6 etapas que debes conocer para hacer que tu relación de pareja sea un éxito

como-hacer-que-una-relacion-funcione

En este mes de los enamorados, son muchos los que aprovechan para tener una primera cita y para declararse a su ‘crush’. Una vez analizadas todas las señales que indican que está enamorado y le gustas, es importante tener en cuenta si la persona con la que quieres compartir una nueva etapa es compatible para construir un proyecto de futuro que os haga felices a ambos. Si ya has buscado en nuestra lista de los mejores restaurantes románticos y has decidido dar el paso, te recomendamos que, antes de empezar una relación con esa persona, tengas muy claras cuáles son las cuatro etapas fundamentales para hacer que una relación funcione.

Para saber cómo hacer que una relación funcione, hay una serie de etapas por las que debemos pasar antes de comprometernos con nuestro ‘crush’:

Etapa del nuevo sentimiento

Lo primero que debes saber sobre cómo hacer que una relación funcione es detectar el chispazo. De repente, hay una persona que nos llama especialmente la atención. Nos fijamos en ella todo el tiempo, queremos hablar con ella, hacer cosas juntos, incluso nos ponemos nerviosos si se acerca. Es decir, ha aparecido un sentimiento en nosotros. Una atracción, más física que psicológica en los hombres, y viceversa en las mujeres.

Se podría decir que se trata de un sentimiento incluso físico, por las conocidas ‘mariposas en el estómago’ que sentimos cuando estamos cerca de esa persona. Sentimos algo especial por alguien, diferente a lo que sentimos por el resto de personas de nuestro entorno.

Etapa del análisis o “Poner la cabeza”

Esta etapa se la salta el 90% de la gente por dejarse llevar por esa atracción casi desmedida. Esto es lo que provoca que las personas se equivoquen la mayoría de las veces.

El tiempo que debemos de dedicarle a esta etapa varía en función de la persona: horas, días, meses o años.

Aquí debemos pensar si esta persona nos conviene. Si compartimos las mismas creencias, nuestros principios son similares, si tenemos los mismos gustos… Si alguna de estas cosas interfiere cuando nos relacionamos de cualquier forma con esa persona, no debemos empezar una relación sentimental.

No debemos pensar que le podemos hacer cambiar de parecer solo porque nos sintamos enormemente atraídos hacia ella. Es importante tener en cuenta las cosas que nos diferencian, y si aun asi podríamos relacionarnos sin ningún tipo de problema.

Hay que conocerse bien. Conocer su familia, sus amistades, sus gustos, aficiones…

En resumen, si quieres saber cómo hacer que una relación funcione, debes identificar si esta persona encaja en nuestro proyecto de vida y si de verdad nos ‘haría bien’ tenerla a nuestro lado.

Cuando no nos apresuramos en iniciar una relación, podemos tomarnos el tiempo necesario para conocer a la otra persona, evaluar nuestras emociones y sentimientos, y permitir que las cosas se desarrollen de manera más natural.

Etapa de construir y dejar fluir

Tras el análisis anterior, ya podemos empezar a tratar de enamorarnos de esa persona. El amor va a distintas velocidades.

No siempre tiene que ser ‘un flechazo’ para podernos enamorar de esa persona. Parece que si eso no ocurre no podemos tener una relación con alguien. Pero no es siempre de esa manera. Como dice el refranero español: ‘Más vale paso que dure que trote que canse’. Es decir, que a veces se necesita tiempo para conseguir que nos enamoremos de alguien.

Pasar tiempo juntos, compartir momentos, hablar de vuestras cosas… todo esto requiere de tiempo, por eso, es muy común sentirse más atraído por alguien cuanto más tiempo pasa. O quizás al revés.

Quizás al pasar tantos momentos con esa persona nos hemos dado cuenta de que no nos gusta su forma de ser, o que, al final, resulta que no nos encaja en nuestro estilo de vida. Este es el momento de dejarla ir. Si no lo hacemos, lo que quedará entre ambos será el cariño. Aunque no lo creas, cuando hay cariño también resulta complicado dejar o simplemente alejarse de esa persona. Por eso es tan importante dejar que las cosas fluyan.

Etapa de la Voluntad

Amar a alguien es una decisión. Amar a una persona a pesar de que haya días malos o momentos difíciles es una decisión. Y, además, es una decisión muy importante. La voluntad es lo que nos permite hacer esfuerzos y tomar decisiones que contribuyan a mantener y fortalecer la relación.

A su vez, permite superar los desafíos a los que cualquier relación tiene que enfrentarse. Es precisamente la voluntad lo que nos posibilita superarlos y encontrar soluciones para futuros obstáculos. La voluntad por ambas partes de trabajar juntos y resolver los conflictos es esencial para mantener una relación saludable y evitar problemas a largo plazo.

Además, fomenta el respeto y la comprensión. Cuando las parejas tienen la voluntad de entender y respetar las necesidades y deseos del otro, pueden construir una relación más sana y satisfactoria.

como-hacer-que-una-relacion-funcione-2

Para que las cuatro etapas anteriores puedan ocurrir, es importante tener en cuenta dos aspectos:

Hay que dejarse querer

Por mucho que nosotros nos esforcemos y queramos hacerlo, si la otra persona no se deja amar, no hay nada que hacer. Esa relación nunca va a funcionar.

Una persona que no se deja amar puede ser una persona que no se sabe comprometer, o que es muy fría, o que se agobia con facilidad… Estos comportamientos suelen ser producto de trastornos psicológicos o de traumas del pasado. Se pueden solucionar acudiendo a terapia, pero la persona afectada debe querer hacerlo.

Tener un buen autoconocimiento

Por último, un aspecto fundamental sobre cómo hacer que una relación funcione es conocerse bien y haber llegado a un punto en la vida en que sabemos perfectamente cómo somos y hacia dónde vamos. Es fundamente saber lo que buscas antes de empezar una relación porque te ayudará a establecer tus metas.

Si no sabes lo que quieres, es posible que te encuentres en una relación que no cumple tus necesidades o que no te hace feliz. Saber lo que buscas también puede ayudarte a encontrar a alguien que tenga objetivos similares y una visión compatible de lo que debería ser una relación.

Los problemas de pareja son un tema tabú en la sociedad en la que vivimos, por lo que puede ser que nos encontremos con situaciones que no sepamos resolver. Es muy importante que tengas en cuenta que una relación sana se construye, entre otras cosas, a base de solucionar pequeños y grandes conflictos. Que tu relación tenga problemas no significa que sea una mala relación. No lo olvides.

Si has pasado todas las etapas anteriores de manera favorable y tu decisión final es comenzar una relación con la persona que te gusta.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: