Muerte por éxito: los escándalos de diez famosos que fueron sepultados por su propia fama

En una sociedad que consagra la fama y se regala en las redes sociales por conseguir likes y fans, cagarla tienes claras consecuencias. Saber gestionar la popularidad es la base del éxito y más aún cuando tu vida está expuesta a la opinión de todo el mundo.

[rrss_buttons twitter=’on’ facebook=’on’ pinterest=’off’ linkedin=’on’ whatsapp=’on’]

La fama no es ninguna garantía de éxito y, ni mucho menos, de felicidad. Estar expuesto al mundo entero tiene graves consecuencias si no estás preparado para gestionar la popularidad. Pifiarla puede ser un camino sin retorno. De un día para otro, los contratos de trabajo se caen, los patrocinadores se esfuman, el teléfono deja de sonar y la admiración del público se convierte en rencor o, incluso indiferencia.

En una era en la que los seguidores y los fans demandan cada vez más información y contenido sobre sus ídolos, hacemos un repaso de aquellos famosos cuyos escándalos fueron portada de los tabloides del mundo entero. Sólo algunos han sabido a base de esfuerzo, millones de dólares y grandes campañas de imagen sobrevivir al implacable golpe del escrutinio público.

EL DUQUE HARRY DE SUSSEX

Al año de la muerte de su madre, Harry empezó secundaria en el Eton College. Se graduó en 2003 con muy buenas notas y habiendo demostrado tener una habilidad especial para los deportes. Tras su graduación, se tomó un año sabático para vivir experiencias internacionales entre Australia, África y Argentina. El príncipe Harry necesitaba refugiarse de la prensa: aquel niño pelirrojo y travieso que le sacaba la lengua a los paparazzi era algo más inquieto que su hermano mayor y empezaba a ser una preocupación para su padre por generar algún que otro escándalo propio de la edad. Si bien es cierto que su actitud era la típica de cualquier adolescente, Harry en ese momento no era consciente de la trascendencia que tenían cada uno de sus actos.

A los 16 años Carlos de Gales, su padre, lo encontró fumando marihuana y lo mandó al centro de rehabilitación Featherstone Lodge: «Se trata de un asunto muy serio que se ha resuelto dentro de la intimidad familiar», comunicó la Casa Real en aquel entonces. Sin embargo, justo antes de emprender su viaje a Argentina, fue capturado por los paparazzi en una pelea a gritos y puñetazos con un fotógrafo del diario Evening Standard, al salir de una discoteca en Londres.

A medida que el príncipe crecía, aumentaban sus escándalos. Más allá de las incontables veces que lo fotografiaron borracho, en Halloween de 2005 fue protagonista de uno de los hechos más sonados de toda la crónica social sobre la realeza: a Harry se le ocurrió la “magnífica” idea de acudir a una fiesta privada en la casa de un amigo disfrazado de nazi, con uniforme y brazalete con esvástica.

[cm_ad_changer campaign_id=»12″]

«Lo lamento muchísimo. Fue una pésima elección», declaraba cuando las imágenes fueron publicadas en los tabloides de medio mundo. Después de aquello, el hecho de que lo fotografiaran en 2012 desnudo en una habitación de un hotel de Las Vegas durante una fiesta resultó ser mucho menos grave.

En el año 2017, Harry declaró al diario The Telegraph: «Estuve  muy cerca del colapso en varias ocasiones. Practiqué boxeo porque me decían que era una buena manera de sacar la agresión. Eso también me salvó».

A los 28, el príncipe Harry asumió la realidad de sus problemas y decidió enfrentarse a ellos. Buscó ayuda en psiquiátrica tras una conversación con su hermano Guillermo, que, tal y como el mismo Harry confesó, «me dijo que necesitaba lidiar con ese problema y que no podía seguir haciendo como si nada me afectara». Fue entonces cuando no sólo se terminaron los escándalos para Harry y sus sonados titulares, sino que además comenzó una nueva vida junto a su actual mujer, Megan.

JUSTIN BIEBER

Corría el año 2007 cuando el video de un nuevo ídolo juvenil irrumpía en la escena musical. Con una cara angelical y demostrando grandes cualidades de afinación, Justin Bieber le robó el corazón a millones de fans de todo el mundo gracias a las publicaciones que su madre hacía en Youtube.

Tres años después grabó su primer disco, My World 2.0, y hasta la fecha, se calcula que ha superado la cifra de los 150 millones de discos vendidos en todo el mundo.

Sin embargo, las vertiginosas cifras de su exitosa carrera se han visto eclipsadas por sus numerosos escándalos en más de una ocasión (y de dos, y de tres… en una infinidad de ocasiones para ser exactos…).

La lista de altercados de Justin Bieber ha estado alimentando las redes, las revistas y los periódicos de medio mundo durante años: agresiones a sus fans antes de los conciertos, detenciones por pegarle a un chófer o por conducir bajo los efectos del alcohol y de las drogas, una huida en el aeropuerto de Estambul, un video de una prostituta que se hizo viral tras pasar la noche con el cantante, fotos escupiendo a sus fans, una habitación en su casa dedicada exclusivamente al consumo de marihuana, una pelea contra Orlando Bloom en un restaurante de Ibiza y un largo etcétera terminaron por hundir al ídolo musical. Sus problemas de salud mental comenzaron a ser portada y el cantante canadiense terminó confesando en 2019 haber padecido una terrible depresión de la que le costó más de dos años salir.

Actualmente y tras una ardua recuperación y un claro trabajo de introspección y autocrítica, Bieber ha dejado atrás las adicciones, las malas influencias y una vida al borde del exceso. «Creo que estoy justo donde se supone que debo estar y Dios me tiene justo donde él quiere que yo esté», declaraba en una grabación que el cantante subió a su canal de Youtube.

TIGER WOODS

La estrella del golf fue testigo de cómo su imagen de icono del deporte se derrumbaba como consecuencia de una promiscuidad descontrolada. Su facha de marido perfecto y padre de familia era eclipsada por diversos escándalos sexuales que fueron carne de titular en los tabloides del todo el mundo. Los elogios se convirtieron en dedos acusadores y sus divorcios en un agujero negro de millones de dólares. 

En pleno apogeo de su carrera, el deportista confesó ser adicto al sexo y al alcohol. La primera adicción fue revelada durante los dos matrimonios en los que Woods terminó separándose antes de tomar la decisión de internarse en un centro de rehabilitación. La segunda adicción fue de dominio público cuando se estrelló con su coche en su propia mansión y la modelo sueca, Elin Nordegren, declaró que Tiger se encontraba en estado de ebriedad, inconsciente “y acompañado de 10 mujeres”.

Años más tarde, se supo que la policía de Florida lo había detenido por quedarse dormido al volante y de madrugada, con claros síntomas de haber estado empinando el codo más de la cuenta.

Sus patrocinadores le retiraron el apoyo al “Tigre del golf”, especialmente la casa deportiva Nike. Ante la falta de ingresos y el bombardeo de noticias sobre sus escándalos, el golfista decidió “retirarse” y esconder la cabeza bajo tierra para desaparecer por completo hasta que las aguas se calmasen.  

ROMAN POLANSKI

El director de películas como China Town (1974) y El pianista (2002), cumplirá 88 años marcados por el escándalo. Era 1977 cuando saltaba la noticia: Roman Polanski realizó una sesión de fotos a la modelo y actriz Samantha Geimer, una joven de 13 años, en la casa de su amigo Jack Nicholson, que en el momento no se encontraba en su hogar. El director de cine había pedido permiso a la madre de la joven, asegurándole que las fotos serían publicadas en la edición francesa de la revista Vogue.

Fue durante esta sesión que el director suministró a Samantha una dosis parcial de un sedante a la vez que le daba de beber champán. Cuando los sentidos de la joven ya se encontraron lo suficientemente alterados por la somnolienta mezcla, el director de cine “la obligó a mantener relaciones sexuales con él” pese a la negativa de la joven, según publicaron diferentes medios de comunicación. Al enterarse de lo que había ocurrido, la madre de Samantha Geimer llamó a la policía.

Más de cuarenta años de litigios en los tribunales y diferentes acusaciones de supuestas víctimas, han mantenido al director de cine alejado del suelo norteamericano para evitar su detención. A pesar de que estuvo en arresto domiciliario en su casa de Suiza, EEUU exigía su extradición para ser juzgado y condenado por las leyes americanas.

A la izquierda, el director Roman Polanski de joven. A la derecha, Samantha Geimer.

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, anunciaba en mayo de 2018 que Roman Polanski estaba expulsado de la Academia debido a las diferentes acusaciones de agresión sexual que aún hoy enfrenta.

Sus 12 nominaciones de El oficial y el espía a los premios César reactivaron la polémica que incluso llevó a una multitud a manifestarse de forma pacífica en contra del director la noche de la ceremonia. Polanski anunció que no acudiría a la gala de entrega de premios. Sin embargo, Polanski se alza con el premio al premio al mejor director. La actriz Adèle Haenel y todo el equipo de Retrato de una mujer en llamas abandonaron la ceremonia al grito de “¡Buen trabajo a la pedofilia!”. Samantha Geimer, como ya resultaba más que habitual, exigía que por favor “se separase al artista de la obra” y que de una vez por todas la dejaran en paz.

MICHAEL PHELPS

Tras batir récord de oros en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 con ocho medallas doradas, el que había sido considerado el mejor nadador de la historia era cazado fumando marihuana en una fiesta. Una foto, publicada por el diario News of the World mostraba a Phelps en una fiesta de alumnos de la Universidad de Carolina del Sur con un bong, pipa de agua utilizada para fumar marihuana.

Sus patrocinadores se esfumaron y sus hazañas deportivas se ahogaban bajo los titulares de diversos escándalos asociados con drogas y alcohol de los que el estadounidense era protagonista.

Cuatro años después, en la piscina de los JJOO de Londres 2012, el estadounidense se hizo con seis medallas, cuatro de oro y dos de plata, reconocimientos con los que sumó a su historial olímpico 22 metales, con las ocho que obtuvo en Atenas 2004, superando así a la gimnasta ucraniana Larisa Latynina. Después de Pekín, el nombre del nadador estadounidense ocupó la primera plana en los diarios del mundo, pues fue acusado de haber tenido sexo con una stripper en su casa, algo que hoy en día es solo una anécdota, pues nadie pudo confirmar nada.

Sin embargo, en 2014 el nadador volvía a ser noticia cuando la policía de Baltimore, en su tradicional ruta por la autopista para controlarlos excesos de velocidad, detenía a Phelps de madrugada por viajar a más de 135 kilómetros por hora. Ya en noviembre del 2004, cuando tenía 19 años, había sido arrestado por conducir bajo la influencia del alcohol en Salisbury (Maryland). Se declaró culpable, fue puesto en libertad condicional durante 18 meses y tuvo que pagar una multa de 250 dólares y dar charlas a jóvenes de colegios de secundaria sobre la conducción y la bebida.

Así como su historial deportivo es extenso y repleto de galardones y condecoraciones, su prontuario policial no es menor y le ha quitado la chapa de ‘deportista íntegro e intachable’.

HUGH GRANT

Hugh Grant gozaba de esa imagen impecable de joven atractivo y bondadoso que le sirvió para hacerse con los papeles de títulos como Cuatro bodas y un funeral o Sentido y sensibilidad. En 1995, cuando ya había dado vida a más de veinte personajes en diferentes proyectos cinematográficos, Grant fue detenido por la policía de mientras la prostituta Divine Brown (Estella Marie Thompson) de 23 años, le practicaba sexo oral en un BMW blanco que su productora había alquilado especialmente para la promoción de una película en la costa oeste.

En un mundo que todavía no conocía las redes sociales, las imágenes de la ficha policial del actor y la prostituta dieron la vuelta al mundo. Para entonces, su imagen de atractivo galán con cara de bueno y mirada quedó por los suelos.

El éxito de sus películas se vio empañado por los titulares de los tabloides sensacionalistas que, además, pagaron 250 mil dólares para conseguir declaraciones en exclusiva de la prostituta.

Las imágenes de la ficha policial del actor Hugh Grant y Estella Marie Thompson

La causa judicial obligó al actor a pagar una fianza de mil dólares y comprometerse a realizar tareas comunitarias. Sin embargo, a esas alturas de “la película” la preocupación de Hugh Grant era su imagen y su carrera cinematográfica: había sido detenido en plena promoción de la película Nueve meses, en la que era protagonista junto con Julianne Moore.

El actor proclamó su arrepentimiento públicamente en el programa de televisión El Show de Jay Leno, pero para la prensa no fue suficiente.

Los medios especularon con la carrera del actor, publicando que los contratos publicitarios se caerían y que su imagen pública se vería afectada, pero nada de eso ocurrió. Unos años más tarde, Grant fue convocado para protagonizar películas como Notting Hill, Mickey Ojos azules, El diario de Bridget Jones o Love Actually, entre muchas otras que tuvieron una gran acogida por el público.

JUDE LAW

Cuando Jude Law conoció a Sadie Frost, ella tenía 25 años y estaba casada con el guitarrosta de la banda Spandau Ballet, Gary Kemp. Por aquel entonces, Jude Law tenía 19 años y soñaba con una carrera en Hollywood.

Sadie Frost puso fin a su matrimonio con el roquero para poder casarse con el actor, con el que tuvo tres hijos. La carrera de Law ascendió a una velocidad de vértigo al tiempo que el matrimonio se codeaba con la flor y nata del celuloide en fiestas alocadas. Tras el divorcio de la pareja en 2003, ella confesó sus depresiones posparto y de lo mucho que le costaba seguir el ritmo de Jude.

Tanto Jude como Sadie siempre negaron las fiestas y las orgías con las que se les relacionó, sin embargo, la diseñadora Pearl Lowe, reconoció que durante unas vacaciones en 2001, ella y su marido, el músico Danny Goffey, participaron en un intercambio de parejas con Law y Frost.

El actor volvía a ser noticia cuando Iris, hija de la pareja y ahora modelo, se comió de forma accidental media pastilla de éxtasis. Según dijeron, la encontró en el suelo durante una fiesta infantil. Ella tenía solo dos años y corrieron con ella al hospital para someterla a un lavado de estómago.

Poco después del divorcio, Jude coincidió en un rodaje con Sienna Miller. Se enamoraron como dos adolescentes y se comprometieron. Pero el compromiso de la pareja fue más que efímero cuando Law protagonizó un escándalo sexual al descubrirse que le era infiel a Sienna con Daisy Wright, la niñera de los hijos que había tenido con Frost.

A la izquierda, Jude Law con Sienna Miller. A la derecha, la niñera.

Ella parece ser que tampoco se había estado quieta, y en octubre de ese mismo año Law se enteró por la prensa de que Miller mantenía una relación con Daniel Craig. Rompieron en 2006 y volvieron en 2009. Pocos meses antes de ese nuevo intento, él anunció que esperaba una niña. La madre se llamaba Samantha Burke y su relación duró poco menos que un suspiro. Suficiente para quedarse embarazada del actor. Law, tras la correspondiente prueba de paternidad, reconoció a la pequeña.

Law hizo un esfuerzo más que notable por llevar su ajetreada vida sexual con más disimulo y, sumado a la campaña de Dior y a su talento como actor su imagen se ha ido lavando de sus inclinaciones sexuales.

MICHAEL JACKSON

Con la muerte no siempre se entierra la huella que deja un estilo de vida excéntrico hasta los confines de la propia palabra. Cirugías obsesivas, comportamientos extravagantes, discos que fueron perdiendo ritmo con el devenir de los años y giras canceladas como consecuencia de las denuncias por abuso de menores que casi entierran al que sin duda ha sido icono de la música de una época.

El primer caso de abuso de ‘El Rey del Pop’ fue Jordan Chandler, un chaval de 13 años, que tras un acuerdo de 23 millones de dólares, la familia del denunciante decidió cerrar la investigación. Cinco días después de la muerte de Jackson, Jordan Chandler reveló que había mentido respecto al abuso y terminó por suicidarse en noviembre del 2009.

Así mismo, el cantante fue acusado en más ocasiones en donde destacan los nombres de Gavin Arvizo, Wade Robson y James Safechuck, entre otros. Los dos últimos revelaron su testimonio en el documental ‘Leaving Neverland’, emitido en 2019.

Además, Debbie Rowe, la enfermera con la que Michael Jackson se casó y madre de sus tres hijos reveló que Prince Michael I, Paris y Prince Michael II no son realmente hijos de ‘El Rey del Pop‘; sino de un donante de esperma.

A los escándalos de sus cirugías, sus denuncias por abusos sexuales y su paternidad cuestionada había además que sumarle el estado de banca rota en el que se encontraban sus finanzas, según afirmaron sus ex asesores financieros.

Sin embargo, todos sus altercados fueron sepultados al mismo tiempo que Jackson se despedía de este mundo. Según el diario británico The Sun, el patrimonio del ya fallecido Rey del Pop, que ahora tiene un valor estimado de mil millones de dólares, es casi tan poderoso como lo fue allá por los años 80 y 90 gracias a los lucrativos acuerdos y contratos firmados por los administradores de su fortuna. En agosto de 2018, en lo que habría sido su cumpleaños número 60, se reportó una recaudación de USD 74 millones en un año.

MICKEY ROURKE

Considerado en la década de los ochenta una de las caras más interesantes de Hollywood, Mickey Rourke era EL ACTOR, así con mayúsculas. El protagonista de nueve semanas y media lo dejó todo para dedicarse al boxeo y aun estilo de vida más “alegre”. Los golpes, las cirugías estéticas, los fillers, maltratos, celos y amenazas en sus relaciones sentimentales, así como las drogas y el alcohol terminaron por deformar el rostro (y la vida) del actor que en su día, enamoró a toda una generación.

El actor debutó en el film 1941, bajo las órdenes de Steven Spielberg, pero empezó a despertar suspiros y atención en Body Heat, un thriller erótico protagonizado por Kathleen Turner y William Hurt. Su papel era pequeño, pero su cara, su voz y su aspecto desprolijo no pasaron desapercibidos. Su carrera se disparó como la pólvora y los papeles comenzaron a lloverle en el que ya estaba siendo el mejor momento de su vida.

El antes y después de Rourke es uno de los más impactantes

En medio de tanto éxito, la fama le resultó una estrella demasiado pesada. No quería recibir tanta atención y cerca de cumplir los 40, tomó la decisión de volver al boxeo.

“Los ‘90 fueron un infierno para mí”, confesó Rourke sobre la década en la que perdió casi todo. El llamado a ser el gran actor de su generación abandonó libremente su trono en un intento frustrado por retomar su carrera como boxeador profesional. Fueron ocho peleas entre 1991 y 1994, con un récord de seis victorias y dos empates, hasta que un llamado de atención antes de un combate en Atlanta lo hizo abandonar. Los golpes le habían dejado secuelas en la lengua, la nariz y uno de sus pómulos. Su rostro, que había sido su herramienta de trabajo y tarjeta de presentación, había cambiado para siempre. Una relación de cirugías estéticas consecutivas lo terminaron por convertir en alguien irreconocible.

JOHN TRAVOLTA

«Pillado en un escándalo de infidelidades», así titulaba el periódico estadounidense National Enquirer su portada allá por el año 2010, sólo unas semanas antes de que Kelly Preston, esposa de Travolta, diera a luz al hijo de ambos. El diario se refería al actor protagonista de Grease, quien supuestamente habría sido infiel a su mujer durante toda la relación. La publicación consiguió declaraciones exclusivas con el escritor Robert Randolph que, según declaraba, tenía mucho que contar acerca del casanova de Fiebre del Sábado Noche. «John nunca dejó de engañar a Kelly ni siquiera después del nacimiento de cada hijo», publicaba el rotativo. Y el escritor se atrevió a ir más allá, declarando que tenía información que desvelar sobre el actor: «John Travolta ha estado engañando a Kelly durante años. Cuando los detalles salgan a la luz, Tiger Woods va a parecer un boyscout a su lado».

El escritor publicó su libro You»ll Never Spa In This Town Again (Nunca Volverás a un Spa en este Pueblo) que relata «la secreta cultura gay en los spa» de Hollywood. Y es que el escritor asegura que el actor ha estado manteniendo escarceos amorosos con hombres. «Conocí a John en 1998 después de casarse con Kelly. Yo creo que el matrimonio es una farsa total porque John va a por hombres y lleva años manteniendo relaciones sexuales con ellos a espaldas de Kelly», comentó Robert. «A mí me intentó entrar unas cuantas veces pero yo siempre le rechazaba. Lo que pasa es que siempre había muchos chicos que estaban deseando tener sexo con él».

En 2006, ese mismo periódico publicó unas fotos que dieron mucho que hablar. Travolta aparecía a los pies de su avión privado besando en la boca a un amigo. Las especulaciones sobre su tendencia sexual no se hicieron esperar. Para acallarlas, su representante hizo las siguientes declaraciones: «Travolta es un hombre felizmente casado, lo que demuestra que no es homosexual». En 2007 la revista LA Rag publicaba que había sido visto saliendo del Century Spa de Koreatown, conocido como una sauna homosexual. Según la publicación, Travolta visitaba con frecuencia este lugar. En 2008 el escritor Ian Halperin anunció que revelaría las aventuras de un actor gay que se unió a la Iglesia de la Cienciología buscando una cura para su homosexualidad y dio a conocer un vídeo en el que aparecía el ex-cienciologo Michael Pattison hablando abiertamente de Travolta y su supuesta ex pareja: el actor porno Paul Barresi. Según Pattison, estuvieron juntos durante dos años, pese a que ambos estaban casados.

En 2012 el el portal TMZ publicaba que el actor estadounidense había sido demandado por acoso sexual por un masajista que aseguró que el protagonista de «Grease» intentó tener relaciones sexuales con él y le tocó los genitales durante una cita para un masaje.

Los representantes de Travolta calificaron la demanda de «completa ficción» en un comunicado difundido por E!News y aseguraban que el actor no se encontraba en Los Ángeles cuando supuestamente ocurrieron los hechos y que el masajista solo busca «sus 15 minutos de fama».

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: