532x520

Texto: Karina Zegers de Beijl

Lo que durante muchos años ha sido una fuente de incomprensión o un tema tabú, en la actualidad se ha identificado cómo un rasgo de la personalidad en hombres y mujeres con un gran potencial. Así son las Personas Altamente Sensibles

Más allá de los datos estadísticos de la investigación científica, es bastante posible que seas una Persona Altamente Sensible, ya que una de cada cinco personas, sin distinguir entre varones y mujeres, nace con esta característica genética. La mayoría de la gente tiene cierto grado de sensibilidad, que varía de poca a mucha, pero no todos pueden definirse como ‘PAS’.

Según la psicóloga estadounidense, la Dra. Elaine Aron, quien estudió este rasgo de personalidad en los años noventa del siglo pasado y acuñó el término ‘PAS’, la persona tiene que verse reflejada en cuatro características fundamentales: tener la fuerte tendencia a rumiar y pensar mucho sobre toda la información que le llega, algo que se podría llamar ‘procesamiento profundo’;  tener una baja resistencia al estrés o, dicho de otra manera, la persona se sobre estimula o se agobia antes que la gran mayoría. La tercera característica es la de la emocionalidad en combinación con la empatía. Las PAS son muy emocionales, tanto para bien como para mal, emocionándose ante la belleza o con las artes, pero sufriendo con intensidad ante cualquier tragedia. La empatía en las PAS hace que se emocionen con facilidad con temas sociales y les cuesta aceptar injusticias de todo tipo. La cuarta característica es su alta sensibilidad sensorial y, especialmente, hacia los pequeños detalles que no son percibidos comúnmente por las personas, variando de, por ejemplo, un cambio mínimo en la temperatura hasta ser conscientes de un mal rollo en un local comercial o un color que no armoniza bien en un espacio interior.

Mientras que ser sensible es generalmente más aceptado y reconocido en las mujeres, en lo que respecta a los hombres la cosa cambia. La sociedad en la que vivimos suele aceptar que una mujer llore en el cine, o que la presión laboral le supere, por dar algún ejemplo. Un varón que nace con este rasgo lo suele tener más difícil. Ser PAS varón no quiere decir que automáticamente sea un hombre afeminado u homosexual, aunque podría serlo. Ser PAS y la preferencia sexual son temas diferentes. El PAS varón sería más bien una persona atenta, pendiente de las necesidades de su entorno.

Se suelen distinguir por un pensamiento creativo, por ser resolutivos y por su capacidad de tomar muy buenas decisiones. Esto hace que un hombre con alta sensibilidad pueda ser un líder excelente, un empresario exitoso, un compañero apreciado. Su olfato social, por llamarlo de una manera, está muy desarrollado, algo que le capacita para ‘oler’ nuevas oportunidades en el mercado o, de la misma manera, talentos ocultos de sus empleados y colegas.

Dependiendo de si es introvertido o extrovertido –el rasgo no distingue entre estos dos temperamentos- buscará un entorno más bien tranquilo y silencioso, o lo contrario. Igual si le gusta la tranquilidad o el jaleo, un hombre con las características del rasgo, siempre será amable y con un profundo interés social, y es más que probable que sea alguien con visión y con la capacidad de prever o intuir el mejor camino para evitar riesgos innecesarios.

Existen bastantes investigaciones que demuestran que una Persona Altamente Sensible con una infancia difícil puede, a partir de la adolescencia, desarrollar problemas con la autoestima o con la salud mental

Karina Zegers de Beijl

Hasta aquí todo suena muy bonito y, de hecho, lo es. Sin embargo, no quiere decir que todo será siempre fácil: poder disfrutar del rasgo de la alta sensibilidad y poder sacar un fruto tiene sus exigencias. Empecemos con la infancia, un tema importante a tener muy en cuenta.

Actualmente existen bastantes investigaciones que demuestran que una PAS con una infancia difícil puede, a partir de la adolescencia, desarrollar problemas con la autoestima o con la salud mental.

Si el varón pequeño ha tenido que escuchar con frecuencia comentarios tipo, ‘Tienes que ser más fuerte’, ‘No seas tan sensible, exagerado, neurótico’, ‘Los chicos no lloran’, ‘Los machos son duros y competitivos’, el niño suprimirá su lado sensible, algo que tendrá su reflejo más adelante. En este sentido es muy importante que el adulto, una vez que se dé cuenta de que es PAS, empiece a estudiar el rasgo y que pase por un proceso de autoconocimiento para reparar la posible herida infantil. El talón de Aquiles de las PAS es la sobre estimulación o el estrés.

Por su sensibilidad sensorial y emocional reciben muchísima más información o estímulos que las personas que no han nacido con el rasgo. Toda información necesita ser gestionada, y esa gestión requiere tiempo. Cuando este tiempo que la persona necesita no está disponible, se estresa. De esto se deduce que las PAS se estresan antes en comparación con las no-PAS. Para evitar este tipo de malestar, es importante aprender técnicas de relajación, hacer muchas pequeñas pausas, pasar tiempo a solas, buscar desconexión en la naturaleza o mediante actividades deportivas o artísticas. El autocuidado es esencial.

Características PAS Personas Altamente Sensibles

Collage realizado en exclusiva por el equipo de arte de Rísbel Magazine para ilustrar este artículo

Aparte de la trampa del estrés, es importante que la PAS establezca y vigile sus límites. Como seres amables, sociables, responsables, leales, idealistas y con valores, suelen ofrecerse para ayudar a cualquiera que necesite un hombro, una mano, ayuda material o financiera… la lista es larga. Y, sí, ayudar, poder echar una mano o dos a otras personas es algo maravilloso y emocionalmente gratificante, pero no podemos dar más de lo que tenemos. Uno puede optar por una vida de sacrificio, y es loable, pero la mayoría de las personas necesitan también cuidar de su familia, de su trabajo y de sí mismas.

Para establecer estos límites necesarios para ir cuidando las fuerzas personales, es necesario aprender a decir no. Si eres ese hombre PAS con una infancia complicada y, por ende, la autoestima tendiendo a la baja, es posible que decir “no” sea algo que te cueste. Para evitar esos excesos de estrés y para el autocuidado indispensable, es de máxima importancia marcar límites y mantenerlos. Tranquilo, esto es algo que se puede aprender.

En cuanto a las relaciones, el varón PAS, un protector nato, no tiene nada del macho agresivo y competitivo. Suele sentirse más a gusto en un entorno donde, en lugar de una estructura jerárquica, prevalece la horizontalidad. Esto va para la familia y para el ámbito laboral. Cómo suele ser alguien que vive desde los valores y la ética en su sentido más amplio, solamente puede sentirse feliz y contento en trabajos ‘con sentido’, en dónde su contribución pueda aportar un mayor bien, dependiendo del tipo de trabajo que haga, pero que generalmente son trabajos de ‘servicio’ en ámbitos como la salud, la abogacía, educación, hostelería… pero también los vemos en la política y en muchas ONGs.

Cualquiera que se haya sentido identificado con este resumen del perfil simplificado – ya que es bastante más complejo de lo que aquí se describe- la autora nos invita a indagar en la literatura disponible o en los artículos específicos de la web www.PersonasAltamenteSensibles.com, donde podremos encontrar más de doscientos escritos y estudios sobre las personas que desarrollan este rasgo de la personalidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: