Así son las personas INFJ (la personalidad más rara del mundo) en sus relaciones de amor

Personalidad-INFJ-AMOR

Tan poco común como su personalidad, una relación de amor con un INFJ es de todo menos convencional. Románticos, protectores y amantes del tiempo de calidad. Así son los INFJ cuando están enamorados

Lady Gaga, una INFJ por excelencia, ya nos lo mostraba en la película Ha nacido una estrella. Este tipo de personas viven las relaciones amorosas de forma muy intensa y en la mayoría de los casos, anteponen el bienestar de su pareja al suyo propio.

Cada persona es un mundo, pero la forma que tienen los INFJ de percibir su entorno hace que sus relaciones amorosas sigan un patrón muy concreto.

Como ya sabemos, los INFJ, uno de los tipos de personalidad más raros del mundo, son personas bastante introvertidas y exigentes a la hora de abrirse a los demás. Es por eso que para llegar a crear conexiones genuinas son muy selectivos a la hora de elegir con quien pasar su tiempo.

De este modo, el tiempo supone para ellos la forma más grandiosa de expresar su amor por los demás y que del resto lo demuestren hacia él. Cada uno valora más unos aspectos en sus relaciones y en el caso de los INFJ el tiempo de calidad es esencial.

Gary Chapman hace una clasificación de las formas que tienen las personas de expresar su amor y de la manera en la que prefieren recibirlo. En su libro Los cinco lenguajes del amor describe que las 5 formas de manifestar el amor son: el tiempo de calidad, las palabras de afirmación, el contacto físico, los actos de servicio y recibiendo regalos.

Para los INFJ, su pareja romántica es lo más importante. Cuando encuentran a alguien compatible dedicarán su tiempo en cuerpo y alma a la otra persona.

Esto, por otra parte, dependerá en gran medida de si se trata de un INFJ asertivo (INFJ-A) y turbulento (INFJ-T).  

El 93% de las personas con identidad asertiva se sienten seguros de sí mismos, mientras que en el caso de los INFJ de Identidad Turbulenta, el porcentaje es de un 62%. Esto, por tanto, es muy significativo en sus relaciones amorosas y de amistad, ya que de ello dependerá en gran medida su forma de afrontar los problemas que surjan en su relación.

Los asertivos no dan tanta importancia a las opiniones de los demás. De este modo, suelen mantener la puerta abierta para que entren más personas en sus vidas que lo que permiten los INFJ del tipo turbulento.

Sin embargo, por mucho que apreciemos estas pequeñas diferencias entre un tipo y otro, por lo general, ambos INFJ mostrarán la misma actitud a la hora de relacionarse con los demás. Tanto en el amor como en la amistad o el entorno de trabajo.

Con su característica insatisfacción y una empatía desbordada, esta es la forma que tienen los INFJ de vivir sus relaciones de amor:

PERSONALIDAD INFJ EN EL AMOR

NO SE CONFORMAN CON CUALQUIERA

La profundidad de los defensores no les permite conformarse con cualquiera. Buscan relaciones románticas en las que puedan hacer brillar su mundo interior y sentirse realmente enamorados.

Las personas con este tipo de personalidad tan poco común, son muy especiales a la hora de decidir a su compañero/a de vida. Al ser tan observadores y prestar tanta atención a los detalles, serán muy exigentes al decidir con quién involucrarse.

EXPECTATIVAS VS. REALIDAD

Pueden parecer personas exigentes, pues al tratarse de personas muy intuitivas valorarán muchos de los aspectos que caractericen a la otra persona. De este modo, muchas veces las expectativas que tienen en mente se dan de bruces con la realidad.

La búsqueda de una perfección que no existe, puede acabar por frustrarles. Los defensores son personas que esperan del resto lo mismo que ellos harían. Esto no tiene por qué ser malo, pero en muchas ocasiones pueden llevarse una decepción.

El vivir con estas expectativas tan altas hace que sea más complicado para los INFJ crear vínculos. Eso sí, si encuentran un equilibrio entre lo que buscan y la realidad pueden conseguir relaciones amorosas muy fructíferas.

ENCUENTRAN EN SU PAREJA UN LUGAR SEGURO

A pesar de que en otras situaciones los abogados pueden ser personas introvertidas cuando encuentran a la persona correcta se abrirán a ella por completo. 

Ya lo hemos visto, los INFJ son amantes del tiempo de calidad, y el pasarlo al lado de su pareja hace que se convierta en un verdadero refugio para ellos. Un lugar en el que ser ellos/as mismos/as por completo y recibir el afecto y cariño que precisan.

LOS POLOS OPUESTOS NO SE ATRAEN

Para los defensores es muy importante que su pareja sea afín a su manera de entender la vida y de sentir. Priorizan lo interior a lo exterior y necesitan crear un vínculo que vaya mucho más allá de la atracción física, un nexo profundo y un amor verdadero.

El dicho de “los polos opuestos se atraen” no se corresponde con la visión de los abogados. Requieren unirse a personas que tengan los mismos principios que ellos, ya que el hecho de que los valores de la otra persona no concuerden con los suyos, puede ser muy frustrante para un defensor.

No les gustan aquellas personas que pretenden convencerles de algo que va en contra de sus ideales. Son un poco cabezotas por naturaleza y quien se enamore de un defensor es muy importante que sepa respetar su forma de pensar.

LA BELLEZA ESTÁ EN EL INTERIOR

Priorizan lo interior a lo exterior y necesitan crear un vínculo que vaya mucho más allá de la atracción física, un nexo profundo y un amor verdadero.

Los defensores no son personas superficiales, para ellos la belleza de la otra persona se encuentra más en lo que es que en lo que aparenta. Les gusta indagar sobre la otra persona y descubrir sobre su mundo interior.

VÍNCULOS GENUINOS

Son parejas muy detallistas, afectuosas y honestas. Trabajan hacia el bien de la relación y empatizan siempre con las necesidades del otro.

Una persona con este tipo de personalidad puede hacerte sentir muy bien en una relación de pareja. Son románticos, apasionados y saben escuchar.

AMOR= CRECIMIENTO PERSONAL

Para este tipo de personas el amor puede convertirse en el camino del crecimiento personal. Muchos otros, consideran que en ocasiones el estar en pareja puede hacerte perderte a ti mismo. Sin embargo, los defensores creen que las relaciones románticas pueden ayudarles a ser mejores.

Ven el amor como una muy buena oportunidad para aprender y crecer como personas. Para ellos es muy valioso el hecho de que una relación evolucione y se haga más profunda con el tiempo.

DICEN COMO SE SIENTEN

Ten claro que si estableces un vínculo amoroso con una persona con este tipo de personalidad, no sentirás incertidumbre.

Los INFJ te permitirán conocerles por completo y compartirán sus secretos más íntimos contigo.

SON PROTECTORES

Su lucha por la justicia y su empatía desmedida hacen que siempre busquen tu felicidad. Los defensores, tal y como su nombre indica, te protegerán de todo aquello que pueda hacerte daño y esté en su mano.

Se preocuparán por tu comodidad en todo momento. No obstante, en ocasiones pueden pasarse de protectores y ver el peligro donde no lo hay.

ADORAN EL CONTACTO FÍSICO

En relación al tiempo de calidad, los INFJ valoran mucho el contacto físico durante los ratos que pasan con su pareja. Las caricias, los abrazos y las muestras de cariño a través de lo físico son una parte muy importante de sus relaciones.

Artículo publicado por Ángela García-Tomé

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: