Fauda: la emocionante nueva temporada de espionaje crece en ambigüedad durante la tercera temporada

Fauda-serie-Netflix-temporada-3

Las implicaciones morales de la serie israelí ganan textura, ya que su agente encubierto se convierte más en un problema que en una solución

En los cinco años transcurridos desde su estreno en Israel, la serie de espionaje “Fauda” ha dado mucho que hablar. A los cocreadores Lior Raj y Avi Issacharoff se les atribuyó el mérito de ofrecer una emocionante visión de los operativos israelíes que van de incógnito tras la pista de terroristas palestinos. Pero, al igual que la aclamada serie de espionaje “Prisioneros de guerra” -que se adaptó a la serie estadounidense “Homeland”-, la serie se enfrentó a reacciones negativas por sus descripciones unilaterales de su enemigo, pintando a todos los personajes palestinos con la misma crudeza. En sus momentos más torpes, “Fauda” encarnaba más el racismo y la xenofobia que asolan la cultura israelí que el heroísmo que intentaba invocar por el camino.

Ahora, en Netflix, con su tercera temporada, la serie muestra cierta madurez, sacudiendo la noción del bien y el mal en el conflicto palestino-israelí con nuevos matices de ambigüedad. Aunque la pieza central de la serie sigue siendo el agente antiterrorista Doron (Lior Raj), la destrucción que causa en un intento de acabar con sus enemigos y exponer sus planes sugiere que puede ser más villano de lo que está dispuesto a reconocer.

A medida que la situación de Doron se agrava, personas cercanas a él mueren y otras se alejan de su camino, y él se encuentra en una espiral descendente ineludible. En el devastador final, la serie tiene más en común con “Breaking Bad” que con “Homeland”, ya que Doron se encuentra a sí mismo empeorando aún más una mala situación. La serie empatiza con esa lucha, pero también da a entender que las implicaciones morales de la misión de Doron le llevan a un lugar irredimible.

Doron ha sufrido las consecuencias de su profesión a lo largo de la serie, arruinando su matrimonio por el camino, pero la tercera temporada marca la primera vez que tiene que enfrentarse a las implicaciones de su trabajo a nivel humano.

Hasta ahora, la mayor parte de los palestinos a su alcance eran personas que conspiraban para causar un daño generalizado. Pero no es el caso de Bashar (Ala Dakka), el valiente joven boxeador al que Doron entrena en un gimnasio de Gaza mientras se hace pasar por terrorista encubierto.

El principal objetivo de Doron es localizar al agente de Hamás Abu Fauzi (Amir Hativ) antes de que pueda movilizar a su red e “iluminar Gaza” en una espectacular demostración de fuerza. Sin embargo, la posibilidad de un atentado masivo tiene menos importancia en “Fauda” que el impacto de los esfuerzos de Doron por detenerlo. Aunque piense que sólo está haciendo su trabajo, Doron se ve arrastrado al papel de mentor paternal de Bashar, aunque esa relación está condenada a desmoronarse.

Y vaya si lo hace. Los momentos finales de la tercera temporada se cuentan entre los acontecimientos más chocantes de la serie. En lugar de salvar el día de una forma tradicional, Doron parece destinado a reforzar el ciclo de odio y violencia que se le ha asignado evitar. Los cadáveres se amontonan en ambos bandos, una crisis de rehenes se tuerce varias veces y Doron lucha por conciliar sus prioridades en la vida real con la interpretación que hace de su trabajo. Fracasado como padre y marido, se apoya en su trabajo como único medio de justificar una existencia desesperada. “Es lo que soy”, admite en el final. “Es mi maldición”.

A medida que “Fauda” llega a estos momentos aleccionadores, parece como si Raj e Issacharoff quisieran despojarse del artificio para revelar las observaciones más sensibles que acechan en la situación de Doron. Por debajo de la música cursi y los villanos de pacotilla, el espectáculo presenta una mirada íntima a la carga psicológica del trabajo en cuestión. A pesar de algunos tiroteos y persecuciones en coche bien montados, gran parte del espectáculo se desarrolla en primeros planos poco favorecedores, con el rostro calvo y maltrecho de Doron personificando el tono cansado del mundo.

En el pasado, “Fauda” ha sido criticada por carecer de una descripción auténtica de la vida palestina (y sería mucho más audaz si permitiera a algunos palestinos entrar en la sala de guionistas), pero la tercera temporada muestra un cierto esfuerzo por situar el drama en el centro de una comunidad palestina en la que la vida bajo la ocupación no está exclusivamente ligada a turbios negocios de trastienda y malos estereotipados. No da a los palestinos el mismo tiempo en pantalla, ni se acerca en absoluto a una comprensión emocional de las motivaciones que subyacen al terrorismo en el momento en parte con algunos de los mejores cine palestino de los últimos años (las películas de Hany Abu-Assad, en particular). 

En cambio, “Fauda” se detiene en lo horrible del otro lado. La serie se asienta en una plantilla en la que los terroristas importan menos que la manía de un sistema diseñado para tratarlos a todos de la misma manera: cómo las mismas personas que supuestamente mantienen a Israel a salvo pueden, de hecho, intensificar el peligro en ambos extremos.

El clímax de la tercera temporada es una poderosa llamada de atención sobre la naturaleza de la situación, que deja a Doron sumido en la ira y el dolor sin una solución discernible. Puede que le empuje un sentido de la justicia, pero eso sólo le hace caer en un agujero negro que él mismo ha diseñado. Pase lo que pase en la cuarta temporada, el daño de Doron ya está hecho. En el proceso de tratar de rectificar otra sombría situación de nosotros contra ellos, permite que se transforme en algo mucho peor. Y esa es una metáfora muy aguda del conflicto palestino-israelí.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: