Cómo debes de vestir un polo para presumir de estilo este verano

como-vestir-un-polo-con-estilo

A pesar de su omnipresencia en el guardarropa masculino, el polo no es una prenda que suela suscitar mucho afecto o entusiasmo. Tal vez sea por las asociaciones negativas con las que está cargado. A menudo se piensa en él como un uniforme, ya sea literalmente, como la vestimenta requerida de un repartidor de pizza o de un estudiante de primaria, o metafóricamente, como el atuendo de los zánganos corporativos.

Además, el polo se considera la prenda por defecto de los perezosos de la sastrería, algo que un hombre se pone cuando un evento requiere una camisa con cuello y no puede molestarse en abrocharse un Oxford.

Sin embargo, el polo merece un poco más de cariño del que suele recibir. A medio camino entre una camiseta y una camisa de vestir, es la prenda perfecta para los muchos acontecimientos de la vida que no son en absoluto formales, pero tampoco son del todo informales. Es una prenda ideal para las primeras citas en verano, las barbacoas en el patio trasero y cuando no sabes exactamente a dónde te llevarán los planes del día o de la noche.

Incluso para el día a día, el polo fresco y transpirable es tan fácil y cómodo como una camiseta, pero con ese aspecto más arreglado, por lo que cambiar el primero por el segundo es una forma de mejorar tu estilo veraniego sin esfuerzo.

En otras palabras, en contra de la opinión popular, el polo es bastante versátil y puede ser interesante desde el punto de vista de la sastrería masculina.

El actor Clint Eastwood vistiendo el clásico polo de Lacoste, con una americana de raya diplomática al hombro.

Hoy vamos a ver cómo llevarlo más allá del ámbito de los viernes informales y de los padres de los suburbios.

CÓMO VESTIR UN POLO CON ESTILO

Tejido

No hay demasiados detalles técnicos que conocer sobre el polo, pero es útil saber los tipos de tejidos en los que se fabrica, especialmente sus dos tipos principales.

Los polos están disponibles en una gran variedad de materiales, desde los naturales hasta los sintéticos. Estos últimos suelen constituir las mezclas de alto rendimiento que se utilizan en los polos diseñados específicamente para la ropa deportiva. La seda y las mezclas de seda son una opción, pero no se recomiendan, ya que muestran el sudor con facilidad, pierden su color al mojarse y tienen un aspecto bastante cursi. El poliéster, o las mezclas de algodón y poliéster, prolongan la vida útil del polo, pero son menos transpirable y de aspecto más barato.

Dado que los polos son habitualmente un elemento básico para el clima cálido, el algodón 100% -con sus propiedades frescas, cómodas y transpirables- es el tejido más típico y recomendado para estas prendas. Los polos de algodón se presentan en dos tipos principales:

Piqué. El tejido original de los polos, el piqué, tiene un patrón de tejido que confiere al material una superficie texturizada. El tejido tiene algo de peso y pesadez, pero los agujeros de la trama lo mantienen transpirable, y se resiste a mostrar el sudor. Las mangas suelen terminar en una banda/puño de canalé. Con un poco más de sustancia y estructura, el polo de piqué es un poco más formal y profesional.

Jersey. El polo de jersey se fabrica con el mismo tipo de tejido que se utiliza en las camisetas, y tiene el mismo tacto plano, liso, suave y elástico. Las mangas de un polo de jersey suelen terminar en un simple dobladillo, en lugar de una banda distintiva. Al ser más ligero, el polo de jersey es fresco, pero muestra más el sudor y es menos duradero. Su ligereza y su caída relajada también le dan un aire más informal.

Los polos de piqué y de jersey tienen cada uno su propio aspecto y tacto; en general, elijo el de jersey por su comodidad, y el de piqué cuando quiero hacer algo más formal.

Ajuste

Cuando se trata de llevar un polo con estilo, lo más importante, como ocurre con todas las prendas, es acertar con el ajuste. Aquí tienes dos criterios que debes comprobar:

La longitud: El dobladillo inferior no debe llegar más allá de la mitad de la bragueta del pantalón o de los bolsillos traseros, es decir, no más alto que la cadera ni más bajo que unos centímetros por debajo de la cintura o el cinturón; la camisa debe ser lo suficientemente larga como para poder meterla por dentro y lo suficientemente corta como para poder llevarla sin que parezca un camisón.


----- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO DEBAJO -----

--------------------------------------

Las mangas: Deben llegar a la mitad del bíceps y no superar los dos tercios de la parte superior del brazo.

En general, la camisa debe quedar ceñida al cuerpo, ajustada pero no demasiado. Puede ser un poco más ajustada en el pecho y en los brazos, y luego reducirse hasta la cintura.

Cuanto mejor sea tu estado físico, más ajustado puede ser el polo, pero no es conveniente que te apriete la piel. Deberías poder meter un par de dedos bajo las mangas.

Qué hacer y qué no hacer con los polos

Qué debes hacer para vestir bien un polo

Abrochar al menos uno de los botones. Llevar todos los botones desabrochados da la impresión de ser algo flojo y descuidado. Uno suele estar bien. Llevar todos los botones abrochados cambia considerablemente el aspecto e, irónicamente, tiene un aspecto más «antisistema», si es lo que quieres.

Siéntete libre de meter o sacar el polo, dependiendo de la ocasión. Un polo puede ir de cualquier manera. Si te metes el polo por dentro, por supuesto, tendrás un aspecto más formal, mientras que si no te lo metes, será más informal. Si el polo es más larga por detrás que por delante, entonces está diseñada para llevarlo por dentro.

Ten una colección básica de colores sólidos y básicos como el azul, el negro y el blanco. No te equivocarás si tienes unos cuantos polos en estos tonos clásicos. Los polos con rayas o colores contrastados en las bandas de las mangas o el cuello no son siempre una mala elección, pero se perciben como más informales, modernos y juveniles.

Amplía la gama de colores más brillantes e interesantes. También deberías tener algo un poco diferente, como rosas, morados, rojos y verdes.

Debes esperar a pagar más de 50 euros por un buen polo. Los polos pueden parecer tan desaliñados y desaliñados que merece la pena pagar más -por lo general, más de 50 euros – por los que se ajustan bien y demuestran calidad.

Por supuesto, a veces un precio elevado es sólo el resultado del marketing, más que de la calidad, así que asegúrate de que estás pagando por una prenda duradera y de primera categoría, más que por una marca.

Qué NO debes hacer para vestir bien un polo

Llevar una camiseta interior. Un polo está pensado para ser usado como base o capa única cerca del cuerpo, y una camiseta interior añade un exceso de volumen debajo y puede asomarse por el escote/cuello. Si llevas una camiseta interior, elige una con un escote que no sea visible.

Haz que se te vea el cuello. La tendencia de llevar el polo con los cuellos hacia arriba, afortunadamente, ha retrocedido, pero en caso de que estés tentado, no lo hagas. Sigue pareciendo una tontería. Si necesitas levantar el cuello de tu polo en una circunstancia a corto plazo para proteger tu cuello del sol, no dudes en hacerlo.

Un bolsillo en el pecho de un polo puede añadir un poco de interés visual, pero rara vez, o nunca, se utiliza, y tiende simplemente a combarse y deformarse, restando nitidez a la camisa. Así que evita los bolsillos en general, con la excepción de los que tienen solapas y se aseguran con un botón para que permanezcan cerrados.

Lleva un polo con un logotipo grande. Aunque solemos aconsejar que se evite por completo el uso de logotipos corporativos en la ropa, un logotipo en el pecho de los polos ha sido una de sus marcas distintivas desde el principio, lo que los hace bastante típicos y más tolerables. Si puede encontrar uno sin logotipo, estupendo; de lo contrario, opte por los que tienen logotipos de buen gusto y de tamaño mínimo, en lugar de grandes y chillones.

Lleva un polo de manga larga. Existen los polos de manga larga y, aunque es posible que queden muy bien, nunca he visto ninguno que lo haga. La herencia del polo es la de una prenda de manga corta para climas cálidos y actividades activas; alargar las mangas va en contra de su ADN estilístico y tiene un aspecto extraño, como la desacertada camisa de vestir de manga corta.

Utiliza un polo deportivo para la ropa informal. Los polos diseñados para deportes como el golf o el tenis están fabricados con materiales sintéticos de alto rendimiento y cortados para facilitar el movimiento. Son estupendos para el campo o las pistas, pero no deben llevarse fuera de ellas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: