Cómo tienes que afeitarte para no destrozar tu piel

Tanto si es la primera vez que usas la cuchilla como si tienes más manejo que un barbero, aquí te damos algunos consejos prácticos que convertirán tu rutina de afeitado en toda una oda al cuidado personal

Es cierto que la estética hipster ha hecho descender algo la cifra, pero en contra a lo que se pueda pensar (según un estudio realizado por Kantar Worldpanel), la cifra de “afeitados” solo ha descendido en los últimos dos años del 65,6% a un 64,7%.

Si bien es cierto que cada vez somos más hombres los que tenemos una rutina personal y específica para el cuidado de nuestra piel, nosotros no tenemos que preocuparnos por el adipocito, ni siquiera entran en grandes batallas hormonales, tampoco estamos obligados a depilarnos si no queremos, sin embargo, como contrapartida, hemos de vérnosla cada mañana con el afeitado.

No se trata únicamente de una rutina tediosa, sino que es un hábito contraproducente desde el punto de vista anti-aging. “El afeitado deja a la piel desprovista de su capa de protección lipídica, volviéndola súpersensible y con tendencia a la irritación.

Afeitarse diariamente equivale a hacerse un peeling de dermoabrasión 1 vez por semana. Se trata de un acto sumamente agresivo que deja la piel expuesta a los factores de envejecimiento medioambiental, y en el caso de las pieles más jóvenes a los trastornos hormonales que pueden causar el acné.

Nosotros (y nuestra piel) somos así.

La piel masculina tiene muchas glándulas sebáceas activas, y por tanto muchos poros (comparado con una piel femenina). La testosterona es la responsable de esta actividad sebácea, que hace la piel masculina más grasa.

El problema es que el pH de la grasa es inferior que el del agua, con lo cual, mientras más grasa haya en la superficie, menor es el pH y mayor es la posibilidad de sufrir de acné.

La piel de los hombres no experimenta un envejecimiento acelerado como la femenina, sino que los signos van llegando poco a poco. A los 30 años, un hombre puede aparentar más edad que una mujer de 30, pero a los 40 y a los 50, el proceso se da la vuelta y en las mujeres se acelera la curva de envejecimiento mientras que en el caso de los hombres, sigue un curso estable de envejecimiento.

TRATADO DE NO AGRESIÓN EN CUATRO PUNTOS.
LAS CLAVES DEL CUIDADO DE LA PIEL MASCULINA

El objetivo es mantener los poros limpios y sin oclusión, mantener el equilibrio de la capa superficial de la piel, equilibrando la grasa, y recuperar el balance hidrolipídico destruido por el afeitado diario.

1. Limpiar la piel mañana y noche con un producto jabonoso sindet (libre de detergentes) que tenga propiedades hidratantes, equilibrantes y energizantes.

2. Utilizar, antes del afeitado, un bálsamo de limpieza que suavice la piel y ayude a deslizar perfectamente la cuchilla al tiempo que impida el arrastre de la propia capa lipídica de la piel durante el afeitado.

3. Tonificar la piel después del afeitado con un tónico libre de alcohol que calme, equilibre e hidrate dejando a la vez un efecto mate.

4. Mascarilla. ¿Por qué no? Una o dos veces por semana (en el caso de pieles con la zona T grasa) y hasta cuatro veces en el caso de pieles muy grasas, conviene aplicar después de la limpieza nocturna una mascarilla matificante.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: