¿Cuáles son los 9 tipos de personalidad que existen y cómo determinan nuestra conducta?

cuantos-tipos-de-personalidad-existen-eneagrama-2

Descubre cuáles son los 9 tipos de personalidades que existen y en cuál es el que mejor te define

Desde los primeros días de la filosofía antigua, el ser humano se ha cuestionado: “¿Quién soy yo?”. A lo largo de la historia, nuestra fascinación por el entendimiento de nosotros mismos, de nuestro propio ser y, particularmente, de nuestra personalidad, ha sido un tema constante y penetrante. En este artículo, exploraremos por qué los humanos siempre hemos tenido curiosidad por conocer nuestra personalidad, cómo este autoconocimiento puede beneficiarnos y por qué existen clasificaciones de personalidades.

El deseo de entender nuestra propia personalidad radica en la necesidad básica de comprendernos a nosotros mismos. Se trata de la búsqueda de autoconocimiento, un intento de destapar los misterios que yacen dentro de nuestro propio ser. Cuando comprendemos mejor nuestra personalidad, obtenemos una visión más clara de por qué hacemos lo que hacemos, de por qué nos atraen ciertos individuos o situaciones, y de por qué reaccionamos de determinada manera ante diversas circunstancias.

Nuestra personalidad nos define de muchas maneras. Es como una brújula interna que nos guía a través de la vida, y entenderla nos puede proporcionar una mejor perspectiva de nuestro camino y cómo recorrerlo.

Los beneficios de conocer nuestra personalidad

Conocer nuestra personalidad puede resultar increíblemente beneficioso para nuestro crecimiento personal. Aquí hay algunas razones:

Autoconocimiento

Conocer nuestra personalidad nos ayuda a entender nuestras fortalezas y debilidades, nuestros valores, nuestras motivaciones y nuestros miedos. Esto nos permite tomar decisiones más informadas y coherentes con quienes somos.

Mejores relaciones

Al comprender nuestra personalidad, también entendemos cómo interactuamos con los demás. Esto puede ayudarnos a construir relaciones más saludables y satisfactorias, al permitirnos comunicarnos de manera más efectiva y entender las diferencias entre nosotros y los demás.

Bienestar emocional

Comprender nuestra personalidad puede contribuir a un mejor bienestar emocional. Nos ayuda a identificar y manejar nuestras emociones de manera más efectiva y a entender nuestras necesidades y cómo satisfacerlas.

La clasificación de las personalidades

La clasificación de las personalidades surge de la necesidad de ordenar y comprender la diversidad humana. A lo largo de la historia, los psicólogos han desarrollado varias teorías y modelos de personalidad para ayudarnos a entender estas diferencias. Estos modelos, como el de los cinco grandes factores, el modelo de Carl Jung, o el eneagrama, entre otros, buscan categorizar los rasgos de personalidad en varios tipos o dimensiones.

Estas clasificaciones nos ayudan a entender y predecir el comportamiento humano. También nos ofrecen una herramienta para la autoexploración y el autodescubrimiento. Sin embargo, es importante recordar que ningún modelo de personalidad puede capturar completamente la complejidad y la unicidad de un individuo. Estos modelos deben considerarse como guías aproximadas, no como definiciones absolutas de quienes somos.

El eneagrama de la personalidad

El eneagrama es un sistema de clasificación de la personalidad. Plantea categorías que pueden ser utilizadas para explicar tendencias que definen el comportamiento de las personas. Es una herramienta de la psicología práctica para la detección de estilos de personalidad. Este método nace de una elaboración occidental llevada a cabo por Oscar Ichazo que fue maestro de Claudio Naranjo, quien realizó un trabajo de síntesis y de sistematización.

Las categorías que clasifican los distintos tipos de personalidad son los eneatipos, los cuales están numerados del 1 al 9. De manera que cada persona estaría definida por su eneatipo, además, recoge las características en las que la persona más destaca. La psicóloga Silvia Alonso explica que “es importante señalar que el eneagrama no es una herramienta estática, es un proceso dinámico, donde los eneatipos se ven afectados por su tendencia”.

Los 9 tipos de personalidades

La psicóloga Silvia Alonso nos explica cuáles son los nueve tipos de personalidades que hay según el eneagrama y cuáles son sus características:

Eneatipo 1: El reformador

Son personas perfeccionistas, exigentes consigo mismas y con los demás. Desean alcanzar un ideal, nunca cumplen sus expectativas, por lo que llegan a frustrarse. Son idealistas, racionales y determinados con principios sólidos.

Eneatipo 2: El ayudador

Su satisfacción radica en dar mucho, ser altruista u generoso con quienes les rodean. Necesitan ser necesitados por lo que no toleran nada bien que se les pongan límites o se rechace su ayuda. Tienden a la manipulación. Además, vuelcan sus energías en ayudar a los demás olvidándose de ellos mismos.

Eneatipo 3: El triunfador

Dan mucha importancia a la imagen que proyectan hacia los demás. Suelen mostrarse como líderes con tendencia al narcisismo. Quieren mostrar continuamente la mejor versión de ellos mismos, lo que les lleva a un elevado nivel de autoexigencia. Evitan a toda costa mostrar sus sentimientos y cualquier rasgo de vulnerabilidad, buscando la aprobación de los otros.

Eneatipo 4: El individualista

Quiere destacar por encima de su entorno, sentirse especial, mostrándose en muchas ocasiones de forma excéntrica. Son personas muy expresivas, con tendencia al drama, con mucho temperamento y sensibles con episodios melancólicos.

Eneatipo 5: El observador

Es individualista y prefiere mantener las distancias evitando los arrebatos pasionales. Se refugia en lo racional, siente qué es lo que maneja y ahí se siente seguro. Disfruta observando y analizando sin tener que tomar partido. Es reservado, frío y con dificultades para tener relaciones estrechas y con intimidad.

Eneatipo 6: El cumplidor

Se refugia en las normas con tendencia a desconfiar. Cuestiona todas las actuaciones que se salen de las reglas establecidas. Si se le separa de las normas se siente muy inseguro y cae en la duda constante.

Eneatipo 7: El entusiasta

Son personas muy entusiastas, como propio nombre indica, con constantes búsquedas del placer, lo que hace que suelan abandonar los planes a largo plazo. Utilizan el sentido del humor como forma de relativizar. Con tendencia al hedonismo y a la huida de la realidad son individuos que pueden presentar el síndrome de Peter Pan.

Eneatipo 8: El justiciero

Son personas seguras de sí mismas, decididas y tenaces, pero también conflictivas. Les gusta tener el control de la situación, dedicando mucho tiempo a que se imparta justicia y quien haya obrado mal, lo pague. Tienden a ofrecer protección a personas que se sienten vulnerables.

Eneatipo 9: El pacificador

Son personas con grandes habilidades diplomáticas, siendo de gran ayuda para resolver conflictos, intentando siempre mantener una actitud imparcial, lo que le trae problemas para posicionarse, además, son poco rotundos. Son ambiguos, indecisos y dubitativos cuando se trata de temas personales. Tienden a huir del conflicto y en general muestran una actitud pasiva.

¿Cómo saber qué tipo de personalidad tengo?

Saber dentro de qué categoría te encuentras en muchos casos es complejo, ya que como hemos comentado anteriormente, el eneagrama no es una herramienta estática. “Cada eneatipo tiene sus diferentes alas, lo que puede hacer que te confundas. Las alas son el número anterior y posterior. Por ejemplo, el eneatipo 3 tiene el ala 2 y 4. Luego también está la tendencia de cada eneatipo, por ejemplo, el eneatipo 9 se centra con el 3 y se descentra con el 6”, explica la psicóloga sanitaria Silvia Alonso.

Es importante familiarizarse mucho con los diferentes eneatipos y observarse desde la humildad, no queriendo tener en cuenta solo una parte de tu comportamiento. También es útil preguntar a nuestro entorno cómo nos ven, que nos describan desde la sinceridad.

Aunque en internet hay tests que nos pueden ayudar para ver cuál es nuestro eneatipo, lo más recomendable es contactar con un profesional especializado en esta herramienta para que nos pueda orientar.

¿De qué manera la personalidad determina en nuestra conducta?

La personalidad es una tendencia y determina cómo nos comportamos desde el inconsciente cuando estamos con alguien. Pero, ¿esto significa que siempre voy a ser así? No tiene por qué. La psicóloga Silvia Alonso explica que “si queremos cambiar, tenemos que trabajar en ser conscientes de esos comportamientos que hacemos en automático, para poco a poco ir modificándolos”. Pero siempre habrá una tendencia en nosotros, por ejemplo, si somos eneatipo 6 y tendemos a sentirnos inseguros una vez que lo hemos trabajado nos sentimos mucho más seguros en nuestro día a día, pero si surge un cambio o momento delicado en nuestra vida, vamos a tender más a la inseguridad que otro tipo de persona.

Los expertos exponen que la personalidad puede ayudarnos a comprendernos, pero en ningún caso a justificar los hechos que realizamos.

Dentro de los diferentes tipos de personalidades que existen hay diferencias en el comportamiento de una mujer y de un hombre, ya que la conducta no es igual a nivel social. Esto hace que moldeemos nuestra conducta en base a lo que se espera de nosotros.

Según nos cuesta la psicóloga Silvia Alonso, está demostrado que los hombres tienden a exteriorizar mucho menos los sentimientos que las mujeres. ¿Es porque sienten menos? Claro que no, es porque socialmente está menos permitido a los hombres que a las mujeres. Según Alonso, a los hombres se les da el mensaje de que han de ser fuertes y aguantar, lo que hace que soliciten mucho menos apoyo psicológico, aunque lo necesiten. En consulta más del 90% de los pacientes son mujeres.

Artículo publicado por Nuria Santos

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: