Estas son las principales señales para destapar a un narcisista

señales-para-destapar-a-un-narcisista-en-el-amor

Saber cuáles son las principales señales para destapar a un narcisista te va a evitar muchos problemas en tus relaciones. A menudo nos cruzamos con gente que tienen personalidades difíciles, incluyendo a quienes muestran rasgos narcisistas. Las principales señales para destapar a un narcisista te ayudarán no solo a protegerte, sino a comprender mejor a la persona narcisista y por qué se ha portado así contigo. Es importante reconocer que identificar a un narcisista no siempre es fácil y, muchas veces, nos damos cuenta de su presencia cuando ya han causado algún daño emocional.

El origen del narcisismo a menudo se remonta a una infancia problemática. Las inseguridades no resueltas y la falta de cariño en las primeras etapas de la vida pueden influir significativamente en el desarrollo de rasgos narcisistas. Estas personas, aunque pueden ser desafiantes en las relaciones interpersonales, a menudo son víctimas de sus propias experiencias pasadas.

Es fundamental entender que, aunque necesitamos protegernos de los posibles daños que un narcisista puede causar, también es importante ser comprensivos y no juzgarles duramente. Reconocer que su comportamiento es el resultado de problemas no resueltos en su niñez puede ayudarnos a entenderlos mejor.

En este artículo, no solo identificaremos las principales señales para reconocer a un narcisista, sino que también exploraremos sus causas y cómo podemos interactuar con ellos de manera saludable y empática.

No tienen buenos amigos ni amistades de la infancia

La ausencia de amistades duraderas desde la infancia es una una señal para identificar a un narcisista, pero no es definitiva por sí sola. Las características narcisistas como el auto-centrismo y la falta de empatía suelen dificultar cultivar y mantener amistades auténticas. Los narcisistas a menudo se centran en sí mismos, lo que limita su capacidad para participar en un intercambio recíproco necesario en las relaciones de amistad auténticas.

Por otro lado, su sensibilidad a la crítica y tendencia a reaccionar de manera defensiva les lleva al fin de las relaciones amistosas ante los conflictos o diferencias que se producen de forma natural en cualquier relación de amistad.

Es importante subrayar que la falta de amistades de larga duración no implica necesariamente narcisismo, ya que puede deberse a una variedad de otras razones o circunstancias personales. Pero si ves que esta señal está acompañada del resto de señales que te explicamos aquí…¡huye!

Necesidad continua de validación

Una de las señales para destapar a un narcisista más evidentes es su aparente necesidad permanente de admiración y elogios. Haga lo que haga, siempre pide que los demás alaben sus actos y reconozcan su valía, aunque no haya logrado nada destacado. También suele exigir un trato especial por parte de quienes le rodean, como si se hallase por encima de cualquier otro ser humano.

Cuando alguien niega a actuar como solicita, el narcisista suele reaccionar con enfado o desprecio, y frecuentemente de manera desmedida. No recibir la atención que cree que merece le hace sentir muy incómodo, y es probable que se ponga a la defensiva. En casos extremos, incluso puede tomarla con la persona que le lleva la contraria, llegando a desarrollar un intenso odio hacia la misma.

Indiferencia hacia las emociones ajenas

Además de inflar sus cualidades y demandar un trato especial, las personas narcisistas manifiestan una notable falta de empatía hacia quienes les rodean. Suelen despreciar los méritos y sentimientos de quienes les rodean, y les cuesta mucho ponerse en el lugar de los demás. Esto lleva a que frecuentemente tengan problemas para relacionarse y convivir de manera normal en la sociedad.

Esta apatía hacia las emociones de los demás lleva a los individuos narcisistas a aprovecharse de la gente de su entorno. No suelen tener reparos a la hora de utilizar a terceros para lograr sus objetivos, aunque ello suponga un perjuicio para la otra persona. Les gusta sentir que tienen el control de la situación y que los otros actuarán como les diga.

Recalca y/o exagera sus logros

Otra de las principales señales para destapar a un narcisista es la tendencia continua a exhibir sus logros, frecuentemente dándoles más importancia de la que tienen. Suelen hablar de sí mismos como fuesen superiores a los demás o como si no hubiera nada que no tuviesen la capacidad de hacer. También tienden a imponer sus ideas y su visión del mundo sobre los que les rodean, a menudo de manera arrogante y arisca.

Asimismo, tienden a estar obsesionados con la perfección y el éxito, estableciendo estándares muy complicados e incluso delirantes. Sus metas vitales suelen estar relacionadas con alcanzar el nivel más alto posible en cualquier ámbito (profesional, sentimental, físico o intelectual), sea posible o no.

Oculta una baja autoestima

Aunque parezca contradictorio, una de las señales principales para destapar a un narcisista es un ego frágil y vulnerable. En numerosos casos, el narcisismo es una máscara bajo la cual la persona afectada esconde una gran falta de confianza en sí misma. En el fondo, son conscientes de que no alcanzan los estándares imposibles que se han impuesto, por lo que lo disimulan con un ego desmesurado.

Asimismo, muchas veces el narcisista se siente desanimado y triste al comprobar que no llega a sus metas establecidas. Por otra parte, hará lo posible por mantener su fachada de arrogancia y evitar que otras personas descubran estas inseguridades.

Envidia y desprecia a terceros

Esta falta de confianza suele llevar a la persona narcisista a tratar de desprestigiar a los demás y restar importancia a sus actos y méritos. Es consciente de que hay gente de su entorno que le supera de una manera o de otra, lo que genera un notable sentimiento de envidia. Con el fin de paliarlo, recurre a la proyección psicológica, afirmando que son los demás los que desearían ser como él o ella.

No es extraño que trate de desprestigiar a las personas a las que considera mejores, haciendo lo posible por minar su autoestima. Para ello, les insulta, menosprecia sus logros o realiza comparaciones negativas. De esta manera, puede seguir manteniendo su ilusión de superioridad sobre el resto.

Baja tolerancia al fracaso y a las críticas

Otra de las principales señales para destapar a un narcisista es su incapacidad para sobrellevar los fracasos, pese a su aparente seguridad en sí mismo. Frecuentemente elude las situaciones en las que sabe que puede equivocarse, con el fin de no tener que enfrentarse a esta realidad. Esta actitud suele ir acompañada por un profundo victimismo cuando las cosas no le salen como espera.

Evita asumir responsabilidad por sus errores

Además, otro rasgo notorio es su negativa a reconocer los errores o asumir las culpas. Para una persona narcisista, el error siempre estará en los demás, ya que él o ella no puede equivocarse o actuar de manera desacertada. En el caso de recibir críticas o consejos, es bastante probable que los rechace y se niegue a escuchar.

Tarda en responder los mensajes (o los deja sin responder)

Un narcisista suele tardar en responder mensajes como WhatsApp o incluso ignorarlos, no necesariamente por descuido, sino como una forma de control o para mantener una posición de poder en la relación. El hecho de no responderte es una forma de decirte “tengo cosas más importantes que hacer” o “soy tan importante y estoy tan ocupado que no puedo perder el tiempo respondiendo un Whatsapp”.

Cancela planes en el último momento

Esta acción es una táctica para demostrar dominio o desinterés, mostrando que sus propios planes o preferencias son más importantes que los compromisos hechos con otros. Si te hace esto, no actúes de forma indiferente y cómo si no te hubiera afectado. Ponle límites y déjale claro que tu tiempo es tan importante como el suyo y que contigo, “esas cancelaciones” no valen. Una y no más.

Exageran o inventan historias

Un narcisista acostumbra crear o exagerar historias sobre su vida para impresionar a los demás. Esto se hace a menudo para mantener una imagen de éxito, talento o aventura que consideran vital para recibir admiración.

Cambios de humor basados en la adulación

El estado de ánimo de un narcisista puede cambiar drásticamente según la cantidad de atención o admiración que reciban. Pueden ser encantadores y afables cuando se sienten admirados, pero fríos o desinteresados cuando no.

Se enfoca excesivamente en las apariencias

Un narcisista puede dar una importancia desproporcionada a la apariencia física, tanto propia como de los demás, como una forma de mantener una imagen de superioridad o deseo.

Manipulación sutil en las relaciones

Pueden utilizar la manipulación sutil, como la adulación o el chantaje emocional, para mantener relaciones que les benefician, a menudo sin consideración por las necesidades o sentimientos de la otra persona.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: