

Evitar esta combinación no es una regla rígida. Puedes llevar una chaqueta vaquera con pantalones vaqueros, siempre y cuando te asegures de que hay un buen contraste entre las dos prendas. Es decir, en lugar de llevar una chaqueta de color medio con unos vaqueros de color medio, ponte una chaqueta más oscura con unos vaqueros más claros, o viceversa. También puedes llevar vaqueros de otro color que no sea el azul: el negro o el carbón pueden quedar bien con una chaqueta vaquera.

A continuación te dejamos unas pautas comunes y seguras sobre cómo vestir tu mitad inferior con una chaqueta vaquera, con opciones clasificadas de menos a más ideales:

Nunca:

Pantalones vaqueros que coincidan con el color de la chaqueta.

Ok:


----- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO DEBAJO -----

--------------------------------------

Pantalones vaqueros de un color que contraste con la chaqueta

Joggers (ojo con los joggers… si no tienes buen tren inferior, esta opción será mejor que la descartes…)

Pantalones de vestir (demasiado alto bajo/contraste).

Perfecto:

Chinos/khakis (en marrón, tostado, oliva, gris, etc.)

Pantalones de pana

En cuanto al calzado, piensa en lo casual: zapatillas de lona/piel/serraje, botas de cuero, chukkas, etc.

Partes de arriba

Cuando se trata de qué llevar debajo de la chaqueta vaquera, una sola capa suele ser todo lo que necesitas; aunque las capas adicionales pueden ser interesantes, no quieres ni necesitas añadir mucho volumen bajo una chaqueta vaquera. Una capa base fina permitirá que la chaqueta cuelgue cómodamente y sin estrecheces. Además, las chaquetas vaqueras se prestan a un look más sencillo y «sobrio».

A continuación, desglosamos las opciones de capas interiores, desde las desaconsejables hasta las que no pueden faltar:

Normal:

Camisas de vestir con botones (demasiado formales)

Camisas de entrenamiento de tejido técnico (demasiado informales, incluso para una chaqueta vaquera, con una textura brillante que no complementa la robustez mate de la chaqueta)

Camisas abotonadas de chambray (aunque el chambray es técnicamente un tejido diferente del denim, se parece lo suficiente como para que sea otra iteración del «doble denim»).

Muy bien:

Suéteres (algunos suéteres delgados y muy casuales pueden funcionar, pero muchos pueden verse divertidos debajo de una chaqueta de jean)

Polos (un buen emparejamiento, pero la naturaleza preppy de la camisa choca un poco con el ambiente más áspero de la chaqueta)

Camisas abotonadas (en un lugar de trabajo muy informal, una chaqueta vaquera puede servir casi como una especie de sustituto de la chaqueta deportiva cuando se lleva sobre una camisa abotonada; un estampado de cuadros es un buen look en este caso)

Lo mejor:

Camisetas (de todo tipo, pero la camiseta blanca lisa es una opción especialmente clásica) y siempre de manga corta. ¿Camisetas de manga larga…? Ni para dormir en invierno.

Sudaderas con capucha (para dar un aspecto más «urbano»)

Jerseys de cuello de cisne

Al mezclar las capas inferiores y superiores con la chaqueta vaquera, puedes evitar que tu atuendo parezca demasiado «disfrazado» si evitas combinar demasiadas cosas de un mismo «arquetipo». Por ejemplo, si llevas una camisa de franela bajo la chaqueta, no lleves también botas de trabajo de cuero y un gorro. O no lleves una camiseta blanca debajo de la chaqueta, junto con unos vaqueros negros y unas botas de trabajo negras, a no ser que seas un motero o que busques intencionadamente ese look. Deja que la chaqueta vaquera sea un acompañamiento natural del resto de la ropa informal que ya llevas.

Una chaqueta vaquera es un gran complemento para el vestuario informal de un hombre: es muy probable que en el fondo quieras una, así que hazte con ella. Y luego empieza a usarla a tope. Con el paso del tiempo, la ropa se ve y se siente mejor. La ropa es tan auténtica como el uso real que le das.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: