Entrevista a Saúl Craviotto: «En la cocina o en el deporte, en cualquier faceta de la vida, si quieres éxito tienes que trabajar muchísimo. No hay más receta que esa: el trabajo constante»

Cupra-Ateca-2020-Saul-Craviotto
Azpilicueta-Robadoble-300x600-DMPU

Texto: Mateo Carrasco
Fotógrafo: Valero Rioja en exclusiva para Rísbel Magazine

A lomos de su Cupra Ateca 2020 de trescientos caballos, Saúl Craviotto se nos aparece como un perfecto hidalgo, cabalgando entre una nueva generación de hombres indefinidos. Un nuevo Lánzelot urbano y cosmopolita, de esta era tan incierta y necesitada de súper héroes. Así el deportista español con más éxitos olímpicos de su generación.

En sus conversaciones no podemos dejar de admirar como, por naturaleza, pone toda su fuerza, su inteligencia y su incuestionable belleza al servicio de los que más lo necesitan. Es nueve de septiembre y nos hemos reunido con el equipo de producción de Rísbel, con el equipo de CUPRA y con el propio Saúl a las afueras de Madrid para llevar a cabo esta sesión de fotos. La temperatura es de casi cuarenta grados y aunque estemos fotografiando las tendencias de este invierno, el verano se resiste. Saúl Craviotto (Lérida, 1984) está en el set de fotografía, en frente de un flamante CUPRA Ateca 2020, en una explanada a cielo descubierto, con su mejor actitud y un jersey de lana verde y cuello alto que salen sarpullidos solo de verlo. El calor es inaguantable y yo sudo a la gota gorda a pesar de que me he puesto una camisa de lino y unos pantalones cortos. Me preocupo por Saúl, debe de estar al borde de la lipotimia. “A Saúl no lo oirás nunca quejarse”-me confiesan desde el equipo de CUPRA, que conocen desde hace tiempo a Saúl.

“Es prácticamente imposible verle una mala cara, oírle resoplar o preguntar que cuánto queda para poder irse. Una de las ventajas que tiene trabajar con un deportista de élite como Saúl es que tiene una enorme capacidad de esfuerzo y sacrificio. Están acostumbrados a pasar jornadas muy intensas de entrenamientos, llevando su cuerpo al límite, en circunstancias verdaderamente extremas…”

Efectivamente, Saúl no solo no muestra ni media queja, sino que aguanta a pleno sol las cuatro horas y media que dura la sesión de fotos con estoicismo. Nuestro protagonista ha llegado directo a Madrid desde Asturias esta misma mañana para realizar este reportaje. A las puertas de convertirse en el deportista olímpico español más laureado de la historia, Saúl no nos ha pedido volar en business, tampoco first class en el Ave, ni una lista insufrible de necesidades para el día de las fotos. A decir verdad, Saúl no nos ha pedido nada, simplemente se montó de madrugada en su CUPRA -firma de la que es imagen desde hace dos años- y puso rumbo una cantera de granito ubicada a las afueras de Madrid en la que nos habíamos citado. Y allí apareció el primero, al punto de la mañana, alegre y con una sonrisa escondida bajo una mascarilla que todos adivinamos cuando le miramos a los ojos.

A la izquierda, Saul viste camisa y pantalón de EMPORIO ARMANI y reloj de BAUME & MERCIER.

En la imagen de la derecha, Saul lleva camiseta de ADOLFO DOMÍNGUEZ, traje de ADOLFO DOMÍNGUEZ, gabardina de ADOLFO DOMÍNGUEZ, zapatos de ASOS.

Saludó a todo el equipo con el codo y en seguida se puso a disposición del departamento de maquillaje y peluquería “tampoco te creas que va a necesitar mucho…” me dice Pedro Cedeño, el maquillador, y es que Craviotto luce una facha impecable, incluso a pesar del sol calcinante. Y es que, desde que se ha destapado como un gran cocinero, su perfil empieza a parecerse más al del hombre renacentista: apuesto caballero deportista, temible guerrero en la defensa de su ideal y amante de las artes y de su familia.

En su destino, nos dice que este perfil tradicional de hombre renacentista español – mitad poeta, mitad soldado- no sólo no ha desaparecido, sino que se ha adaptado con pleno éxito a una globalización acelerada para alumbrar un nuevo ideal de caballero, tan real que gana medallas olímpicas y tan virtual que arrasa en las redes sociales.

Rísbel Magazine: A las puertas de Tokio 2021, la cita olímpica se diluye en el horizonte… ¿cómo te estás preparando ante la incertidumbre de saber qué pasará finalmente con los JJOO?

Saúl Craviotto: Me estoy preparando exactamente igual que si no hubiese corona virus. Estamos haciendo una planificación pensando en la fecha que ya está puesta, que es julio-agosto de 2021, pero debo confesarte que este año ha sido un poco de locos: estar confinado en casa, la inquietud de no saber qué pasará o de si se celebrarán las copas del mundo, campeonatos europeos y demás competiciones… ahora debo estar tranquilo para poder pensar con claridad en la cita de Tokio del año que viene.

A la izquierda, Saul lleva camisa y pantalón de EMIDIO TUCCI y reloj de BAUME & MERCIER.

A la derecha, abrigo de EMPORIO ARMANI, camisa de EMPORIO ARMANI, pantalón de EMPORIO ARMANI, zapatos de EMPORIO ARMANI y reloj de BAUME & MERCIER.

R.M Esa misma incertidumbre nos lleva a preguntarnos quien portará la bandera española en la capital nipona… los méritos contraídos en ediciones pasadas te señalan como al candidato idóneo, sin embargo, no hay nada decidido…

S.C La verdad que no estoy pensando demasiado en eso. Indiscutiblemente, sería un sueño a cumplir. Una de las cosas más grandes a la que puede aspirar un atleta olímpico es a conseguir una medalla olímpica, y yo ya lo he conseguido. El siguiente paso, que es el más alto, es ser abanderado de tu país. Eso sería un sueño por cumplir y ojalá finalmente se decida que voy yo.

R.M ¿Qué podemos hacer para eliminar la ola de pesimismo que hay con un evento tan global como los Juegos?

S.C Todos estamos pasando por momentos malos, especialmente la gente que ha perdido seres queridos. En mi caso, mi entrenador ha perdido a su padre, y entiendo que es muy complicado seguir la rutina y el orden del día a día, pero debemos hacer un esfuerzo por meternos en una burbuja de positivismo y sacar el lado bueno de esta situación tan insólita que estamos viviendo. Hay pocas cosas positivas, pero las hay. Cada uno debe ser capaz de encontrar las suyas. Debemos hacer un esfuerzo por pensar en el futuro con esperanza.

R.M Hasta que te alzaste con el premio en Masterchef Celebrity, el piragüismo no gozaba de la estimación de la que sí presumen otros deportes olímpicos. ¿Crees que tu popularidad ha ayudado a que este deporte llegue a más personas?

Cupra-Ateca-2020-Saul-Craviotto
Pantalón de Emidio Tucci

S.C Creo que algo he aportado, pero al igual que han aportado a este deporte mis otros compañeros, como David Cal. David ha ganado cinco medallas olímpicas. Todos hemos hecho nuestra aportación para que el piragüismo gane cada vez más popularidad, pero sí que es cierto que la exposición mediática que te da un programa como Masterchef es muy difícil conseguirla solamente con el piragüismo. Si esta exposición ha contribuido a que el piragüismo lo conozca más gente, estoy tremendamente satisfecho. Me alegra pensar que gracias a este formato televisivo la gente haya podido conocer mi currículum, incluso haber motivado a la gente joven a practicar de forma profesional mi deporte.

R.M ¿Cómo se presenta el futuro para Saúl Craviotto tras los JJOO? ¿Tienes algo planeado?

S.C ¡Siempre hay que pensar en el futuro! aunque yo de momento sigo en activo y después de Tokio… todavía no he pensado muy bien si me quiero retirar. Tengo que ser honesto conmigo mismo, ya tengo treinta y cinco años y por edad, tampoco puedo estar dos o tres ciclos olímpicos más, pero ¿Quién sabe? Tokio está a la vuelta de la esquina y si saco medalla y mantengo la ilusión por seguir, ya se verá… Debo confesar que algo tengo planeado para después de los juegos del año que viene, pero todavía está muy verde, y no me atrevo todavía a decirlo.

R.M De tus incursiones en terrenos ajenos al deporte, ¿cuál te ha llamado más la atención?

S.C Evidentemente, la cocina. Es de las cosas “más extrañas” que había hecho hasta la fecha. Nunca me había dado por el mundo gastronómico, y es algo que me ha llamado muchísimo la atención. Me parece un mundo fantástico y apasionante.

R.M Campeón olímpico, policía nacional, ganador MasterChef Celebrity, imagen de perfumes y accesorios de moda y, embajador de CUPRA… ¿cuál es la receta de tu éxito?

S.C El trabajo. Para conseguir éxito hay que trabajar muchísimo en todos los aspectos… ¡incluso en el de la cocina! No te puedes ni imaginar lo que trabajé y lo que estudié para conseguir ganar el premio del concurso. Me pasaba el día entero viendo videos y leyendo libros de recetas. Eso me hizo darme cuenta de que al final, todo es lo mismo. En la cocina o en el deporte, en cualquier faceta de la vida, si quieres éxito tienes que trabajar muchísimo. No hay más receta que esa: el trabajo constante.

R.M ¿Qué hay de CUPRA en Saúl Craviotto?

S.C La deportividad, desde luego, es la característica que nos une más. La potencia y el estilo de CUPRA también encajan a la perfección conmigo. Estoy muy feliz con los valores que aporta la marca, ya que me siento muy identificado con ellos. Pero si tengo que destacar algo de CUPRA es la gente que hay detrás de la marca, su equipo humano.

R.M Ilerdense afincado en Gijón… ¿Cuál es la ruta perfecta para descubrir Asturias al volante del Ateca 2020?

S.C ¡Hay muchas cosas que ver en Asturias, de Oriente a Occidente! Desde los Picos de Europa, a los acantilados de la costa; de la zona de Covadonga al Mirador del Fitu, ¡es imposible decirte una sola ruta… con los 300cv de este CUPRA Ateca puedes ir a donde quieras gracias a su deportividad y eficiencia.

A la izquierda, Saul viste jersey y pantalón de COS y reloj de BAUME & MERCIER

R.M En abril de este año, tras aplazarse la competición de los JJOO, volviste a enfundarte el uniforme de policía para patrullar las calles durante el confinamiento decretado por el estado de alarma y así evitar la expansión del COVID-19. ¿Cómo viviste ese cambio?

S.C Con naturalidad, aunque sí que tengo que aclarar que no me gustó demasiado como se enfocó ese tema. Cuando me incorporé al cuerpo de policía tuve mucho boom mediático y eso me hizo sentir muy mal. No hay que olvidar que ese es mi trabajo, el que nunca he dejado, y eso no me convierte en ningún héroe. Simplemente he sido una pieza más de un puzle formado por gente espectacular y honorable que trabajó en ese momento, como policías, bomberos, servicios sanitarios, cajeras de supermercado, personal de limpieza… hubo tanta gente expuesta durante esos meses tan complicados, que lo viví con absoluta normalidad, como uno más.

R.M A raíz de tu éxito en televisión tuviste que dejar tu trabajo como policía porque te paraban continuamente por la calle y te reconocían…

Azpilicueta-banner-movil-300x250

S.C Nunca he dejado mi trabajo como policía. Lo único que hice fue cambiar de puesto de trabajo. Yo estaba en un grupo que se llama UPR, que son los que se encargan de patrullar la calle. Mis compañeros del cuerpo de policía y yo, decidimos que era mejor que estuviera en otro lugar, en un puesto más de oficina, pero nunca he dejado mi trabajo.

R.M ¿Cómo es tu implicación actual con el cuerpo de policía?

S.C Ahora mismo estoy en un grupo que se llama Participación Ciudadana. Consiste en ir a dar charlas a colegios, institutos, centros de menores, etc… para concienciar a la sociedad tratando temas como el bullying, el uso adecuado de las redes sociales, el alcohol o las drogas. En este grupo me siento muy cómodo.

R.M ¿Qué descubrimiento personal te ha regalado este tiempo de pausa?

S.C He aprendido a valorar las pequeñas cosas que nos regala la vida. Creo que es un sentimiento compartido con el resto del mundo. El hecho de que nos hayan privado de nuestra libertad durante una temporada nos ha ayudado a valorar las pequeñas cosas completamente indiferentes.

Cupra-Ateca-2020-Saul-Craviotto

R.M ¿Qué enseñanza constructiva podrías compartir con nuestros lectores sobre este año tan insólito?

S.C Creo que hemos fortalecido una serie de valores. Antes, íbamos a cualquier lado como pollo sin cabeza, siempre estresados, corriendo, haciendo mil cosas al mismo tiempo, sin prestar atención y sin embargo, la vida nos ha obligado a pulsar la tecla de pause. Yo he aprendido a valorar lo que significa pasar más tiempo con mis hijas. Antes me encontraba la mayor parte del tiempo entrenando, viajando, compitiendo fuera, yendo a eventos, y aunque debo de reconocer que el confinamiento me ha venido muy mal para cosas muy importantes del día a día, tengo que reconocer que agradezco enormemente haber podido pasar todo este tiempo con mis hijas y disfrutar haciendo cosas tan sencillas como sacarlas de paseo.

R.M ¿Cuáles son los mantras de Saúl Craviotto?

S.C Busca un objetivo. Todos tenemos sueños por cumplir y debemos convertirlos en realidad. Que ese sueño sea tu objetivo. Cuando tengas claro cuál es ese objetivo, traza un plan y trabaja hasta conseguirlo. Una vez que lo hayas conseguido, hay que buscar otro objetivo para seguir trabajando ¡ese es mi mayor mantra!

R.M El hogar se ha convertido, hoy más que nunca, en un remanso de crecimiento personal. Es en nuestra casa donde disfrutamos de nuestra intimidad, de nuestras pasiones y gran parte de nuestra evolución como personas. ¿Cuáles son las aficiones que te nutren a la hora de andar por casa?

S.C ¡La cocina! Gracias a Masterchef he descubierto mi pasión por la gastronomía y, además disfruto mucho investigando con nuevas recetas y posibilidades. Esa es la afición de la que más estoy disfrutando en mi casa.

R.M ¿Quién es tu mayor fan y qué destacarías de esa persona?

S.C Mis padres, sin duda. Siempre han estado ahí desde que era un chaval. Me han acompañado a las competiciones, haciendo miles y miles de kilómetros para que fuera a competir a Asturias, a Cataluña, a Sevilla… ¡se han recorrido toda España para que no me faltase nunca de nada! Es una de las cosas que más valoro de ellos. Si tuviera que destacar algo de ellos es que se dejan la vida por sus hijos y que son “muy buena gente”.

R.M ¿Cuál es el pequeño placer de Saúl Craviotto?

S.C ¡Despertarme tarde los domingos! Entre semana lo tengo muy complicado, debido a mis compromisos, por eso los domingos intento dar vueltas en la cama hasta muy tarde.

R.M ¿De qué cosas te gusta disfrutar rodeado de la familia que has creado?

S.C ¡De comer! Es el mejor momento del día y lo disfrutamos muchísimo cuando nos juntamos toda la familia alrededor de una mesa. Las sobremesas son una de las cosas que más me gustan. Alargar las comidas hablando y darme cuenta de esos momentos tan especiales que se generan en una comida familiar.

R.M ¿Cuáles son los valores más importantes que enseñas a tus hijas?

S.C Que nadie te regala nada en esta vida y que las cosas se consiguen a base de esfuerzo y sacrificio. Las cosas fáciles no merecen la pena. Cuanto más trabajo te cueste conseguir algo, más vas a disfrutarlo después.

R.M ¿Con qué alimentas tu alma?

S.C ¿Con qué alimento mi alma…? ¡Esta pregunta es muy profunda! No caigo ahora mismo con qué cosas alimento mi alma…pero… pues… intento no salirme de mi guión. Tengo muy claro cuáles son mis valores y mis cimientos. Lucho a diario para conseguir mis objetivos. Eso es lo que me llena como persona y como profesional. Eso es lo que de verdad me alimenta.

R.M ¿Hay nuevos proyectos en tu horizonte?

S.C Algo hay… siempre pienso un poco en mi horizonte. Ahora mismo, lo más lejano en mi horizonte es París 2024, los siguientes juegos… tal vez me plantee ese nuevo horizonte después de Tokio… o a lo mejor planto la pala porque se me haya acabado la ilusión y me embarco en otros proyectos profesionales…lo cierto es que todo está muy verde y todavía me siento muy inseguro a la hora de decidir nada.

R.M Un día perfecto para ti es…

S.C Va a sonar muy “ñoño”, pero es la realidad. Donde más disfruto es cuando no tengo nada que hacer… ¡un buen domingo con mi familia! No necesito grandes cosas, con pasar un buen rato con mis hijas e ir a pasear, a la playa o al cine, a comer con mis cuñados… eso es un día perfecto para mí. No necesito nada más.

R.M Dime, al final de los finales, ¿para qué sirve el esfuerzo?

S.C Para todo. Para conseguir el éxito, para cumplir objetivos y lograr sueños. El esfuerzo es fundamental para sentirte bien contigo mismo y para fortalecer la autoestima. Es un pilar esencial en mi vida y uno de los valores más importantes que me ha enseñado el deporte.

R.M Ojalá que…

S.C Ojalá que pase pronto este año y que el 2021 nos depare normalidad. No pido nada más, que todo vuelva a ser como era antes de febrero de este año. Ojalá que vuelva la normalidad.

PUEDES LEER LA ENTREVISTA EN EL NÚMERO IMPRESO DE RÍSBEL MAGAZINE 15, INVIERNO 2021


Dirección de producción y coordinación: Mateo Carrasco
Estilismo: Jesús Cicero
Asistentes de fotografía: Pedro Melo y Andrés Maizo
Asistente de estilismo: Ada Björg
Maquillaje y peluquería: Pedro Cedeño (Ns Management)
Videógrafo: Víctor Blanco
Asistente de Video: Adrián Fernández


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Azpilicueta-banner-movil-300x250