Rihanna triunfa en el descanso de la Super Bowl y revela su embarazo

actuacion-rihanna-Super-Bowl

Con la excepción de una barriga que hizo que los espectadores se preguntaran si estaba embarazada de nuevo o simplemente tenía algo de peso tras el nacimiento de su hijo el pasado mes de mayo, Rihanna no se anduvo con rodeos en su actuación en el intermedio de la Super Bowl 2023, en la que interpretó una serie de éxitos de corte rápido mientras se elevaba por encima del campo State Farm de Glendale, Arizona.

Rihanna hizo unos movimientos tranquilos pero majestuosos, dejando que decenas de bailarines vestidos con trajes blancos holgados hicieran el trabajo pesado; no hubo invitados especiales ni nada fuera de lo normal, excepto esa barriga.

La actuación fue relativamente discreta por una buena razón: el representante de Rihanna confirmó a la prensa poco después del espectáculo que la cantante está esperando un segundo hijo, presumiblemente con su pareja A$AP Rocky.

El pasado jueves, Rihanna hizo unas declaraciones sobre los retos en su actuación en el Half Time, entre ellos el desafío físico, ya que, el pasado 13 de mayo de 2022 Rihanna se convirtió en madre de su primer hijo con A$AP Rocky.

“Dí a luz hace nueve meses. Me digo a mí misma ‘¿Estás segura de poder hacer esto?’ No he estado en un escenario en siete años, pero es importante para mí estar en el escenario este año…”

En las semanas transcurridas desde el anuncio de su actuación en el descanso -su primera actuación completa en unos seis años, aunque se subió al escenario con Pharrell en su gala benéfica Diamond Ball en 2019-, los fans han especulado largo y tendido sobre quiénes podrían ser sus invitados especiales, si estrenaría nuevas canciones o anunciaría un álbum o una gira. Nada de eso ocurrió, ya que actuó sin rodeos con un set visualmente impresionante pero relativamente discreto (discreto para la Super Bowl, al menos) que no incluyó ni una sola canción de menos de seis años de antigüedad.

Vestida con un mono rojo brillante con una especie de cabestro de plástico, Rihanna comenzó el set provocativamente con “Bitch Better Have My Money” (murmurando o saltándose la primera palabra) desde una plataforma en lo alto del campo, flanqueada por otras plataformas con bailarines sobre ellas. Las plataformas bajaron, revelando a docenas de bailarines vestidos de forma idéntica, coreografiados por Parris Goebel, moviéndose en sincronía sobre el campo, lo que en realidad recordaba a los momentos finales de la actuación de The Weeknd en el descanso de la Super Bowl de 2021.

Pasó rápidamente por una especie de megamix de sus mayores éxitos, con “Where Have You Been”, “Only Girl (in the World)”, “Work”, “We Found Love” y otras canciones, a veces tocando sólo unos segundos de cada una. La producción no se contuvo y desató los fuegos artificiales en la tercera canción, apenas un par de minutos después de comenzar la actuación.

Tras un fragmento de la canción de Rihanna con DJ Khaled “Wild Thoughts”, “Pour It Up” y la remezcla de “Rude Boy”, el conjunto pasó a dos canciones de Kanye West con Rihanna, su “All of the Lights” y “Run This Town” de Jay-Z, aunque sus importantes contribuciones a sus éxitos pueden haber hecho que esto fuera inevitable.

La actuación concluyó con dos de sus mayores éxitos, “Umbrella” y “Diamonds”, mientras la plataforma ascendía de nuevo y Rihanna daba las gracias al público.

Fue una actuación satisfactoria para los fans, pero con pocas sorpresas, salvo una: una vez más, Rihanna da que hablar sin desvelar “gran cosa”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: