La gente como vosotros: una comedia que fusiona «Los padres de ella» con el clásico «Adivina quien viene a cenar»

pelicula-La-gente-como-vosotros-Netflix

El primer largometraje de Kenya Barris, co-escrito con la estrella Jonah Hill es una comedia a menudo divertida pero en última instancia mansa, sobre las relaciones entre blancos y negros

Kenya Barris, el genio de las Sitcom, sabe lo que hace como guionista y director ocasional. Al timón de su primer largometraje, el creador de Black-ish pone en escena a un elenco de cómicos y les deja brillar, entre los que destacan Eddie Murphy, Julia Louis-Dreyfus y Jonah Hill, que comparte créditos como guionista con Barris. En su historia de Los Ángeles, el hijo de 35 años de acomodados judíos blancos y la hija de acomodados musulmanes negros se enamoran. Que empiece la comedia del malestar.

La gente como vosotros se regodea en sacudir vacas sagradas (el Holocausto, la esclavitud, los liberales, Black Lives Matter) y, sin embargo, encaja cómodamente en la fórmula de la comedia romántica. La comedia de Netflix, que tendrá un estreno limitado en cines una semana antes de su debut en streaming el 27 de enero, está repleta de personajes bien dibujados, muchos de ellos adorablemente molestos o simplemente ridículos. La película arranca con fuerza y sigue generando carcajadas hasta bien pasada la mitad del metraje, aunque luego se ralentiza para dar un giro dirigido por GPS y adentrarse en un terreno romántico familiar.

La dinámica escena inicial es una conversación sobre «la cultura» entre Ezra Cohen, alias E-Z, de Hill, y su compañera de podcast, Mo (la cómica Sam Jay, estupenda en su primer papel cinematográfico). Sus observaciones poco ortodoxas chasquean, crepitan y estallan, y su química de mejores amigos es innegable. Desesperado por no encontrar nunca a su alma gemela, Ezra escucha los duros consejos de amor de Mo y soporta los esfuerzos de su madre, Shelley (Louis-Dreyfus), que está en modo yenta después de una misa de Yom Kippur, una secuencia que, además de presentar a los Cohen de Brentwood, ofrece cameos de Elliot Gould, Hal Linden y Richard Benjamin.

La sensata Amira Mohammed, por su parte, es una diseñadora de vestuario freelance que acaba de quedarse soltera y que no se deja engañar de buena gana; Lauren London la interpreta con calidez, inteligencia y magnetismo de chica real, por no mencionar un arsenal de carantoñas bien empleadas. De camino a una entrevista de trabajo, Amira se pierde en Century City, donde Ezra trabaja como agente muy infeliz para un imbécil bocazas (Matt Walsh) y donde, en medio de las oficinas corporativas, la versión del siglo XXI del arco de Cupido golpea, uniendo a los dos en una serendípica confusión de viaje compartido. Barris y el montador Jamie Nelson, con la ayuda crucial de un tema de Childish Gambino, hacen un trabajo rápido, dulce y sin remilgos en el montaje del enamoramiento, y los dos actores se compenetran sin esfuerzo.

Tanto Ezra como Amira intentan, en cierto modo, escapar de las cajas: en el caso de él, de la visión maternal de Shelley sobre lo que necesita, y en el de Amira, de las justas intromisiones de su padre, de rígidos principios. Akbar Mohammed (Murphy) entra en la película al ritmo de un número de James Brown, vestido con una sudadera con mensaje (tema: Fred Hampton). Echando un vistazo a una cafetería de moda de Baldwin Hills, les dice a Amira y a su hermano, Omar (Travis Bennett): «Empiezo a odiar el mundo cada día más».

A partir de ahí, la comedia costumbrista se dispara. La tarde en la que Amira conoce a sus padres, Shelley y Arnold (David Duchovny) y a su hija Liza (Molly Gordon), se convierte en un incómodo enredo de conversación cuando Arnold menciona a famosos negros y Shelley da su opinión sobre la brutalidad policial. Pronto queda claro que los personajes interpretados por Murphy y Louis-Dreyfus, antiguos compañeros de reparto en SNL, serán las principales moscas en la pomada romántica, especialmente cuando Amira y Ezra se comprometan. Shelley es una fuente imparable de entusiasmo Westside woke por convertirse en «una familia de color», declarando que «¡ahora somos el futuro!». Akbar, convencido de que Ezra, amante del hip-hop y aficionado a las zapatillas, es un apropiador cultural y no lo bastante bueno para su hija, pasa a la ofensiva socavadora.

Pero en su comparativamente breve tiempo en pantalla, los otros Mohammed y Cohen ofrecen deliciosas notas de gracia. Nia Long es formidable como la madre de Amira, Fátima, y también gloriosamente exagerada, en un momento de agitación ofrece una lección de historia en forma de «los recibos de esclavos en mi bolso». Por su parte, el Arnold de Duchovny se lanza a interpretar, sin que nadie se lo pida, una canción de John Legend, su forma de relacionarse con la novia de su hijo.

Gran parte de la hilaridad gira en torno a la exasperación inexpresiva de Hill y su seco discurso; su personaje reacciona principalmente ante el parloteo de Shelley, pero la forma en que utiliza la palabra «respetuosamente» para referirse a su abuela (Rhea Perlman) no tiene menos precio.

En el lado opuesto, Ezra se convierte en el balbuceante nervioso cuando se enfrenta a los padres de Amira a través de una cabina en Roscoe’s (uno de los muchos puntos de referencia de Los Ángeles en la película). Cuando Akbar pone a prueba a Ezra, a menudo tras las sombras y sin apenas mover un músculo facial, Murphy lleva el plano de reacción sin palabras a una nueva dimensión.

Como en muchas otras comedias románticas, hay aquí un elemento de cuento de hadas, a saber, que esta joven pareja compra una casa en Los Ángeles de 2023. Aun así, la diseñadora de producción Maxine Shepard da una vida vibrante al hogar de Amira y Ezra, impregnando el lugar con su creatividad y la vitalidad de su amor, pero sin exagerar. Lo mismo puede decirse del magnífico vestuario de Michelle Cole, que incluye patadas preciosas.

En cuanto al escenario, Barris siente un gran amor por Los Ángeles, tanto por el oeste como por el sur. Escenifica escenas clave en Nate ‘n Al’s, Magnificent Brothers Barber & Beauty Salon y el Skirball, entre otros lugares, y Capitol Records, hogar de legendarios cantantes de muchas canciones de amor, forma el telón de fondo de un intercambio culminante. Con energía y afecto, el director de fotografía Mark Doering-Powell muestra los lugares más conocidos.

Cuando la película pasa a temas tan habituales como la despedida de soltero en Las Vegas y la escapada de las damas de honor a Palm Springs, La gente como vosotros no pierde del todo su gracia, pero no puede evitar parecer más predecible, siguiendo los inevitables pasos de la historia. A medida que el choque de titanes chiflados y bienintencionados, Shelley y Akbar, retrocede un poco, deja espacio para que la comedia pura y dura pase a primer plano, especialmente el papel de Mike Epps como el hermano no tan honrado de Akbar.

Barris reparte el amor por la comedia con una colección de cameos a lo largo de la película, incluido el suyo propio; Nelson Franklin, Rob Huebel y Winnie Holzman hacen apariciones, al igual que Deon Cole y Andrea Savage, como organizadores de fiestas en duelo, y Anthony Anderson, viejo colaborador de Barris, interpreta a un barbero.

La colaboración del director en la escritura con Hill, también un director de talento (Mid90s y el reciente documental Stutz), es un gratificante encuentro de mentes, y el material encaja a la perfección con el excelente reparto. Barris ha creado ágilmente una película que es a la vez seria y, tomando prestada una palabra muy utilizada en uno de los intercambios más incómodos de Ezra con Akbar, provocativa. Pero nada de eso importaría sin las risas, algo muy valioso, y La gente como vosotros lo consigue.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: