10 cosas muy extrañas que te pasan al dormir (que no sabías)

cosas-extrañas-dormir

Roncar, hablar o el clásico sonánbulo, son (dentro de lo que cabe) las acciones más comunes que realizamos cuando caemos en fase REM. Descubre qué haces cuando duermes y da explicación a muchas de las sensaciones que has experimentado durante el sueño

Sabías que de media tardamos siete minutos en quedarnos dormidos? Dormir es esencial para cuidar nuestra salud y lo más adecuado es que a partir de estos siete minutos durmamos un total de siete horas u ocho. No obstante, no siempre las dormimos del tirón. Son muchas las cosas extrañas que nos pasan al dormir y que no sabemos por qué suceden: intentamos darle significado a sueños habituales y nos despertamos con una sensación extraña en el cuerpo.

Aunque creas que descansar sin cerrar los ojos es suficiente, realmente dormir es un proceso biológico necesario para el correcto funcionamiento de todo nuestro organismo.

Cuando no dormimos el número de horas adecuado, esto puede acabar afectando a nuestra energía e incluso, derivar en diversos problemas del sistema nervioso. Durante el tiempo de sueño, nuestro cuerpo aprovecha para realizar funciones reparadoras esenciales en nuestro día a día.

Además, en el período de tiempo en el que estamos profundamente dormidos, nuestro cerebro también sigue funcionando. Es por eso que, hablamos dormidos e incluso alguno que otro se da un paseo por su casa sin ser plenamente consciente de ello.

Por mucho que no podamos encontrarle un significado a los sueños, sí que hay otro tipo de comportamientos que llevamos a cabo cuando dormimos y que tienen una explicación biológica.

Roncar o ser sonámbulo, son comportamientos bastante comunes, pero hay otras muchas cosas extrañas que nos pasan al dormir y de las que no tenemos idea de por qué suceden. Desde parálisis del sueño hasta tener experiencias extracorporales, descubre qué significado tienen las cosas que haces mientras duermes:

Cosas que haces mientras duermes ( sin saberlo )

Soñar con alguien que te persigue

Son muchas las personas que alguna vez han soñado con una persona que les persigue. Lo más sorprendente de esto es que muchos de ellos ven la sombra de esa persona cuando se despiertan de la ensoñación.

Si te ha pasado, no te preocupes, simplemente es tu mente tratando de asustarte. Lo que realmente sucede, es que, al despertarte, te mantienes en una alucinación hipnopómpica; es decir, que ves, oyes o sientes algo que no existe al encontrarte adormecido.

Este tipo de alucinación sucede durante el sueño vigilia, en esta fase del sueño lo que crees ver puede estar siendo alterado por tu mente. Así que, creas o no en las experiencias paranormales, empieza a plantear la posibilidad de que a lo mejor estás tan dormido que has visto fantasmas y espíritus que no existen.

Toma el control de tus sueños

Es normal preguntarse por qué hemos soñado con una persona concreta o por qué hemos vivido una determinada situación en nuestra mente mientras dormíamos. Por lo general soñamos cosas sin sentido aparente, pero, ¿qué pasaría si pudiéramos controlar lo que soñamos?

Pues la verdad es que, aunque no lo creas, puedes ser capaz de controlar tus propios sueños. No obstante, esto no es tan fácil como crees. Apunta lo que sueñas cada día y recuérdalo.

A partir de ahí irás notando que puedes reconocer que estás en un sueño y controlar tus acciones dentro de él. Sé tu propio director de cine y el protagonista de tu propia película cada noche.

Experiencia extracorporal

¿Te has convertido alguna vez en el propio espectador de tus sueños? Este sentimiento se relaciona con la experiencia extracorporal; es decir, sentir que ves tu propio cuerpo como si fueras una persona ajena.

Esto no solo sucede cuando dormimos, sino que, en otros casos como una operación importante o una experiencia cercana a la muerte, también podemos ver nuestro cuerpo desde fuera.

Viajar en sueños

Hay personas que aseguran que han vivido una proyección astral durante el sueño. Esto quiere decir que afirman haber viajado en sus sueños a otras ciudades o países en los que viven sus amigos y familiares.

Lo verdaderamente sorprendente de esta percepción es que en muchos casos, se ha dado la situación de que al rememorar el sueño con la persona que han visitado durante esta proyección, se han dado cuenta de que la otra persona estaba haciendo precisamente lo que han visto durante el sueño.

Parálisis del sueño

Despertarse y no poder moverse. Darle a un interruptor y que la bombilla no se encienda. La parálisis del sueño es una de las experiencias más desagradables que podemos tener en nuestro descanso.

La parálisis del sueño, para aquellos que no la hayáis sufrido, o que sí, pero que no supierais que os estaba pasando, supone ser incapaces de movernos recién nos hemos despertado.  

Esto se produce durante el cambio de etapas del ciclo del sueño. Cuando despiertas tu cerebro está despierto, pero tu cuerpo aún está en modo MOR y te sientes atado de pies y manos a la cama sin poder realizar ningún movimiento.

Si te ha pasado esto o te pasa, trata de mantener la calma. Pronto recuperarás la capacidad de movimiento.

Sensación de caerse

Un 70% de la población ha experimentado esta sensación alguna vez en la vida. A la inmensa mayoría nos ha pasado que en el momento de conciliar el sueño, de repente nos levantamos de sopetón al sentir que nos estamos cayendo al vacío. Es normal creer que si nos suele pasar esto, es porque tenemos algún tipo de problema. Tranquilo, no es así.

A esto se le llama sacudida hípnica y realmente son espasmos musculares involuntarios que se producen en el tránsito entre la vigilia y el sueño. La mitad de tu cerebro se mantiene despierto y reacciona al percibir que tus músculos se están relajando para que no te lastimes.

Eso sí, la cafeína, el estrés o la ansiedad pueden favorecer a que te suceda esto.

Hablar mientras se duerme

La somnoloquia o lo que coloquialmente conocemos como hablar dormido tienen una explicación más allá de que seas una persona de más de habladora o que te hayas dejado cosas por decir a lo largo del día.

Si te han dicho alguna vez que haces discursos interminables dormido o que dices palabras sueltas a lo largo de la noche es porque te han pillado en un estado transitorio entre las etapas NREM y REM.

A pesar de que estés dormido tu boca y tu lengua no han sido inmovilizadas. Esto por lo general no debe de ser preocupante, pero es cierto que es más habitual durante la niñez. El hecho de que la somniloquia aparezca a partir de los 25 años puede tener causas más trascendentales y que deberías de consultar con un médico.

Despertarse X2

Todo fluye con normalidad, te despiertas, te preparas para ir a trabajar y cuando llegas al trabajo te espera tu jefe para decirte que estás despedido. De repente vuelves a despertarte y todo había sido un sueño.

Este tipo de pesadillas se dan cuando hay alguna situación que nos genera estrés y nos preocupa. De esta manera, nuestro cerebro nos prepara para cualquier tipo de situación poniéndonos en materia y jugándonos una mala pasada.

Movimiento ocular en la fase REM

El sueño REM representa un 25% del ciclo del sueño y sucede entre los primeros 70 y 90 minutos después de dormirse. En este momento es cuando nuestro cerebro reprocesa información en forma de sueños.

Lo que seguramente no sepas es que durante esta fase nuestros ojos se mueven a pesar de que los párpados estén cerrados. Se realizan movimientos oculares rápidos que, aunque no haya ningún tipo de estímulo visual, el ojo procesa aquellas imágenes que están en nuestro cerebro. Es por eso que es imposible que soñemos con personas que no hemos visto nunca.

Síndrome de la cabeza explosiva

Más del 20 % de la población ha experimentado la sensación de levantarse de forma sobresaltada al escuchar una especie de explosión. Una vez despiertos se dan cuenta de que no ha pasado nada.

Este trastorno de sueño fue registrado por primera vez en 1988 y suele darse en el momento de conciliar el sueño, al igual que la sensación de caerse de la que hablábamos anteriormente.

Al generarse esta sensación es común que la persona experimente la misma impresión que cuando te dan un susto: ansiedad o cierta agitación cardíaca.

Artículo publicado por Ángela García- Tomé Villanueva

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: