4 señales que revelan que tienes problemas de confianza e intimidad con tu pareja y cómo puedes solucionarlos

problemas-confianza-intimidad-pareja-como-solucionarlos

El 29% de las personas en pareja consideran que no tienen suficiente privacidad como individuos en su relación

Casi un tercio (30%) de todas las parejas en el Reino Unido han admitido en un estudio llevado a cabo por la empresa internacional de investigación Atomik, haber leído mensajes de Whatsapp, correos electrónicos y otros mensajes privados de su pareja sin su conocimiento o autorización, según los resultados de la investigación encargada por IBB Solicitors a Atomik.

Las personas de 25 a 34 años (40%) y de 35 a 44 años (44%) son las más propensas a haber fisgoneado en los mensajes de su pareja sin su permiso, mientras que los mayores de 55 años son los menos propensos (14%).

Algo que fundamenta la idea de amor romántico en las relaciones con las que nos ha educado el cine, los cuentos y hasta las canciones más populares de la historia de la música, es pasar el mayor tiempo posible juntos y cuando este tiempo no llega a ocurrir en base a nuestras expectativas, comienza a producirse el miedo y la desconfianza. Al final, confundimos lo que es nuestro y lo que es del otro y los límites entre generosidad, confianza e intimidad se difunden llegando a producirse las primeras grietas de una relación de pareja que parecía idílica pero que, en realidad, solo teníamos idealizada.

Está claro que la confianza y la franqueza son esenciales para crear relaciones duraderas, sanas y felices. Sin embargo, las parejas recurren a tácticas encubiertas para averiguar la verdad, confirmar sus sospechas y, en algunos casos, pillarles, en lugar de ser más honestos y preguntar directamente. La lectura de mensajes privados sin el permiso de la otra persona es una violación de la privacidad y puede ser considerado como un comportamiento inapropiado en una relación.

Aunque en la mayoría de los casos es improbable que las parejas lleven a su pareja a los tribunales si descubren el “espionaje”, no hay que olvidar que podrían tener motivos para infringir el derecho a la intimidad y quizá se sientan más inclinadas a recurrir a la vía legal si la relación se encuentra en una fase delicada o en medio de una separación agria. Si tienes preocupaciones sobre la privacidad en tu relación, es importante identificar cuáles son las causas que han propiciado la desconfianza y hablar abiertamente con tu pareja sobre tus preocupaciones.

SEÑALES QUE INDICAN PROBLEMAS DE INTIMIDAD EN LA PAREJA

Falta de comunicación

La ausencia o la mala comunicación es uno de los principales problemas de intimidad. Esto lleva a malentendidos y discusiones. A su vez, empuja a evitar expresar nuestros sentimientos por tratar de evitar una discusión. La comunicación es un pilar fundamental en una relación de pareja.

Problemas de confianza

Si en la relación se han producido infidelidades, estas van a afectar en la confianza de la relación. Antes de perdonar una infidelidad es importante que sepamos si podremos seguir construyendo una relación sana con la misma persona.

Si algún miembro de la pareja viene de relaciones en las que le han sido infiel, es probable que arrastre ciertas inseguridades. Puede creer que le van a volver a ser infiel y puede recurrir, por ejemplo, a revisar nuestro teléfono sin permiso. Leer nuestros mensajes sin permiso, pedir nuestras contraseñas de redes sociales o hacer chantaje emocional para obtener información. Esto provocará que mintamos por miedo a las consecuencias.

Mentiras ‘piadosas’

A veces mentimos sobre cosas pequeñas por evitar un mal mayor. Pasa lo mismo cuando ocultamos cierta información que consideramos “poco relevante”, con el objetivo de evitar una discusión. Cuando nuestra pareja se entere de que le hemos ocultado algo, por muy pequeño que sea, puede hacer mella en su confianza hacia nosotros. Estaríamos creando un entorno de inseguridad en nuestra relación: no podemos confiar en nuestra pareja y ella en nosotros tampoco.

Cambios en la vida individual

Un nuevo trabajo, un despido o un problema de salud afectan a la relación de pareja de una manera u otra. Un exceso de apoyo, por ejemplo, puede afectar a la intimidad personal de los individuos de la pareja. es importante respetar los tiempos y espacios personales de cada uno de los miembros de la relación.

problemas-confianza-intimidad-pareja

Cómo solucionar los problemas de confianza e intimidad en la pareja

Si tienes problemas de intimidad con tu pareja, habla con ella. La comunicación es un pilar fundamental en una relación de pareja. Crear un espacio seguro de comunicación donde ambas personas se puedan expresar desde el respeto y la confianza es imprescindible para una relación sana.

Las discusiones, la falta de comunicación, las exigencias o las críticas hacen que nos cerremos en banda a la hora de expresar nuestros sentimientos con nuestra pareja. Creemos que evitar una discusión es la mejor solución al problema.

El Centro de Psicología de Madrid (Cepsim) explica que la relación de pareja es como un fuerte, y tiene que ser construido por ambos miembros, además de cuidarse el uno al otro. Si la responsabilidad no está compartida, el resto de las áreas de la relación pueden comenzar a tambalearse. Esto fomenta la empatía. La empatía es clave para poder convertir nuestra relación en una relación sana.

Poder compartir con nuestra pareja aquello que nos agobia o nos tiene preocupados nos ayuda a sentirnos más seguros y comprendidos por ella. Esto hace que la relación se convierta en un espacio seguro y cómodo para expresar nuestros sentimientos.

No es fácil construir una relación sana. Para ello debemos deconstruirnos, entender cuáles son las creencias tóxicas que provocan los problemas en la relación y reestructurarlas desde el respeto y la empatía. El primer paso es entender el problema y, sobre todo, estar dispuesto a solucionarlo.

Problemas tan graves como revisar los mensajes sin permiso, poseer las contraseñas de las redes sociales o saber la ubicación de tu pareja en todo momento requieren de tiempo y trabajo en ‘equipo’ para su solución. Este tipo de acciones surgen con el objetivo de ‘demostrar’ cuánto confiamos en nuestra pareja, para que lea nuestros mensajes o sepa nuestras contraseñas. Es importante identificar cuánto antes que este tipo de acciones denotan grandes problemas de confianza en la relación.

Habla con tu pareja y explícale lo que sientes. Ese es el comienzo para el camino hacia una relación sana.

Como hablar con tu pareja de lo que te molesta:

Piensa en lo que vas a decirle

Parece obvio, pero, a veces, nos expresamos sin pensar o sin haber profundizado en aquello de lo que estamos hablando. Para poder comunicarte con tu pareja es primordial que te escuches a ti primero y sepas qué es lo que necesitas.

Realiza un esquema sobre los temas que quieres tratar

Es importante que tengas en cuenta que tu pareja tendrá algo que decir, por lo que está bien que tengas en cuenta los temas paralelos que pueden surgir.

Busca un lugar tranquilo para hablar

Elige un lugar fuera de vuestra casa, tranquilo, donde podáis hablar sin prisa y sin dar pie a que la situación se vuelva tensa. Citar a tu pareja en un lugar tranquilo para tener esta conversación también permite que él o ella pueda prepararse lo que quiere decir.

Explícate desde el respeto y la confianza

De esta manera, permites que tu pareja empatice contigo y que sepa lo que está yendo mal. Es mejor hablar desde el “me siento de esta manera” a acusar directamente con lo que tú crees que está haciendo mal. Tu pareja llegará a la conclusión de lo que ocurre y buscará una forma de solucionarlo.

Piensa en una posible solución

Igual que es recomendable que hagas un esquema sobre los posibles temas paralelos, también te recomendamos que pienses en posibles soluciones. Si no, la conversación se alargará durante horas y no llegareis a un punto en común. Esto convertirá la conversación en una discusión.

A veces una conversación, o varias, puede no ser suficiente para empezar a ponerle solución al problema. Siempre puedes acudir a terapia de pareja. En ocasiones es solo uno quién va a terapia para hablar de lo que está sintiendo en su relación. Esto deriva en pensar que el problema es individual, exigiéndonos lo que se supone que debemos cumplir.

La terapia de pareja es una herramienta importante para solucionar este tipo de problemas. El psicólogo es quien nos puede dar todas las herramientas que necesitamos para empezar a construir una relación sana. Es la figura que nos ayudará a trabajar juntos la empatía, la comunicación y la confianza. Si te lo puedes permitir, recurre, junto a tu pareja, a la ayuda de un profesional.

A pesar de que se haya normalizado el control en la pareja como prueba de amor, no debemos olvidar que se trata de un comportamiento tóxico. Si lo habéis intentado todo y las cosas siguen sin mejorar, igual es el momento de empezar vuestros caminos por separado. A la larga será lo mejor para los dos.

Artículo publicado por Laura Martínez Burón

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: