Cómo convertirte en una persona MÁS INTELIGENTE siguiendo un consejo muy sencillo

como-ser-mas-inteligente
Azpilicueta-Robadoble-300x600-DMPU

Hay algo que puedes hacer por tu cerebro que creará conexiones neuronales nuevas, mejorará tu humor, tu concentración y que, además tendrá un efecto por un largo periodo de tiempo, protegiéndolo de enfermedades como el Alzhéimer, la demencia o la depresión¡sigue leyendo!

Muchas veces pensamos que las personas que vemos con grandes cualidades y dones, como los niños que saben tocar perfectamente un instrumento o hablar varios idiomas cuando apenas han cumplido 5 años, han nacido con una gran inteligencia, sin embargo múltiples estudios han demostrado que los genios no nacen, sino que se hacen.

Las personas realmente inteligentes se construyen en un proceso de continuo crecimiento, y poco a poco van adquiriendo hábitos que les permiten desarrollar su inteligencia.

La forma más eficiente de aumentar nuestra inteligencia y las capacidades de nuestro cerebro es haciendo ejercicio, pero, ¿Cuáles son realmente los beneficios del deporte en nuestro cerebro? El primer lugar, el ejercicio aumenta la producción de neurotrofina. Posiblemente recordarás cuando los seres humanos pensábamos que una persona adulta ya no podía producir neuronas nuevas a una determinada edad. Pues la neurotrofina es precisamente eso. Es la hormona encargada de producir nuevas neuronas y una parte fundamental para mantener un cerebro sano y flexible.

Es decir, que si tenemos que cambiar la forma de pensar sobre algo, cambiar hábitos o cambiar cualquier cosa que genere nuevas redes neuronales necesitamos la neurotrofina y es lo que me evita a largo plazo pérdidas cognitivas, pérdidas de la memoria, demencias, etc…

Las neurotrofinas son un grupo de proteínas que se encargan de que nuestro sistema nervioso funcione correctamente, mantenimiento y saneando tanto las células que conforman nuestro cerebro como nuestros nervios.

Además, el ejercicio estimula la velocidad a la que incorporamos información nueva en el cerebro. De hecho, si queremos hacer una sola cosa para aumentar nuestro rendimiento cerebral, deberíamos incluir ejercicios de fuerza en nuestra rutina de entrenamiento.

Hay estudios que demostraron que hacer ejercicios de alta intensidad antes de una clase hacía que las personas aprendieran palabras nuevas en otro idioma un veinte por ciento más rápido que aquellas que se habían quedado quietas.

Para que el cerebro aprenda algo nuevo debe modificarse y cambiar su estructura y por tanto, producir neuronas nuevas.

De 20 a 40 minutos de entrenamiento son suficientes para aumentar tus niveles de neurotrofina y esto, además, reduce nuestros niveles de estrés y ansiedad por una razón muy sencilla: cuando un león ve a una cebra y se lanza a por ella para cazarla, la cebra sale corriendo a su máxima velocidad para tratar de sobrevivir. El estrés y la ansiedad que aparecen en ese momento en el organismo de la cebra son generados por una amenaza real y si la cebra escapa, ese ejercicio que ha realizado para huir del león le va haber servido para bajar sus niveles de cortisol y de otros transmisores.

En los humanos, la amenaza no es tan agresiva y el problema es que no estamos acostumbrado a movernos cuando tenemos altos niveles de cortisol en el organismo, simplemente nos acostumbramos a trabajar con el cortisol por las nubes a lo largo del día, lo cual es muy perjudicial para nuestra salud, ya que niveles de cortisol muy altos durante un tiempo prolongado en el ser humano acelera la velocidad a la que destruimos tejido cerebral. Por esta razón, el ejercicio es la mejor manera de adaptar al cerebro para reaccionar mejor frente al estrés.

El movimiento señala en el cerebro que algo importante está sucediendo, mientras que si estamos quietos, el cerebro interpreta que estamos seguros y no justifica aprender nada nuevo.

¿Qué pasa con la motivación en el ejercicio? Todo lo que hacemos tiene una recompensa y este tipo de motivaciones están registradas en el cerebro por una sustancia llamada dopamina.

Azpilicueta-banner-movil-300x250

Obviamente, la motivación es más compleja que únicamente estimular a la dopamina, pero el ejercicio, además de aumentar la dopamina, hace que tengamos más receptores para la dopamina en los centros de recompensa de nuestro cerebro.

Esto es crucial porque significa que, si al realizar una actividad placentera, antes te daba un determinado placer (por ejemplo, 8 sobre 10) con mayores niveles de dopamina en el cerebro obtendrás un placer de 10 sobre 10.

El ejercicio no solo aumenta la dopamina, sino que también aumenta la serotonina y la noradrenalina. Numerosos estudios han demostrado que tiene igual de efectividad para el estado de ánimo en pacientes depresivos la toma de sertralina (sertraline hydrocholoride) que el ejercicio diario.

Sin embargo, supongamos que ya estás motivado, que no tienes ningún problema para sentarte a estudiar, ¿Por qué deberías ejercicio entonces? Pues porque el ejercicio no solo te ayuda en estas áreas, sino que siempre te va ayudar a aumentar el rendimiento aún más.

Todos sabemos que el ejercicio es bueno para el corazón y para bajar de peso, pero esto es solo un pequeño porcentaje de todos los beneficios que tiene realizar ejercicio. El ejercicio correcto debe estar orientado a dos cosas: Por un lado, a aumentar la cantidad de mitocondrias que tenemos por célula (producción de energía) y por otro, a aumentar la masa muscular.

Hábitos que debes realizar a diario para desarrollar tu inteligencia

Leer constantemente y a diario

nuestro cerebro es un órgano al que podríamos comparar con un músculo, y si no lo ejercitamos, este se va atrofiando y perdiendo cualidades. La lectura es un hábito perfecto para expandir la fortaleza cerebral.

Administra bien tú tiempo

Las personas inteligentes saben articular sus actividades correctamente a través del tiempo. Es fundamental saber organizar nuestras tareas diarias. Antes de que empiece cada día, debes tener una lista de prioridades y saber separar lo importante de lo urgente.

Acepta tus errores y limitaciones

una muy buena manera de cultivar tu inteligencia es deshacerte del orgullo. Cada error que cometas, debes transformarlo en una oportunidad para aprender. Los errores nos permiten avanzar de forma más eficiente. Ser más inteligente significa no solo tener más información en la memoria, sino también transformar nuestra mentalidad para dejar de temer a los errores, y en lugar de eso, aceptarlos para seguir mejorando. Al abandonar la mentalidad mediocre de caminar siempre en lo seguro, te abres a la posibilidad de encontrar en lo desconocido nuevas oportunidades.

Rodéate de gente inteligente

mira a tu alrededor y piensa “¿Con qué tipo de personas me estoy juntando? ¿Estoy buscando y cultivando relaciones que me inspiren a crecer?”. Tu grupo de amigos y las personas con las que pasas tu tiempo puede influenciar tu vida de dos maneras muy claras: esas personas de tu entorno te harán mejor o te harán peor. No hay más. Y ojo, si te consideras la persona más inteligente de tu grupo de amigos, te estás limitando. Sé sabio a la hora de elegir tus relaciones ya que, como hemos mencionado anteriormente, solo hay dos tipos de personas, aquellas que te arrastran o aquellas que te impulsan.

Estudia otro idioma

uno de los efectos más beneficios que tiene estudiar un nuevo idioma recae directamente sobre el cerebro, y más concretamente sobre la agilidad mental. De hecho, esto no sólo se cumple con personas jóvenes, sino también con estudiantes mayores. Así lo pone de manifiesto una investigación publicada en la revista ‘Annals of Neurology’, en la que se realizaron test de inteligencia a varias personas hablantes nativas de inglés, cuando éstos tenían once años y cuando cumplieron 70 años. Aprender un idioma nuevo, además, Retrasa el Alzheimer,  aumenta la materia gris y el tamaño del cerbero, nos permite percibir las palabras de forma diferente, nos convierte en personas más creativas, más tolerantes y también favorece la versatilidad para cambia de tarea o tomar decisiones razonadas.

Querer ser más inteligente significa aceptar de forma voluntaria asumir más responsabilidades y no utilizar la inteligencia única y exclusivamente para satisfacer nuestros propios deseos, sino que al cultivarla significa que crearás proyectos que no solo te beneficien a ti, sino también a la gente que te rodea.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Azpilicueta-banner-movil-300x250