Técnicas muy efectivas para evitar que te pisen en el trabajo y dominar tu espacio profesional

como-evitar-que-te-pisen-en-el-trabajo

¿Alguna vez te has preguntado si realmente existen técnicas efectivas para evitar que te pisen en el trabajo? A continuación, te damos algunas claves que te pueden ayudar.

Según el informe de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, un 15% de empleados españoles han sufrido “mobbing” o acoso laboral al menos una vez en la vida. Este fenómeno social se presenta cuando un empleado recibe violencia moral o psicológica injustificada por parte de otros compañeros o superiores. Se trata de actos negativos y hostiles en el ámbito laboral que te impiden realizar tus funciones y sentirte cómodo en tu puesto de trabajo.

Muchas veces derivan de una competitividad tóxica o de la búsqueda de reconocimiento por parte de otros compañeros, que intentan menospreciar tu trabajo para avanzar en sus propias carreras. Para evitar esto, es importante que no te pongas a su nivel, adoptando técnicas negativas y actuando pasivo-agresivamente. Lo recomendable en estos casos es desarrollar habilidades y estrategias que te permitan destacar y ponerte en valor de manera positiva. Aquí tienes algunas fórmulas para desarrollar el respeto profesional.

Sé claro y asertivo

La asertividad es probablemente la habilidad social más destacada, sobre todo en el entorno laboral. Se trata de la capacidad de expresar argumentos, sentimientos e ideas de una forma clara y adecuada, en el momento preciso y teniendo en cuenta las opiniones y derechos del resto. Es decir, saber comunicar respetando otros puntos de vista y perspectivas, sin entrar en conflictos ni menospreciar a los demás. Parece lógico y sencillo, pero la realidad es que no todo el mundo sabe ser asertivo. Si es tu caso, no te preocupes, porque es una soft skill que se puede entrenar.

En este sentido y teniendo en cuenta que la comunicación es un punto clave en cualquier profesión, es importante que intentes expresar tus pensamientos de manera clara y asertiva. Esto también se puede trasladar al hecho de compartir tus logros sin herir la sensibilidad de los demás o resultar presumido. Conoce cuál es tu valía y comunícalo de manera abierta, evitando malentendidos que te pueden dejar en mal lugar.

Busca apoyo y trabaja en equipo

Antes de dejar que te pisen en el trabajo, una técnica muy efectiva puede ser fomentar un ambiente colaborativo entre tus compañeros y equipo. Esto también es una buena forma de destacar de manera positiva y hacerte valer ante el resto. Fomentar el trabajo en equipo y contribuir a los proyectos en grupo no solo demuestra tus fortalezas profesionales sino que también te ayuda a estrechar lazos con tus colegas de oficina. De hecho, la colaboración puede ser la mejor manera de evitar que te menosprecien, ya que desde un principio te muestras partidario de ayudar y formar relaciones laborales sólidas.

Y si ya estás sufriendo algún episodio tóxico o negativo, es importante que busques apoyo en los compañeros con los que ya tienes un vínculo formado. Escucha las opiniones que tienen al respecto de tu situación y pídeles orientación. Si tenéis confianza y pueden ayudarte o darte consejos para sobrellevarlo, te sentirás mucho más fuerte para abordar la situación de la mejor forma posible.

Toma perspectiva

Aunque aquí estamos hablando de técnicas efectivas para evitar que te pisen en el trabajo, es interesante que sepas tomar perspectiva ante cualquier situación negativa que se te pueda presentar.

Primero, recuerda que tu personalidad no viene definida por tu profesión. Tú no eres tu trabajo y este no debe ser el pilar más importante de tu vida. Es esencial saber desconectar y ver los problemas o inconvenientes desde distintos ángulos. Al fin y al cabo, el trabajo es solo trabajo. Pero también es cierto que pasamos la mayor parte de nuestra vida trabajando como para tener que soportar situaciones hostiles o incómodas. Por eso, analiza el contexto antes de actuar de manera impulsiva. Relativiza y aplica tu inteligencia emocional para separar la vida laboral de la personal y no te lleves los problemas del trabajo a casa. Y si llega a ser una situación que de verdad te afecta y que influye en tu salud mental, acude a un profesional.

Marca las distancias y aléjate de la gente tóxica

Si necesitas técnicas muy efectivas para evitar que te pisen en el trabajo, esta es probablemente una de las que no pueden faltar en la lista. Parece obvio pero mantenerte alejado de la gente problemática es una estrategia que tienes que poner en marcha lo antes posible. Intenta que no te contagien su toxicidad, porque sí, la negatividad es contagiosa. Y debes mantenerte lo más alejado posible de la gente que solo busca crear conflictos.

Aprende a marcar las distancias entre tus amistades verdaderas y los compañeros de trabajo, sobre todo estos que no te aportan nada positivo sino todo lo contrario. Es importante que entiendas que, aunque trabajéis en la misma empresa, no tienes que relacionarte con gente que intenta pisotear o despreciar a los demás. Aléjate, rodéate de personas positivas y así conseguirás un mejor clima laboral.

Establece límites

Pon barreras entre tu trabajo y tu vida y protege tu tiempo y sobre todo tu energía. Está bien ser flexible y ayudar a los demás, pero también es necesario establecer límites para evitar que te utilicen o que te manipulen. Por eso, aprende a decir “no” cuando sea necesario. Desde el principio es recomendable que digas las cosas que toleras y las que no te gustan (siempre siendo asertivo). Deja claro qué comportamientos van contigo y los que no, para evitar situaciones inapropiadas o faltas de respeto. Si te toman en serio desde el inicio, todo será mucho más fácil y es más probable que consigas evitar que te pisen en el trabajo.

Muestra tu valor

Algunas técnicas muy efectivas para evitar que te pisen en el trabajo consisten en mostrar tu valor con hechos. No grites a los cuatro vientos lo bien que te desenvuelves en cada proyecto, tus grandes logros y tus ideas brillantes. Haz que sean tus resultados los que hablen por ti. No seas condescendiente ni presumido, eso no te ayudará a tener buenas relaciones en el trabajo ni tampoco a ser visto como una persona respetable.

Tienes que intentar promover una imagen positiva de ti mismo. Resultar profesional, competente, eficiente y productivo, aportando lo mejor de ti y haciendo que “tus” éxitos también sean los del resto. Si eres un empleado valioso, haz que los demás compañeros del equipo también lo perciban así, sin mostrarte altivo ni mejor que nadie.

Potencia tu autoestima laboral

Tu autoestima laboral es la aprobación o desaprobación que tienes sobre tu desempeño profesional. Es decir, cómo percibes tu trabajo y si estás satisfecho o no con él. Por eso, si tienes una buena autoestima personal y también laboral, podrás manejar mejor cualquier situación. Podrás enfrentarte a los conflictos, a las situaciones adversas y a los problemas de manera más óptima si tienes confianza en ti mismo y en tu trabajo.

Para conseguir desarrollar tu autoestima, evita caer en el Síndrome del Impostor. Es esencial que sepas reconocer tus propios logros y que sigas formándote para continuar creciendo. No dejes de aprender cosas nuevas y de seguir fomentando tus fortalezas. Eso sí, esto también incluye reconocer tus errores y tener en cuenta tus áreas de oportunidad para intentar mejorar.