532x520

Cada Navidad, Carnaby Street aborda una temática diferente, pero este no es el único atractivo que posee una de las calles más visitadas de Londres.

Texto: Elisa H. Biffa

«Donde quiera que el ejército de Carnaby vaya, cada uno es un dedicado seguidor de la moda»
The Kinks

Carnaby Kaleidoscope es la temática decorativa de la conocida calle londinense. Un grupo de mariposas despiden el 2021 y abren las puertas al 2022. El mensaje detrás de los adornos seleccionados para este aniversario nace de una colaboración con la organización benéfica para refugiados Choose Love. Su objetivo es apoyar la necesidad urgente de recaudar fondos para las personas desplazadas en todo el mundo. En concreto para ayudar en realidades como las de los refugiados afganos.

Cada año, cientos de viajeros de pies calientes, mochileros incansables, visas con piernas, pasaportes de Asia, de las dos américas, Europa y Oceanía. Miles de turistas con sus cinco minutos para cada visita, millones de fotógrafos con sus teleobjetivos o la forma de avergonzar al resto de los mortales con la cámara del móvil, los billones de amantes de los cuentos de hadas, aquellos que creen que en el mundo real hay finales felices en los que se comen perdices, y los trillones de suspiros que se mezclan con el vaho del frío Londres. Cada año, Carnaby Street enciende los corazones a través de las luces de una de las calles más transitadas de la capital inglesa. Mariposas, arcoíris y amor son las temáticas que visten las decoraciones de este diciembre de 2021.

Es una desconsideración para el sentido de admiración humana de la belleza el preguntarse por qué se debe visitar esta calle de Londres. Si ya existían miles de tiendas pintorescas con edificios de colores, este año hay otra razón más por la que caminar por esta travesía. Más de 600 mariposas brillantes en 3D y 2D vuelan por Carnaby esta Navidad.

Cada mariposa está decorada a mano y revolotean con alas reflectantes hechas con patrones brillantes de neón. El característico arco que representa a la avenida se pinta esta vez con discos de color rosa con las lamparillas encaramadas en la parte superior.

La instalación navideña sin precedentes destaca las poderosas representaciones de la vida de las mariposas como una metáfora que ejemplifica el renacimiento del espíritu, la transformación, renovación, cambio y esperanza. Además de que los colores son claros, alegres y optimistas. También hay un significado detrás del nombre elegido para la temática. Caleidoscopio no es solo un término para un grupo de mariposas, sino también un patrón o secuencia de elementos en constante cambio. Como si fuera la filosofía de Heráclito, todo fluye y nada permanece. Las decoraciones logran trasladar a una atmosfera tan mágica como las creaciones de Tim Burton o como los escenarios de Alicia en el país de las maravillas.

Pero las elaboradas y artísticas temáticas anuales de Carnaby Street no son las únicas razones por las que atravesar esta calle hasta llegar a Picadilly Circus. Otros de sus atractivos es que contiene numerosas tiendas de moda, salones de belleza y especialistas en joyería a medida. Asimismo, posee un gran número de boutiques independientes en las que se puede encontrar ropa vintage, calzado, cosméticos y hasta discos de vinilo. La primera boutique de la calle, His Clothes, fue inaugurada por John Stephen en 1957, después de que se incendiara su tienda de Beak Street. y fue seguida por I Was Lord Kitchener’s Valet, Gear, Lady Jane, Mates, Ravel hasta las tiendas de hombre que se pueden visitar hoy como son A.P.C, Adidas, Albam, Aubin, Camper, Columbia, Diesel, HappySocks, Pepe Jeans, Paul Smith, Puma, Ray-ban, Swatch, Timberland, Vans y muchas tiendas más de Francia, Italia e Inglaterra mayoritariamente.

Otro de los atractivos de esta calle es que posee restaurantes, pubs, cafés, Workshops, deliveries y pastelerías. Los bares más afamados son Oneills Great Marlborough, Blue Posts y en específico, St, Shakespeares Head El Pub Head of Shakespeare es también todo un icono de Carnaby Street, ya que ya existía en los años 1700, y hay quién dice que todavía sigue perteneciendo a familiares lejanos del gran escritor.

El gusto por la estética de este lugar no es una cualidad presente. En el pasado, esta calle ya tenía un espíritu bohemio y cultural debido a que en los años 60 la música británica se vestía con la ropa de las tiendas de entonces. Las vestimentas atrevidas solo podían encontrarse en Carnaby por su carácter innovador y la defensa de la diversidad con la que hoy vuelven a pintar las fachadas de sus edificios.

Esa esencia psicodélica para los ingleses más conservadores llegó a cautivar incluso a los Rolling Stones y a los Beatles. Así fue como esta zona se convirtió en un punto determinante para el desarrollo de los Swinging London (Swinging Sixties). Swinging London es un término general que se aplica a la escena de la moda y la cultura que floreció en Londres en la década de 1960. Fue un fenómeno orientado a la juventud que hacía hincapié en lo nuevo y moderno. Fue un período de optimismo y hedonismo, y una revolución cultural.

La importancia de Carnaby Street en el Swinging London rebasó fronteras y cautivó a la atención pública internacional ya que diversos medios de prensa escrita cubrían la influencia que poseía esta calle a nivel estético. A partir de ese momento, para los viajeros nada ilustra mejor que la estrecha Carnaby Street el Swinging London. Son tres manzanas de longitud que están repletas de boutiques de moda donde hombres, mujeres, jóvenes y más adultos. Todos ellos pueden encontrar en esta calle un lugar en el que compartir, reunir y congregar culturas diversas.

Aún así, no todo fue color de rosa. El nombre de Carnaby Street procede de Karnaby House, una casa que fue construida en 1683 al este de la calle actual. El origen de este nombre es desconocido. La calle fue trazada aparece por primera vez en los libros de impuestos en 1687.

En 1690, la avenida ya estaba urbanizada con pequeñas casas pero no fue hasta la década de 1820 cuando se construyó un mercado. Ya en esos tiempos en los que aún no era ni la mitad de lo que es hoy, inspiraba a los escritores. En su novela Sybil de 1845, Benjamin Disraeli menciona un “carnicero famoso en el mercado de Carnaby”.

Este lugar mágico parecía estar embrujado. También se hizo conocida por una epidemia de cólera de 1854 que provocó una de las primeras aplicaciones de los principios fundamentales de la epidemiología para resolverla. El médico John Snow se dio cuenta de que los casos se concentraban en torno a un pozo contaminado con heces en Broad Street. Esto hizo que se cerrara el pozo y tras esto la reducción de los casos de cólera fue rápida.

Esta calle no es solo una arteria del corazón londinense, también es un referente a la diversidad, a la comunión de culturas, a la defensa de lo excéntrico, diferente, exótico e innovador. Hasta los Simpsons la tienen como referencia. En un episodio de la octava temporada del programa, Bart y Lisa aparecen en Carnaby Street vistiendo modas de la subcultura mod. Fue, es y será siempre el lugar que haga detener a músicos, jóvenes que aún se están buscando, turistas perdidos que reposan en las barras de los incontables bares. Carnaby Street es la demostración de que existen calles en el mundo que más que una vía, son pedazos del futuro que se sueña, lleno de luces y color.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: