Temas de conversación divertidos e interesantes para conocer bien a alguien

temas-conversacion-interesantes-conocer-a-alguien

Evita los silencios incómodos y descubre cuáles son los mejores temas de conversación para romper el hielo

Saber desarrollar temas de conversación interesantes es la clave del éxito a la hora de conocer verdaderamente a alguien y ver si conectamos con esa persona o no. Tener una buena capacidad de conversar es una de las muestras más evidentes de liderazgo e inteligencia.

La habilidad para desarrollar temas de conversación resalta a la persona que posee esa competencia, pues con ella demuestra destreza e ingenio, lo cual será percibido por el entorno con simpatía y agrado, algo que todo ser humano necesita para su bienestar emocional.

Saber de qué hablar con una persona que apenas conocemos puede resultar muy complicado. ¿Sobre qué temas puedo hablar y sobre cuáles es demasiado pronto para hacerlo? Un buen tema de conversación es un gran potenciador de momentos agradables, ya sea de tranquilidad, de alegría o incluso de reconciliación, facilitando así la interacción personal.

Para saber desarrollar el tema adecuado es muy importante saber a quien tenemos delante. No es lo mismo querer conocer bien a una persona que quiere ser nuestro amigo, que a una pareja potencial o a alguien que quiere incorporarse a trabajar con nosotros. Tras escuchar una respuesta positiva y agradable, debes tener la cortesía de mostrar interés por la otra persona, preguntándole algo común sobre él o ella, algo que no la incomode ni la intimide.

No temas a que salgan temas de conversación profundos en los que habléis de cómo os sentís en relación a diversas cuestiones. Solo así lograrás conocer a esa persona al 100%. La conversación se va a desarrollar de forma fluida en tanto en cuanto en que la otra personas se sienta a gusto, cómoda y no invadida.

Encontrar buenos temas de conversación no solo nos ayuda a socializar, también es muy importarte para desarrollar otras habilidades y valores así como para estar presentes en la memoria de los demás de forma positiva.

Para desarrollar con éxito buenos temas de conversación, el mensaje (el tema) debe ser interesante, el canal debe ser claro (hablar con un buen tono de voz), y la comunicación no verbal debe ser cálida y amigable. Los gestos y las palabras transmiten más del 90% del mensaje, por lo que debemos cuidarlos para no provocar rechazo al tema.

Este ejercicio no solo sirve para conocer a alguien nuevo, también puede ayudarnos a tratar temas que no solemos hablar con amigos o familiares. Muchas veces nos centramos en hablar del día a día y olvidamos hablar con nuestros seres queridos de lo que sentimos y esperamos de la vida.

Por ahora, elige un buen sitio para tomar café y charlar y presta atención a estos interesantes 15 temas de conversación que te ayudarán a romper el hielo para conocer bien a alguien:

TEMAS DE CONVERSACIÓN MUY INTERESANTES PARA CONOCER BIEN A ALGUIEN

¿Qué viajes has hecho a otros países?

Viajar no solo es una suerte, sino que es una gran virtud. Estar abierto a conocer otros países, otras culturas y a otras personas es un claro reflejo de inteligencia emocional, capacidad de adaptación, curiosidad, tolerancia, creatividad e incluso, autoconocimiento.
Si quieres conocer bien a alguien, pregúntale sobre qué viajes ha realizado a otros países, qué es lo que más le llamó la atención, dónde se hospedó, qué le pareció la gastronomía y el estilo de vida de ese país, etc…

¿Qué deportes practicas?

El deporte es una de las aficiones que genera los vínculos más sanos. Encontrar a una persona con la que compartir tu afición por un deporte es una oportunidad más que buena para forjar una relación (de amistad, de pareja o incluso laboral) honesta y duradera.
Si tienes mucho interés en conocer bien a alguien, practicar juntos un deporte es la mejor forma de saber cómo es la otra persona. Entrenar con alguien a quien le gusta el mismo deporte que a ti fomenta que tengas una conexión que con otras personas no tendrías: os ponéis metas conjuntas, os ayudáis a conseguirlas, os apoyáis el uno en el otro para sacar lo mejor de la experiencia deportiva, etc…

Anécdotas de la infancia

Un tema de conversación que puede ser muy divertido y puede ayudarte a poner las cosas en marcha es hablar sobre anécdotas de vuestra infancia.

Tratar momentos que vivisteis cuando erais más pequeños puede ser una muy buena manera de conocer a la otra persona. Al estar tan condicionados por nuestras vivencias, es posible que salgas de esta conversación sabiendo mucho más del otro y que él/ ella también te conozca a ti un poquito más.

Películas, series música y libros

¿Qué tipo de películas ve la otra persona?, ¿cuál es su grupo favorito?, ¿le gusta leer? Si tras una primera conversación con la otra persona, ya has contestado a estas preguntas, vas por el buen camino de conocerle.

La música, el cine o la literatura son temas de conversaciones muy interesantes. Compartir gustos o descubrir nuevos. Recomendaos una buena película y la próxima vez que coincidáis comentarla. Seguro que así te sientes un poco más cerca del otro.

¿Cuál es tu mayor miedo?

Si verdaderamente te quieres abrir con la otra persona, es importante que toquéis temas de mayor carga emocional. Sincerarnos sobre qué es lo que nos da miedo o nos preocupa es una buena forma de dejarnos conocer y de mostrarnos tal y como somos.

En muchas ocasiones, creamos una coraza que impide al otro descubrir todas nuestras facetas. No tengas miedo a decir qué es lo que te da miedo. La otra persona también tiene miedos y que tú los exteriorices le hará saber que consideras que es una persona en la que confiar.

Amistades

Si tenéis amigos en común, una buena opción será hablar de las experiencias que habéis vivido con esas personas.

Por el contrario, sino tenéis a nadie en común, hablar de vuestro círculo de amigos también es una buena opción. Dime con quién andas y te diré quién eres.

Familia

Hablar de la familia es también un tema recurrente, pero que nos puede ayudar mucho a conocer a la otra persona.

Ya sea por el factor genético, por el tipo de familia en el que ha crecido la otra persona o el número de hermanos que tenga, saber sobre el entorno en el que ha crecido nos dirá mucho sobre él/ ella.

El amor

Hablar de amor es un tema la mar de entretenido. Según nuestras experiencias tenemos una forma muy distinta de relacionarnos con este sentimiento. Además, conocer cómo actúa la otra persona cuando está en una relación amorosa nos ayudará a conocer mejor cómo es esa persona en la intimidad.

El amor es sin duda uno de los temas que más de sí puede dar a la hora de entablar una conversación. Todos hemos hecho locuras que contar y seguramente más de uno hayamos vivido una decepción amorosa de la que hemos extraído un gran aprendizaje.

Por otra parte, es importante que tampoco te regocijes en hablar de tu ex y de lo que le echas de menos. Ten en cuenta que estás conociendo a otra persona y que en el momento que tengas más confianza ya podrás hablar de ello en mayor profundidad.

temas-conversacion-interesantes-divertidos-conocer-a-alguien

¿Qué te llevarías a una isla desierta?

Esta forma de iniciar una conversación puede parecer insuficiente. No obstante, esta pregunta puede derivar en temas mucho más trascendentales.

Objetos importantes, prioridades en la vida o miedos. La mítica pregunta de qué te llevarías a una isla desierta no es tan banal o infantil como puedes pensar de primeras, de hecho, puede hacer que nos abramos en canal con la otra persona.

¿Qué querías ser de pequeño/a?

Hablar de trabajo o de estudios puede ser aburrido; sin embargo, hablar de aquello que nos hubiese gustado a hacer, pero que el devenir de la vida no nos lo ha permitido, puede ser realmente interesante.

Conocer más allá de los estudios o de la profesión de la otra persona nos hará saber más sobre ellos.

¿Qué día de tu pasado repetirías?

Esta pregunta puede derivar en muchas otras y puede hacernos entender mejor qué es a lo que le da importancia la otra persona en la vida.

Asimismo, esto puede llevar a preguntar sobre aquellos días de nuestro pasado que no fueron tan buenos.

Restaurantes favoritos

¿Puede haber algo más satisfactorio que disfrutar de un buen plato? El patrimonio culinario es un elemento de comunicación cultural y ahí se reflejan tanto las tradiciones propiamente culturales como las idiosincrasias naturales de un lugar.
Conocer los gustos culinarios de alguien es una oportunidad perfecta para descubrir cómo es realmente. ¿Te has preguntado alguna vez por qué hay gente a la que le gustan los sabores picantes y otros que los detestan? Hay numerosos estudios que desarrollan las cuestiones fisiológicas de por qué a unas personas prefieren unos sabores sobre otros. Incluso hay estudios psicológicos que estudian la personalidad de la gente a partir de sus preferencias gastronómicas.

¿Qué nos puede revelar el sabor favorito sobre la personalidad de alguien? Según las teorías del neurólogo y psiquiatra estadounidense Alan Hirsch, los rasgos de la forma de ser según el sabor preferido son:

Dulce: personas satisfechas, amables por naturaleza y muy seguras de sí mismas. Siempre dispuestas a ayudar, reparten optimismo allí por donde pasan.
Salado: este sabor es el preferido de personas muy extrovertidas, que dan mucha importancia a las opiniones de los demás. Algo distraídos, pero siempre dispuestos a echar una mano al amigo que lo necesita.
Picante: los amantes del picante son personas curiosas que tienden a la novedad. También son muy perfeccionistas y aventureras.
Ácido: el sabor favorito de personas interesantes que ven las cosas desde un ángulo diferente al resto, no se dejan llevar por las opiniones de los demás y son creativas.
Mezcla de dulce y salado: como no podía ser de otra manera, son personas creativas e imaginativas.

PUBLICIDAD, SIGUE LEYENDO DEBAJO



El futuro

¿Qué expectativas de futuro tiene la otra persona? Este es un tema que da mucho para hablar. ¿A qué le gustaría dedicar el resto de sus días?, ¿quiere formar una familia?, ¿le gustaría mudarse a otro lugar?

Hablar de futuro nos permite conocer los sueños de la otra persona, lo cual es un gran avance para acercarnos a él/ ella y saber qué es lo que espera de la vida.

Aficiones

Esta conversación es muy típica, pero muy necesaria. Saber qué le gusta hacer a la otra persona nos hará ver si compartimos alguna afición o si nos apetecería probar algo nuevo.

Además, charlar sobre lo que nos gusta hacer es una buena forma de hablar también de aquellas actividades que nos gustaría probar o que nos llaman la atención. A partir de ahí, podemos acabar hablando de nuestros éxitos y de nuestros fracasos, de lo que se nos da bien y en lo que no somos tan buenos.

Sexo

Olvídate de que el sexo es un tema tabú. No lo utilices para romper el hielo, pero a medida que la conversación vaya siendo más cercana, no tienes por qué descartar hablar de este tema.

Utiliza las palabras correctas y no seas demasiado explícito, pero no temas comentar lo que te gusta y lo que no a la hora de mantener relaciones sexuales. Dentro de este tema, también podéis hablar de cómo vivís la sexualidad cada unx.

Tú y yo

Puede resultar una conversación un poco incómoda, pero ¿por qué no hablar de cómo habéis llegado hasta aquí? Preguntaos el porqué de estar manteniendo esta conversación.

Hablad de las casualidades que os han hecho coincidir, de vuestras primeras impresiones y de cómo se está desarrollando este encuentro.

La humanidad

¿Qué os preocupa? Inicia una conversación en la que podáis abriros en cuanto a esas cuestiones de actualidad que os conciernen. El medioambiente, las redes sociales o los derechos LGTBIQ. Lo que sea.

Da tu opinión sin miedo. Os estáis conociendo. Es el momento de que te sinceres y te muestres de forma totalmente transparente.

La ciudad

Hablar de la ciudad en la que estáis y de cómo os hace sentir es un buen tema de conversación. Por ejemplo, si estáis en Madrid, podéis tratar aquello que os gusta y lo que no, vuestros sitios favoritos de la ciudad y cosas que se pueden hacer en la capital.

Por otro lado, si sois de ciudades distintas, podéis hablar de ellas y de cómo los astros se han alineado para que ahora estéis justo aquí. Definitivamente, conocerse es como leer una novela y hay personas a las que les cuesta dejarse leer (conocer) y a otras menos. Cualquiera de estos temas conseguirán que te abras y que la otra persona lo haga contigo. Déjate llevar y verás que cuando estés con esa persona, ni siquiera te acordarás de los nervios previos a ese momento.

Artículo publicado por Ángela García-Tomé

TAMBIÉN TE PUEDE INTERERESAR: