Entrevista a Aitor Ocio: de futbolista a empresario de éxito. Así ha construido su imperio

Aitor-Ocio

Por Mateo Carrasco

A sus 44, Aitor Ocio se encuentra en uno de los mejores momentos de su vida. Tras 9 temporadas alejado de los estadios de fútbol, reconoce que nunca ha visto un partido suyo. Siempre ha tenido claro dónde está y hacia donde va. Y eso no contempla mirar hacia el pasado.

Aitor acaba de terminar el libro sobre la biografía de Phil Knight, el creador de la mundialmente conocida marca de ropa deportiva Nike. Quizá porque, como él, Aitor es una mezcla de emprendedor de éxito y deportista insaciable. Aunque su vida ahora está alejada del foco mediático, Aitor sabe perfectamente lo que es estar en el centro de todas las miradas. Sin embargo, el que fuera futbolista del Athletic Club de Bilbao y del Sevilla F.C, se encuentra más centrado que nunca en su familia y en su trabajo como empresario de una red de centros y clínicas dedicadas al cuidado, a la salud y a la belleza. Trece años después de abrir la Clínica Henao, el deportista ha multiplicado su imperio con S’THAI Bilbao (un SPA de terapias milenarias del Lejano Oriente) y THEFIT Sports (dos centros deportivos de entrenamientos personales en Bilbao y Vitoria). Fiel a su forma de concebir la belleza como una parte fundamental de la salud, Aitor tiene que claro que el equilibrio perfecto se encuentra estabilizado sobre los pilares de la familia, el trabajo y el deporte.

Aitor Ocio y el fútbol

Hace casi diez años que dejaste tu etapa como futbolista ¿qué recuerdo prevalece de ese tiempo como as del balón? ¿Fuiste un futbolista feliz?
Sí, fui un futbolista muy feliz. Tuve una infancia y una juventud muy afortunadas pegado a un balón y además, tuve la suerte y el privilegio de hacer realidad mi sueño de niño y de tener una primera etapa como futbolista profesional. Sin embargo, mi día a día en el futbol profesional se alejó mucho de esa imagen idealizada que yo tenía en mi infancia sobre lo que era ser futbolista. Eso me hizo darme cuenta que quería otra cosa que fuera más allá del fútbol profesional. Por eso, mis primeros años de futbolista los compaginé con mis estudios universitarios en Humanidades y Empresa, y fue ahí cuando mi espíritu emprendedor empezó a florecer. Tal vez por esa razón fui capaz de anticipar mi salida del fútbol y enfocar mi vida profesional hacia otro lado. Yo dejé el fútbol, y no a la inversa, que es lo que suele ocurrir en la mayoría de los casos cuando el fútbol obliga a los futbolistas a abandonar su carrera. Para mí fue muy importante dar ese paso para que no fuera nada traumático. Sentí que mi etapa como futbolista había terminado y que debía dirigir mi vida hacia otro camino que me completara más.

El mundo del fútbol siempre ha estado cubierto por una halo de excentricidades, fiestas a todo tren, excesos, sexo… confiésanos ¿cuál fue la situación más insólita que viviste fuera del campo de juego durante tu etapa como futbolista?
Nunca he vivido ninguna, más allá de las propias de la edad. Muchas veces se frivoliza con la figura del deportista y más aún, con la del futbolista, por todo lo que genera. Años atrás eso no ocurría, el futbolista se dedicaba a jugar al futbol y nos daba igual su corte de pelo, su coche o sus tatuajes. Sin embargo, a raíz de la presencia del futbolista como un icono mediático, se ha generado mucho más interés en todo lo que rodea a su vida. Hoy trasciende la figura del futbolista, que se ha convertido en algo “aspiracional”, genera otro tipo de noticias y contenidos más allá del resultado de los partidos del domingo y esto hace que se desvirtúe la esencia del futbolista.

Aitor Ocio y su etapa como empresario

¿Qué viste en el mercado de la belleza y la estética masculina para lanzarte a él como empresario?
En el año 2006 empecé a ver de reojo que quería comenzar una nueva etapa en mi vida, ya que el futbol no sería para siempre. Hubo dos razones clave que me hicieron dar el paso: la primera fue la educación que había recibido en mi casa. Mis padres me permitieron compaginar mi etapa como futbolista con mis estudios, y la segunda y más importante, yo como padre, sabía que mi educación tenía que estar basada en el ejemplo. Cuando le digo las cosas a mi hija, me gusta que mis palabras estén apoyadas en unos actos, si no soy coherente entre lo que digo y lo que hago, no sirve de nada. El mensaje no cala. Uno puede tener la opción poder gestionar un patrimonio y vivir de unas rentas. Es algo legítimo. Pero tenía claro que no era lo mío. Yo sabía que quería educar a mi hija en unos valores, en el esfuerzo y en la superación. En 2006 empecé a planificar qué quería que fuera de mí después del fútbol y me gustaba leer mucho la prensa económica. En el año 2008, la crisis ya era inminente y vi que había dos sectores que iban a crecer mucho: el sector de la estética y la reproducción. Mi primera idea, fue una clínica de reproducción en Sevilla, ya que en esa época yo estaba en el Sevilla F.C y tenía un buen amigo biólogo con el que empecé a darle vueltas a la idea de abrir una clínica de reproducción. Sin embargo, volví al Athletic y mi situación personal cambió, regresé a Bilbao y eso fue lo que me hizo decantarme por abrir la Clínica Henao, mi primera empresa.

Tu proyecto S’THAI Bilbao, es posiblemente, uno de los rincones en los que más se mima al hombre en Bilbao…
Quise llevar a Bilbao un trozo de Bali para que la gente que no tiene la oportunidad de estar recurrentemente allí, pudiera disfrutar de estos tratamientos. Es un Spa-museo, todas las piezas de decoración que hay son obras de arte, las técnicas que utilizan son las propias de Bali y te las realizan terapeutas nativas, formadas en las mejores escuelas de Malasia e Indonesia.

Un estudio que recibió el Premio Académico de la Sociedad para la Reproducción Masculina y Urología, revelaba como conclusión, que la proporción de hombres con riesgo de requerir un tratamiento de fertilidad ha aumentado notablemente en los últimos años, pasando de un 12,4% en 2004 a un 21,3% en 2017 y a un 33.2 en 2020. Esto supone un crecimiento alarmante en poco más de una década, una evolución cuanto menos llamativa. ¿No te resulta alarmante que el hombre cada vez le dé más importancia al culto al cuerpo, al cuidado estético y a verse bien, y sin embargo, esté fallando en su función biológica más primaria… la reproducción?
Esto es información que tenemos ahora.  Cuando yo contemplé la idea de abrir una clínica de reproducción fue porque ya se empezaban a tener unos datos científicos que hablaban de este problema en el hombre. Es cierto que en aquellos años había un cambio de hábitos, que posiblemente, no eran los más sanos. Sin embargo, en este último tiempo estamos recuperando esas costumbres más saludables, estamos empezando a darnos cuenta de la importancia que tiene vivir de forma sana, también como consecuencia de la pandemia. Ahora cuidamos más nuestra alimentación, qué comemos y cómo lo comemos. La salud implica todo: el estrés, los hábitos, la alimentación… todos esos factores que, como consecuencia del ritmo de vida que llevábamos, no les prestábamos atención y estaban teniendo unas consecuencias en el hombre, evidentemente…

Emprender se ha puesto de moda. Todo el mundo quiere crear su propia empresa: su propia firma de moda, su propio restaurante, su propio gimnasio… ¿Cuál es la cara B del emprendimiento?
En España hay verdaderas dificultades para emprender: tenemos que tener en cuenta que la columna vertebral de nuestra economía es la pequeña y mediana empresa, y sin embargo, no dejan de subirnos los impuestos: nos acaban de subir el impuesto de sociedades, la cuota de autónomos… emprender se ha convertido en un auténtico ejercicio de supervivencia. Yo entiendo que, como ciudadanos, debemos de pagar una serie de impuestos, pero cuando leo en la prensa cómo a veces se destina el dinero de esos impuestos en cosas completamente prescindibles… En este país es cada vez más difícil que uno levante cabeza. Encima, con el añadido que tenemos en España de que si fracasas, quedas estigmatizado para toda la vida. Me gusta comparar las políticas que hay en otros países donde al emprendedor se le ve como un motor para la economía del país, se valora y se le aprecia como un apoyo para generar empleo, porque detrás de cada idea de un emprendedor, hay posibilidad de crear nuevos puestos de trabajo. Sin embargo, por alguna extraña razón, en España muchas veces se asocia al empresario como un ser tirano y despreciable.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes emprendedores que quieran empezar un proyecto?
Si crees en tu idea ¡adelante! Primero hay que creer en uno mismo, porque siempre habrá quien te haga dudar de ti y de tus propias capacidades ¡no les hagas caso! Confía en ti. Pero es muy importante que, antes de lanzarte al mercado del emprendimiento,  creas en tu idea dentro de un análisis objetivo: ten en cuenta el entorno, la situación económica, la competencia. Tiene que haber una serie de factores fundamentales para que la idea pueda sustentarse en el tiempo. Confía en tu intuición y acepta que puedes equivocarte ¡y que debes equivocarte! Y que si hay un error, es para sacar conclusiones, no es para abandonar. Todas empresas tienen su propio ritmo, su propio camino, su curso ¡no tengas prisa en ver resultados! Costará más o costará menos. Pero con dedicación y esfuerzo, las cosas se terminan sacando adelante. Y si algo no es cómo tú pensabas que era o que iba a ser, debes de tener la suficiente agilidad para cambiar y adaptarte.

Aitor Ocio, Instagram y las RRSS

A través de tu cuenta de Instagram vemos que te gusta cuidarte, practicas dos horas de deporte al día, tienes la nevera perfectamente ordenada y te alimentas de forma saludable, pero ¿Cómo se cuida Aitor Ocio por dentro?
Mi trabajo, mi empresa, mi vida familiar son el equilibrio que necesito para estar bien. El tipo de vida que yo he elegido y he diseñado es precisamente lo que me da mi estabilidad. Como todo el mundo, tengo días malos, días mejores, lloro, tengo mis preocupaciones y mis inquietudes. Sin embargo, sí que es verdad que por las redes sociales me gusta proyectar una imagen buena ¿por qué iba a tener que sacar mis días malos? Para eso ya tenemos a los informativos o los periódicos. Estamos saturados de noticias malas, por eso no me parece mal que la gente muestre su mejor versión a través de Instagram.

Cotilleando tus redes sociales veo que eres un hombre muy familiar. ¿Qué valor le da Aitor Ocio a la familia?
La familia es lo más importante para mí. Mis padres son mis grandes referentes y mi hija es lo más importante en mi vida. Antes de retirarme tuve alguna propuesta para jugar en Estados Unidos, pero era algo que no contemplé. Quizás en otro momento hubiera aceptado, pero en aquel momento tenía unas circunstancias familiares con mi hija que me hicieron rechazar esa oportunidad. Esa fue mi prioridad. Ya había cumplido mi etapa como futbolista, quería disfrutar de la paternidad.

En Instagram te siguen 128 mil personas y vemos que tu hija también tiene su propia cuenta de Instagram, ¿Cómo educa un padre a su hija en este nuevo fenómeno que son las redes sociales?
Estoy educando a mi hija en una sociedad completamente diferente de la sociedad en la que me educaron mis padres, pero bajo los mismos valores. Si hubiera sido por mí, mi hija no hubiera tenido teléfono móvil hasta que de verdad hubiera tenido la necesidad de comunicarse, de hecho, intenté retrasar al máximo ese momento en el que mi hija tuviera su propio teléfono, porque la cabeza de una persona a los 14 años no está preparada para entender estos dispositivos. ¿Cómo le vamos a pedir a un adolescente un uso responsable del teléfono? ¡Es muy difícil! Pretendemos que así sea, pero es imposible. La sociedad actual y los avances tecnológicos van mucho más rápido que la cabeza de un niño. Tampoco he querido ser extremista y prohibirle a mi hija el contacto con el teléfono, pero si me he tomado el tiempo para explicarle las consecuencias tan negativas que puede tener un mal uso del teléfono y de las redes sociales. Hoy en día, no tienes el control de a dónde puede llegar algo que dejas escrito en una red social ni del universo que se abre a través de un teléfono con acceso a internet.

Aitor-Ocio
Manta de TRISTÁN DOMECQ HOME

¿Qué sueños tiene por cumplir a Aitor Ocio?
¡Buena pregunta! Tampoco soy muy soñador. Tengo muchas ganas de seguir mejorando, pero no me veo muy distinto de aquí a unos años de como soy actualmente. Ya cumplí mi sueño de niño, que era ser futbolista, y mi sueño de ser padre, con mi hija. Probablemente en el amor, me gustaría encontrar una compañera. Para mí, el amor romántico tiene mucha importancia ¡soy un romántico! Pero quiero tener el tiempo suficiente para poder dedicárselo a mi pareja. Soy un hombre que, aunque si bien es cierto que me siento pleno y soy autónomo en todas las facetas de mi vida, valoro mucho la figura de la mujer: tengo dos hermanas, mi madre, el 90% de las personas que trabajan en mis empresas son mujeres ¡vivo rodeado de mujeres! Pero en el amor tengo claro que quiero vivir una relación en que las dos partes sumen. Mientras eso no lo vea, prefiero seguir dedicándole mi tiempo a mi familia y a mi trabajo, a ese equilibrio del que hemos hablado antes.


Producción y texto: Mateo Carrasco
Fotógrafo: Valero Rioja
Estilismo: Jesús Cicero
Maquillaje y peluquería: Joel Briand (Ns Management)
Asistentes de fotografía: Pedro Melo y Andrés Maizo


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: