532x520

Texto: Mateo Carrasco

El heredero de Karl Lagerfeld se da cita con nuestra revista en Madrid para contarnos de cerca cómo fue esa etapa de su vida junto al Kaiser de la moda

Han pasado dos años y medio desde que falleció Karl Lagerfeld. Aunque su trabajo en Chanel se ha reanudado con éxito, su círculo cercano de amigos y familiares aún parece estar luchando por asimilar su muerte.

Baptiste Giabiconi (9 de noviembre de 1989) pasó diez años en el círculo más íntimo del diseñador alemán. Una relación especial, entre una musa y su pigmalión, un amor paterno-filial, pero sobre todo, una relación que a menudo ha sido objeto de debate.

El vínculo entre Karl Lagerfeld y el modelo Baptiste Giabiconi ha sido durante mucho tiempo algo ambiguo. ¿Amantes o amigos? En su libro Karl et moi, publicado por la editorial Robert Laffont, Baptiste Giabiconi recuerda la relación que mantuvo con su mentor, fallecido de cáncer de páncreas el 19 de febrero de 2019. El libro es una terapia para este joven modelo que ha compartido tantas vivencias con el diseñador y una forma de contarle al mundo un poco más sobre una relación a la que nunca quisieron ponerle nombre. “Nos amamos con un amor que no existe”, resumió antes de añadir: “Cuando decidimos amarnos, sentimos cosas el uno por el otro. (…) Teníamos que dar una dirección a esa relación. Nuestra historia se convirtió rápidamente en una relación padre-hijo”.

De familia corsa, Baptiste Giabiconi nació en Marignane, en la región de Bouches du Rhône. Baptiste tuvo una infancia normal junto a sus dos hermanas, sus padres y sus amigos, hasta que a los 12 años sus padres se divorciaron. “Sufrí mucho durante el divorcio de mis padres. Mirando atrás, creo que me convertí en un niño muy introvertido, encerrado en mí mismo, pero aguanté gracias a mi fe. Quise crecer muy rápido para poder trabajar, ganar mi propio dinero e independizarme. Y entonces ocurrió. El 8 de junio de 2008 todo cambió. Conocer a Karl fue la luz de mi vida”. El modelo siempre ha sentido una admiración sin límites por el hombre que le descubrió. Él tenía 18 años años. Karl 75.

Cuando sus padres se divorciaron, Baptiste fue criado por su madre y sus dos hermanas mayores. Fue en su club deportivo de Marsella, en el año 2007, cuando le propusieron dedicarse al modelaje. “Conocí a una mujer en el gimnasio que me propuso hacerme un book de fotos”, cuenta Giabiconi que, antes de poner rumbo a París, estaba ahorrando para montar su propio servicio de reparto de pizzas. Baptiste se trasladó a la Ciudad de la Luz con sus fotografías bajo el brazo, y tras llamar a varias puertas, terminó firmando un contrato con la agencia Marilyn.

Sus comienzos como modelo fueron complicados, hasta el día en que conoció a Karl Lagerfeld. “Mi primer encuentro con Karl fue intenso pero sencillo. Me llamaron de mi agencia para ir a hacer unas fotos con él. ¡No pude creerlo! Todo el mundo me decía que él era el jefazo, pero en el fondo, yo lo único que esperaba es que pudiera ayudarme a seguir avanzando con mi vida. La primera mirada detrás de sus gafas negras fue tan real y tan benévola que me sentí cómodo enseguida. Recuerdo perfectamente cómo la gente del estudio me miraba cuando, al final del rodaje, le pedí a Karl que me dedicara las fotos. No era lo propio, pero quería conservar un recuerdo de aquel momento tan mágico”.

Ese fue el comienzo de una relación muy poderosa y de un amor indescriptible. Giabiconi se convirtió en su amigo, en su confidente, en su muso, su protegido… en su amor. Tras un primer desfile en octubre para la firma KL, el modelo ocupó un lugar estelar en los desfiles de Chanel y se encargó de cerrar los shows de la maison durante los siguientes años. Además, su fuerza caminando sobre la pasarela terminó por convencer a otras personalidades influyentes de la industria como los fotógrafos Mert & Marcus, así como a grandes marcas de lujo como Fendi, Armani, Just Cavalli o Frankie Morello.

Es la versión masculina de Gisele Bündchen. Bien con ropa, pero aún mejor sin ella”, dijo de él Lagerfeld. Por su parte, Baptiste definía así su conexión con el diseñador: “Karl puede despertar en mí un lado femenino muy potente, sin que tenga la sensación de que mi masculinidad se vea afectada”.

La carrera de Baptiste subió como la espuma. Junto a Karl hizo el mejor equipo que un modelo a su edad pudiera desear. Protagonizó las portadas de las revistas de moda más importantes del mundo y a sus 21 años, ya se había ganado en Nueva York el sobrenombre de ‘el hombre más bello de Francia’.

Pero la realidad es que, a pesar de la anfibología, sobre su relación íntima con el diseñador poco se sabe, tan sólo se puede hacer un bosquejo gracias a las declaraciones que Lagerfeld ha hecho sobre él a lo largo de los últimos años. “Mirándole no termino de saciarme”, aseguraba el modisto en el suplemento dominical alemán Süddeutsche Zeitung. Sin embargo, ninguno de los dos hizo jamás ningún tipo de alusión al sexo en su relación. Lagerfeld aseguró en más de una ocasión que veía al modelo “como un hijo adoptivo. Como un heredero”. Y es que el Káiser de la moda, que no ha tenido descendencia, insinuaba con estas palabras su intención de crear una saga. “Alguna vez he de traspasar mi experiencia a otra persona. ¿Por qué no a él?”.

Y ese ha sido precisamente uno de los temas más conflictivos en estos últimos años. Desde que el diseñador falleciera, numerosos medios de comunicación se hacían eco de sus últimas voluntades. Aparte de su gata Choupette -un regalo que le hizo Baptiste a Largerfeld y que cuenta con su propia cuenta de Instagram, vuela en avión privado y tiene bolsos de Louis Vuitton– no estaba del todo claro quiénes formaban parte de la lista de herederos del Káiser: “Hay siete herederos principales de Karl Lagerfeld y en esa lista yo soy el primero“, me confiesa el modelo. “La gata Choupette debía ir con Françoise, su ama de llaves. (Karl) Tomó todas las medidas para garantizar su seguridad, hasta el final”. Pero en lo que respecta al resto de la herencia, Baptiste Giabiconi aclara que “los bienes están siendo valorados y no se tiene una idea precisa de cómo será el reparto final de los más de doscientos millones de euros”.

La vida del modelo y el diseñador estaba hecha de discusiones, “podíamos decirnos todo”, recuerda, precisando que el emperador de la moda “odiaba las discusiones intelectuales”. Además de estos momentos de ego intelectual, las compras desempeñaban un papel importante en la relación. “Karl fue un exceso. Fuimos a Colette, a Dior. Quería llenarme“. Pero no creas que la relación se limitaba a interminables y periódicas sesiones de compras. De hecho, Karl Lagerfeld llegó a considerar la posibilidad de adoptar a Baptiste Giabiconi durante un tiempo. “Quería que fuera su hijo de alguna manera. Quería protegerme“. ¿Fue también para protegerlo por lo que no habló de su enfermedad al modelo? Puede ser o puede que tal vez fuera por miedo, por verse frágil y vulnerable frente al David de su obra. “Encubrió mucho su enfermedad conmigo. No quería hablar del tema. Disfrazó sus sesiones de quimioterapia con sesiones de acupuntura. Lo entendí. Respeté su decisión de no hablar del cáncer”, explica Baptiste.

Entrevista a Baptiste Giabiconi

Rísbel: Cuando los focos se apagaban… ¿Cómo era Karl en la intimidad?

Baptiste Giabiconi: Karl era tierno, dulce, cariñoso y extremadamente divertido. Me reconfortaba mucho estar con él. Las discusiones más bonitas de mi vida fueron con él. Fui una esponja a su lado. Ha sido una etapa de mi vida increíble. Hablábamos de todo, de la actualidad, de la moda y de las futuras colecciones, de nuestros deseos… de absolutamente todo… ¡era mi confidente!

R: Un consejo que te diera Karl y que guardas contigo para siempre…

B.G: Ser fiel a la gente honesta. Todos los días me recordaba la importancia de tener un entorno honesto y sincero. Karl siempre hizo mucho hincapié en lo importante que es estar rodeado de personas buenas.

R: Si tuvieras que destacar tres cosas del Káiser de la moda serían…

B.G: ¡Jefe, genio y visionario! Se adelantó a su tiempo porque dominó su pasado. Estudió a las personas y el mundo. Karl poseía una fuerza fuera de lo común, un magnetismo indescriptible, un poder inigualable.

R: Las relaciones paterno-filiares no siempre son fáciles… de hecho, lo normal es que sean complicadas… ¿Qué valores ha dejado Karl en ti?

B.G: Trabajo, seriedad y diversión. Es importante levantarse cada mañana y pensar “¡hoy es un nuevo día y tengo que luchar! Siempre hay que luchar para triunfar. Avanzar con solidez y pensar en el futuro.

R: Karl para tí es sinónimo de…

B.G: Benevolencia, sin duda. Es mi padre, mi alma gemela. Él me dio la oportunidad de salir adelante. Me tendió su mano y yo la cogí. Hoy soy quien soy gracias a él.

R: ¿Cuáles son tus herramientas para equilibrar la vida y el trabajo?

B.G: Orden yorganización, sin duda, ¡ese es el secreto! El orden es muy importante para tener una vida sana y equilibrada y la organización es fundamental para no cometer errores. Me considero una persona muy rigurosa y trabajadora, y trato de concentrarme en todo lo que hago.

R: ¿Qué es lo que te hace hoy feliz?

B.G: Mi familia, en el momento en que estoy con ellos me siento vivo. Soy muy familiar.

R: ¿Cómo es una mañana normal en la vida de Baptiste?

B.G: Me levanto a las 8 de la mañana. Lo primero que hago nada más abrir los ojos es comprobar mi WhatsApp y enviarle un mensaje a mi familia y a mi agente Elie. Reviso lo que pasa en Instagram y finalmente miro mi agenda. Después hago 1 hora de deporte, me doy una ducha fresca y tomo mi desayuno. A las 10 de la mañana estoy listo para empezar el día.

R: Hace poco presentaste tu primera colección como diseñador de moda en París ¿Qué te animó a lanzarte cómo diseñador?

B.G: ¡La envidia! (risas). Tenía muchas ganas de estrenarme como diseñador de moda. Quería compartir con el resto del mundo todo lo que me gusta de la industria en la que he crecido. He trabajado con el líder mundial en pieles falsas, “Ecopel”, para crear esta primera colección. Son prendas realizadas con pieles cien por cien falsas, y con un bajo impacto ecológico. Para mí era importante crear una colección con la que me identificase, que siente bien a quien la viste y que respetara el planeta.

R: ¿Cómo ha sido la experiencia?

B.G: ¡Increíble! Debo confesarte que sentí mucho estrés, pero también mucho orgullo. Tuve algunos momentos muy intensos, sobre todo los momentos antes del desfile. También viví momentos muy emotivos. Si te soy sincero, siempre pensaba “¿cómo lo habría hecho Karl?” Él ha sido mi fuente de inspiración y, de alguna manera, he sentido su ayuda allá donde quiera que esté. Lo he sentido conmigo en todo momento.

R: ¿Cómo ves en la actualidad la industria de la moda?

B.G: Cada vez mejor. Creo que la moda se acerca poco a poco a lo que la sociedad de verdad necesita. La moda se parece cada vez más al mundo. Me encanta lo que Kim Jones está haciendo en Dior y Fendi… ¡Es realmente sorprendente!

R: ¿Cuál es tu lema en la vida?

B.G: No risk, no fun. El que no arriesga, no gana.

R : ¿Cuáles son los sueños de Baptiste?

B.G : Ser feliz ¡Crecer, desarrollarme como persona y disfrutar de mi familia lo máximo posible! Mi familia es lo más importante en mi vida.


Producción: Mateo Carrasco
Fotógrafo: Valero Rioja
Estilista: Jesús Cicero
Peluquería: Alex Sestelo para I.C.O.N Spain


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: