532x520

Texto: Mateo Carrasco
Fotógrafo: Valero Rioja

A sus 78 años, Raphael sigue grabando discos y triunfando sobre los escenarios. Nuestro icono más internacional de la música celebra sus seis décadas de trayectoria con el estreno de una serie documental sobre su flamante carrera y nuevos proyectos musicales.

Raphael (Linares, 1943) fue influencer mucho antes de que existiera este término, padre de la primera canción protesta con ‘Digan lo que digan’, un cantante siempre avanzado a su tiempo que, con un estilo único e inconfundible, ha logrado resistir al paso del tiempo, generación tras generación, por encima de modas.

Con 335 Discos de Oro, 50 Discos de Platino, un Disco de Uranio por las ventas de más de 50 millones de discos en todo el mundo, casi 80 discos publicados a sus espaldas y una legión de fans por todo el mundo, Raphael es actualmente una leyenda viva de la música.

El artista celebra sesenta años encima de los escenarios con ‘Raphaelismo’, una serie documental de Charlie Arnaiz y Alberto Ortega (Dadá Films & Entertainment), que llegará a Movistar+ el próximo mes de enero de 2022 en cuatro intensos episodios que desvelan la increíble historia de Raphael, contada en primera persona.

Nos hemos citado con él a escasos metros de nuestra redacción para conocer de cerca a este artista irrepetible que nos recibe vestido completamente de negro y con una cálida sonrisa. El proyecto biográfico que nos presentan Charlie y Alberto en Raphaelismo es abrumador. Le confieso que estoy nervioso “Pero ¿por qué? Si no muerdo…” y me da la mano.

Uno nunca es el mismo después de leer un libro que te conmueve, después de escuchar una canción que te conmueve o de conocer a alguien que te conmueve. Lo que nos conmueve nos transforma y eso es lo que me ha ocurrido a mí con Raphael y su historia.  

¿Qué le pide al 2022?

Yo no tengo derecho a pedir nada. Como dice mi médico, un señor andaluz, “Tu eres un bendecío”. Me suena raro pedir algo, porque trabajo en lo que me gusta, día tras día disfruto con lo que hago, así que, por otro lado, no puedo considerarlo trabajo. Me va como me va (bien). Siempre he tenido temor a cómo mi garganta puede reaccionar y a que un día deje de funcionar, sin embargo, llevo 60 años cantando y mi voz no se ha apagado, por lo que esto (dice Raphael señalándose la garganta) va para largo… ¿Qué quieres que pida? No puedo pedir nada…

¿Qué canción ajena ha marcado la vida de Raphael?

Varias. Canciones de Piaf y canciones de Elvis, pero no precisamente el rock. Elvis era el amo cuando cantaba canciones melódicas, que eran preciosas. He sido muy admirador siempre de la gente que en escena sabe vender lo que está diciendo, porque una cosa es cantar, como se canta en la ópera, que es una maravilla pero que no te emociona porque es una cosa más académica. Pero en nuestra forma de cantar lo que cuenta es cómo lo vendamos al público y el corazón, que la voz en sí.

Usted que sabes tanto de ella, la música es…

¡No creas que sé tanto de música! Pero la música es como el agua. Un mundo sin música sería un mundo de sordos. ¡Qué triste!

Cantante Raphael Raphaelismo

Usted es una de las estrellas de la música española más imitadas, y sin embargo, inimitable… ¿en quién se inspiró para hacer suya esa forma de interpretar?

No me he inspirado en nadie, es natural. Ten en cuenta que llevo cantando desde los cuatro años ¿Qué no habré aprendido yo? Cuando era un niño e iba al teatro, o ahora de adulto, lo hago para ver lo que no se puede hacer. Es muy importante saber lo que no se debe hacer. Más importante aún que saber lo que sí se debe hacer.

Por otro lado, a mí me han tratado de imitarme muchas veces. Pero para mí eso no es imitación, es parodiar. Cuando hicieron esa mini película sobre mi vida, el actor que iba a hacer el papel de Raphael vino a hablar conmigo y me pidió un consejo que le pudiera ayudar a su personaje y yo le dije: “Mira, yo solo te voy a decir una cosa. No me imites. Interprétame”. Porque lo que hacen los imitadores es eso, tienden a ridiculizar, no te están imitando… te están ridiculizando… para imitar hace falta un trabajo de chinos, para imitar mi voz y que suene a Raphael…

En su opinión, ¿Quiénes son los mejores y más prometedores cantantes de la actualidad española? ¿Y con cual le gustaría hacer un duo?

Me lo pones muy fácil: Pablo López. Y ya estoy componiendo un tema con él que saldrá pronto.

¿Cómo se sigue triunfando entre los más jóvenes?

Cuéntamelo tú a mí. Estoy con los oídos bien abiertos para escuchar tu opinión, Mateo… ¿Tu qué crees?

Para mi, hay un ingrediente básico, que es la autenticidad… cuando algo es auténtico tiene el poder de trascender el tiempo.

Pues eso será.

¿Qué conclusiones saca de estos dos años de cambio que estamos viviendo?

Decepción absoluta de ver que la gente no aprende la lección y que hay quien se niega a vacunarse, impidiendo que avancemos. Y no te hablo solo de España, te hablo de todo el mundo. Porque este no es un problema de España, es un problema que tenemos a nivel mundial. A mí me dicen los que son muy aventados “es que a mí no me pueden obligar a vacunarme porque a mí nadie me obliga a nada”. Perdona, te obligaron a ir al colegio, porque eso es obligatorio. Sanidad tiene que obligar a que la gente se vacune de la misma forma que se obliga a los niños a ir al colegio y de la misma forma que se vacuna a los bebés cuando nacen, porque si no se mueren. Por eso no logro entender que haya gente que no se quiera vacunar ¿pero quién te crees tú que eres para no vacunarte? ¡Te vas a morir! Y ese es tu problema, pero lo malo es que nos puedes matar a los demás.

¿Qué enseñanza podría compartir con Rísbel de sus 60 años sobre los escenarios?

Han sido 60 impresionantemente maravillosos años, con un trabajo bestial, pero con una felicidad enorme. Todo lo que he hecho, lo he hecho porque me ha gustado hacerlo, lo he disfrutado y sigo disfrutando porque veo que mi garganta responde de maravilla. Al paso que voy, parece ser que va para largo, porque normalmente, a la edad que yo tengo tendría que notarse cierta fragilidad y una evolución para mal, sin embargo, sigo grabando canciones todos los años.

A día de hoy ¿dónde encuentra Raphael un oasis?

En la paz. Cuando estoy tranquilo, me dejan tranquilo y no me llevo estos sobresaltos como el de la vacuna, logro encontrar la paz conmigo mismo y con todo el mundo. Ahí es donde las pilas se me recargan.

¿Qué es lo último que le ha enseñado la vida?

¡A callar! No se puede decir todo lo que uno piensa. Hay que saber callar.

Una de las canciones que más me gustan es “Qué sabe nadie”, concretamente, la versión que cantó con Rocío Dúrcal en 1999 en la gala La Gran Noche de Raphael, ¿Qué tiene esa melodía que, a día de hoy, sigue haciendo vibrar a la gente?

En esa actuación había mucha autenticidad por ambas partes, tanto por la parte de Marieta, que es como llamábamos a Rocío Dúrcal los que la queríamos, como por la mía. Esa canción tiene una frase que es alucinante “de mis secretos deseos, de mi manera de ser, de mis ansias y mis sueños… ¿Qué sabe nadie?” Y ya está. No hace falta decir nada más.  Esa canción está hecha por un genio, que es Manuel Alejandro, y yo le puse mucha voluntad. Es una canción que nunca pasará de moda.

Cantante Raphael

En su receta del éxito, ¿cuál es el ingrediente principal?

La voluntad. Hacer las cosas con buena voluntad y trabajar duro.

Musicalmente, ¿Qué busca en las nuevas canciones para los conciertos y las grabaciones?

Busco letras. También la melodía, pero sobre todo la letra, necesito que la letra tenga carne y diga cosas. Cuando la letra de una canción es buena es cuando yo puedo meter mi vena interpretativa.

Vamos a seguir hablando de la paz. En tus discos de Villancicos de navidad se siente una incuestionable fe cristiana, ¿hablas con Dios?

No. ¡Ya me gustaría a mí!

¿Cuál ha sido el momento más memorable de su vida?

Son muchísimos. De entrada, cada vez que estoy en el escenario, es un acontecimiento. Y te hablo de épocas que yo hacía hasta tres funciones al día. Y no echarse nunca para atrás, ¡para atrás, ni para coger impulso!

¿Alguna vez se ha echado usted para atrás?

A lo mejor ha dado la sensación de que iba a recular… ¡pero no, nunca!

¿Cuál es/ha sido el gran éxito de su vida?

Te voy a decir dos: haber llevado mi carrera de la forma que la he llevado. Y mi familia.

Raphael… ¿Ha merecido la pena?

¡Si! Lo volvería hacer todo punto por punto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: