Soy gay y quiero ser padre. Todas tus dudas, resueltas

soy-gay-y-quiero-ser-padre

Por Jessica Torrado

Cada vez se habla más de diversidad familiar, no obstante querer ser padre siendo gay no siempre es tan fácil como parece.

Por normal general, a la mayoría de las personas les llega un momento en el que el reloj biológico llama a la puerta, y no solo a la de las mujeres. La llamada de la naturaleza no hace discriminación en este sentido y toca a todas las personas por igual. La familia como origen y como fin es una ley natural. La única forma que tenemos de perpetuarnos en el mundo es a través de los hijos.

Aunque la necesidad de querer ser padre puede llegar a ser igual de intensa que la de ser madre, es cierto que el proceso hasta conseguirlo no es el mismo para todos. Peor aún, si eres hombre y homosexual.

Es cierto que las mujeres lo tienen más fácil a la hora de poder tener un bebe. Además de estar genéticamente preparadas para ello, existen muchas más técnicas de fecundación a la que pueden recurrir en caso de que no puedan quedarse embarazadas, estén solteras o en pareja homoparental, pero ¿qué pasa con los hombres? Aquí se complica bastante más el asunto.

La paternidad en los hombres solteros o parejas gay todavía es un tema que suscita bastante polémica, no obstante, en los últimos años la visibilidad de las familias monoparentales y homoparentales, es decir, las formadas por personas del mismo sexo, están cobrando visibilidad.

La dificultad para la construcción de una familia homoparental, es sin duda todavía mayor que si decides tener un hijo o hija en solitario. Los prejuicios y los obstáculos que te acompañarán durante y después de todo el proceso, pueden hacer que una de las decisiones más importantes y fascinantes de la vida llegue a convertirse también en la más ardua y compleja. Es por ello, que la fortaleza mental que tengas en el comienzo de este proceso, será fundamental para poder afrontar cualquier obstáculo con el que te puedas encontrar durante el camino.

Aunque existen un sinfín de prejuicios alrededor de los diferentes tipos de familias, en especial en las familias gays, cada vez se aborda más el tema de la diversidad sexual, sobre todo en los hogares y en las escuelas.

Y es que la visibilidad es mejor camino hacia la aceptación. Es por ello que son muchos los famosos ya, que han decidido no renunciar a su derecho de ser padres por el simple hecho de ser hombres solteros o gays y que muestran por todo lo alto su faceta como padres.  Ricky Martin, Miguel Bosé, Neil Patrick Harris o Elton John, son algunos de los personajes públicos más conocidos que han decidido ser padres, en la mayoría de los casos, mediante la gestación subrogada. Proceso que lamentablemente, no está al alcance de cualquier economía.

Si eres hombre soltero o gay y te estás planteado ser padre, aquí te dejamos algunos de los caminos que deberás seguir para conseguirlo.

Co paternidad

La copaternidad o coparentalidad se da si decides compartir con una mujer, sin necesidad de tener un vínculo amoroso o afectivo con ella, la concepción y crianza de un hijo. Aunque esta práctica no es muy frecuente en España, en países como Canadá, Estados Unidos, Francia o Reino Unido está cada vez más extendida.

Cuando decides optar por la copaternidad, es porque has encontrado a la persona adecuada con la que compartir la crianza y educación de tu futuro hijo. Al tratarse de una relación no sentimental, la unión principal de los copadres son los hijos, y la base de la familia estará conformada por una serie de acuerdos mutuos cuyo objetivo principal será el bienestar del niño o niña.

Es por ello que es muy importante que esa persona comparta tus mismos valores y que previamente hayáis acordado en detalle los tiempos, deberes y obligaciones de cada uno en este nuevo camino que emprenderéis juntos.

Better half (2015), en español Media naranaja, es una película sobre una pareja de hombres muy feliz, que luchan para cumplir un gran deseo: tener un hijo.


----- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO DEBAJO -----

--------------------------------------

Adopción

Otra de las opciones que puede tener un hombre para poder ser padre sin necesidad de contar con una figura materna es la adopción. Pero acoger a un niño ya nacido para ofrecerle una vida mejor, en un entorno familiar, no siempre es sencillo para los hombres solteros, complicándose más aun la situación siendo homosexual.

Lamentablemente este proceso no es igual para todos, y no siempre se tienen las mismas oportunidades. Y es que la adopción homoparental solo es legal en 26 países en todo el mundo, siendo España uno de ellos.

En nuestro país, mientras cumplas una serie de requisitos, es posible adoptar al margen de tu estado civil, sexo o condición sexual, sin embargo, sí que será necesario que tengas en cuenta las leyes de origen. Existen algunos países que limitan las adopciones a familias monoparentales y más aun a parejas homosexuales.

De hecho, es muy frecuente adoptar en solitario ocultando la condición sexual para facilitar los trámites y posteriormente educar y criar en pareja. Aunque es importante tener en cuenta que, de este modo, la patria potestad será únicamente del adoptante.

Si finalmente te decantas por este camino para poder ser padre, recuerda tener paciencia y no perder la esperanza. Aunque es un proceso largo y tedioso habrá merecido la pena.  

Patrick Age 1.5 (2008) es un largometraje sueco cómico-dramático, que cuenta la historia de un matrimonio gay sueco que se acaba de mudar a un barrio en las afueras de la ciudad, con un recibimiento muy poco acogedor por parte de sus vecinos.

Gestación subrogada

Esta es la única forma de poder ser padre biológico sin tener que acudir a la copaternidad. Mediante este procedimiento, la función de la mujer será únicamente la de la gestación del embrión para posteriormente dar a luz al bebe. 

Aunque en España la gestación subrogada no está permitida, existen algunos países como Canadá o los estados de California, Florida o Utah en los Estados Unidos, donde sí está regulada esta práctica.

La gestación subrogada es sin duda, la técnica más cara para poder conseguir ser padre debido a la gran implicación de la gestante y todos los trámites necesarios para llevarlo a cabo. Dependiendo del país donde se lleve a cabo, puede llegar a alcanzar los 150.000 euros.

Es muy importante que, si te decantas por este método, recurras a una agencia especializada en el tema para que te asesore y poder así llevar a cabo la práctica de una forma correcta y legal. Una de las mayores polémicas que existe alrededor de este método es precisamente la idea de que el vientre de alquiler supone un desprecio a la dignidad de la mujer, llegando incluso a ser víctimas de mafias y de tratas.

Nadie dijo que fuera fácil, pero el deseo de ser padre puede llegar a ser tan poderoso que te hará saltar prácticamente cualquier obstáculo con el fin de llegar a la meta. Y es que, aunque dicen que el amor de una madre, es algo mágico e irremplazable, en realidad lo mágico e irremplazable es el amor de una familia. Sea como sea que esté formada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: