6 trucos para dormir bien en verano a pesar del calor

Con las temperaturas subiendo a la misma velocidad que los precios en la factura de la luz, se hace más necesario que nunca recordar algunos tips para dormir fresquito por la noche sin necesidad de aires acondicionados. ¡Toma nota!

1. ¡Ólvidate de la siesta!

Resulta inviable imaginarse el verano en España sin la siesta española. Pues bien, va a ser hora de dejar esta costumbre de lado. El calor puede hacer que te sientas más somnoliento, porque estás usando tu energía para regular tu temperatura. Puede resultar tentador echarse una siesta, pero no lo hagas.

Si te cuesta dormir por la noche con el calor, es mejor que intentes recuperarte durante el día.

Sin embargo, si puedes mantenerte despierto, eso significará que puedes guardar toda tu somnolencia para la noche, por lo que será más probable que te quedes dormido y sigas durmiendo.

2. No alteres tu rutina

Intenta mantener tu rutina habitual de trabajo, dietas y deporte incluso aunque el calor sea sofocante.

Cambiar tus hábitos puede alterar tu sueño, así que haz todo lo que sueles hacer, incluso antes de acostarte.

3. Mantén tu dormitorio fresco

Una buena manera de combatir las noches calurosas es hacer que tu dormitorio sea lo más fresco posible. Mantén el aire caliente fuera del dormitorio durante el día cerrando las ventanas, las persianas y las cortinas a medida que sube la temperatura.

Si consigues que tu dormitorio esté a una temperatura fresca antes de irte a la cama, te asegurarás un sueño reparador y te despertarás sintiéndote renovado.

¡Deja que entre la brisa!
Por la noche, cuando el aire exterior es más fresco, abre las persianas y las ventanas para que entre aire fresco en la habitación antes de acostarte.

Si es seguro, puedes mantener la ventana abierta mientras duermes. Si no, duerme con la puerta abierta y abre las ventanas de la casa que sean seguras, para que fluya el aire y haya corriente.

Algunas personas consideran que un ventilador ayuda a mantener la habitación fresca. Un ventilador favorece la evaporación del sudor y facilita que el cuerpo regule su temperatura interna.

4. El pijama y las sábanas serán tus mejores aliados

Guarda el edredón y usa sábanas de algodón egipcio, es la alternativa más suave y fresca para las noches de calor. Pero ten a mano fundas adicionales por si se vuelve a poner fresco.

¡Nada de desnudarse! En su lugar, duerme con un pijama de algodón, para dejar que tu piel respire y asegurar que el sudor se absorba.

Por mucho calor que haga en tu dormitorio, tu temperatura corporal bajará durante la noche. Por eso es posible que te despiertes con frío. Y si sueles dormir acompañado… ve diciéndole a tu pareja que se busque otra cama… ¡en verano es mejor dormir solo!

5. Hidrátate

Bebe suficiente agua a lo largo del día, pero evita beber grandes cantidades antes de acostarte, no querrás despertarte por la noche para ir al baño.

Una buena ducha de agua fresquita antes de dormir también será de mucha ayuda para bajar la temporatura corporal.

Ten cuidado con los refrescos antes de dormir (y, por supuesto, ¡nada de alcohol!) ya que pueden contener azúcar y cafeína, que es un estimulante y nos hace sentir más despiertos.

6. Relax

Si te cuesta conciliar el sueño, haz algo relajante como leer. No juegues con el teléfono o un videojuego: la luz azul nos quita el sueño y la actividad es estimulante.

Sin embargo, lo principal que hay que recordar es no preocuparse demasiado por una mala noche de sueño, ya que los seres humanos «seguiremos funcionando bien aunque nuestro sueño no sea el mejor durante algunas noches».

Consejos para dormir basados en las ideas del profesor Kevin Morgan, antiguo director de la Unidad de Investigación Clínica del Sueño de la Universidad de Loughborough, y de Lisa Artis, del Consejo del Sueño.