Ley del Espejo: claves para estar en paz con los demás y contigo mismo

ley-del-espejo

Por Jessica Torrado

Conocerse a uno mismo puede ser difícil, pero también es alentador. Con la Ley del Espejo aprenderás a observarte a ti mismo para mejorar así tu relación con los demás pero, sobre todo, contigo.

Alguna vez te ha molestado enormemente la forma de actuar de un amigo o familiar, simplemente por algo con lo que tú no estás de acuerdo? ¿Conoces a esa persona que, por algún motivo, no soportas especialmente? ¿Sientes aversión crónica por tu jefe o por algún compañero de trabajo?

Puede que ahora mismo creas que no tiene nada que ver contigo, pero después de leer esto quizás barajes la posibilidad de que estos problemas no sean por culpa de los demás, si no que el conflicto esté en ti mismo.

Desde el momento en que el ser humano comienza a socializar, en los primeros años de la infancia, las experiencias, las percepciones, las creencias y los paradigmas condicionan la vida de cada uno.

Cuando se convive con las personas, comienzan a surgir situaciones de confrontación o estrés con determinadas actitudes con las que, por algún motivo, no están alineadas contigo. De este modo, gracias a las relaciones con los demás, se hace consciente ese odio, resentimiento o enfado, y que está directamente relacionado con la falta de aceptación de uno mismo.

La Ley del Espejo dice que los problemas con los demás son un reflejo de nuestros conflictos internos, por lo que la causa del sufrimiento emocional no está afuera, si no adentro. En resumen, lo que esta ley pretende principalmente, es proporcionarte la ayuda necesaria para que puedas alcanzar el autoconocimiento a través de la observación de ti mismo.

La única relación autentica y duradera que vamos a vivir a lo largo de toda nuestra vida es la relación que mantenemos con nosotros mismos. El resto de relaciones no son más que un juego de espejos y proyecciones. Jiddu Krishnamurti

Otro de los aspectos que trata de trasmitir, es que la única relación duradera, real y sostenible a lo largo de la vida, es la relación que mantienes contigo. El resto de relaciones simplemente son un juego de espejos y pantallas donde te ves reflejado y donde tú te proyectas.

En este sentido, todas las personas tienen unas sombras o un lado oscuro, por llamarlo de alguna manera, donde se canalizan todas las miserias internas, provocando así un conflicto con los demás. Y estas sombras no son otra cosa que los defectos o áreas de mejoras (o lo que es lo mismo, un déficit de una cualidad en potencia) que puede tener una persona.

Es cierto que ese lado oscuro es muy difícil de detectar por uno mismo, pero a través del aprendizaje y el autonocimiento, se puede llegar a saber cuál es ese paradigma que bloquea tu interior.  

Es posible que en ocasiones sea más complicado detectar dicho bloqueo y es por ello que es importante tener en cuenta ciertos matices, que se corresponden con 4 situaciones clave, que te ayudarán a entender mejor la Ley del Espejo.   

¿Cómo funciona la Ley del Espejo?

Primera situación: Todo lo que te molesta, irrita o quieres cambiar de la otra persona, también está dentro de ti.

Esto significa que si en algún momento algún comentario te resulta malsonante y eso hace que te alteres negativamente, es porque de alguna manera, inconscientemente en la mayoría de las ocasiones, ves un reflejo de ti en aquello que está sucediendo en ese mismo instante. Sin embargo, otro día, ese mismo comentario y de esa misma persona, puede ser que para nada te resulte molesto o irritante. ¿Qué ha cambiado? Pues solamente tu actitud.

Segunda situación: Todo lo que el otro critica o juzga de tu persona, si te molesta o te hiere, es algo que esta reprimido en ti, y necesita ser trabajado

Para entender esta segunda situación, es importante saber que el apego a los comportamientos que los demás muestran hacia ti, es una de las mayores causas de sufrimiento. Y aunque en ocasiones, este sufrimiento puede estar provocado por alguien que pretende hacerlo a propósito, en la mayoría de los casos, dependerá de la carga de atención que tú le pongas.


----- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO DEBAJO -----

--------------------------------------

Tercera situación: Todo lo que te gusta de la otra persona, lo que amas en ella, también está dentro de ti.

Si te gustan ciertas cualidades que ves en otros, seguramente es porque tú también las tienes en tu interior. Esta tercera situación permite apreciar todas las virtudes que puedes observar en los demás, y es desde esta perspectiva, desde la que eliges quererte.

Cuarta situación: Todo lo que el otro te critica, juzga o quiere cambiar en ti, sin que te afecte, le pertenece a la otra persona

Es importante diferenciar si una circunstancia concreta te afecta, ya que estarías en la segunda ley, de si no te afecta, donde la situación pasaría a pertenecerle a la otra persona. Juntando la segunda ley y la cuarta, concluimos que, dependiendo de la manera de responder a una crítica, dejará ver si tiene o no razón.

7 beneficios de la Ley del Espejo

Mayor autoconocimiento

Te ayudará a conocerte más a un nivel mucho más profundo, y cuanto más te conozcas a ti mismo, más claro visualizaras lo que quieres en tu vida, dirigiendo así tus esfuerzos hacia tus objetivos.

Integración de tu sombra

Descubrir tu sombra o lado oscuro, te liberará y esta dejará de ser un impedimento invisible constante.

Más empatía y compasión

Te volverás más humano, ya que serás capaz de aceptar las imperfecciones de los demás, ya que serás consiente también de las tuyas

Mayor equilibrio

Estarás más alineado con tu interior, lo que favorecerá a que todo lo externo te afecte en menor medida.

Humildad

Aprenderás a verte tal y como eres, aceptando tus imperfecciones y liberándote del ego.

Liberación actitud de víctima

Empezarás a responsabilizarte de tu persona y de tus actos dejando de culpabilizar al mundo.

Más sabiduría y libertad

No solo comprenderás las situaciones, sino que también tendrás libertad de elección dejando de estar condicionado por lo exterior.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: