Los especialistas en el cuidado de la piel nos revelan todos los detalles sobre cómo la polución afecta a la salud de la dermis.
Descubre cómo perjudica nuestro entorno diario a la piel y cómo ponerle remedio.

Los expertos en cuidados masculinos Pedro Catalá (fundador de Twelve Beauty y doctor en farmacia), la Doctora Paula Rosso (médico estético del Centro Médico Lajo-Plaza), el Doctor José Vicente Lajo-Plaza (del Centro Médico Lajo Plaza), y Patricia Cuenca (directora técnica del centro Oxigen), nos explican cómo prepararnos para lucir radiantes a pesar de los factores a los que nos enfrentamos diariamente.


“La comunidad científica ha identificado dos tipos de partículas, las más grandes que podemos ver fácilmente, como el humo o el polvo y otras, microscópicas, llamadas hidrocarburos poliaromaticos (PAHs) que derivan en su mayoría de la quema de combustible. Estas últimas son capaces de penetrar la barrera cutánea y por tanto, las más negativas para la piel, debido a su naturaleza lipídica”.

Pedro Catalá,
Fundador de Twelve Beauty y Doctor en farmacia


“La polución medioambiental nos afecta a muchísimos niveles, y hay estudios que establecen una relación entre los disruptores endocrinos que conlleva la contaminación y la obesidad. En lo que a la piel se refiere, uno de los problemas es la falta de oxígeno en el aire y el aumento del dióxido de carbono, que deja el cutis más apagado al empeorar todos los procesos de oxigenación del organismo, sobre todo, sobre nuestra epidermis, donde se depositan trazas de metales pesados. El aire viciado aumenta además la producción de radicales libres, cuyos efectos negativos ya conocemos. Esta es una de las muchas razones por las que es tan importante la limpieza de la piel cada noche, puesto que sólo de esta forma eliminamos de la superficie de la piel todos esos residuos que quedan sobre ella”.

Doctora Paula Rosso,
Médico estético del Centro Médico Lajo-Plaza

“Cada vez sabemos más sobre la contaminación ambiental y sus efectos nocivos sobre la piel, y cómo provoca problemas de hiperpigmentación” El aloe vera es uno de los grandes aliados. Su alto contenido en antioxidantes -vitaminas A (betacarotenos) C y E, además de vitamina B12, ácido fólico y colina-, lo convierten en un potente escudo protector capaz de neutralizar los radicales libres y demás agentes contaminantes”.

Paola Gugliotta,
Fundadora de Sepai

LOS PRINCIPALES ENEMIGOS DE TU PIEL

Gases contaminates.
La dermatitis irritante es causada por estas sustancias químicas, que atacan directamente la piel, produciendo lesiones muy similares a las ocasionadas por la exposición excesiva a las radiaciones solares, como enrojecimiento o ardor.

Humo.
Los oxidantes reactivos y los radicales libres del humo causan estrés oxidativo e inhibición de los mecanismos antioxidantes. También aumenta la pérdida de agua transepidérmica y degrada el colágeno y las fibras elásticas.

Luz azul.
Aumenta la generación de radicales libres que favorecen la aparición de arrugas y falta de firmeza. Reduce los niveles de vitamina E y C y disminuye el aporte de oxígeno a los tejidos, lo que se traduce en un rostro apagado.

Metales pesados.
Los que afectan más directamente a la piel son el cromo, el estaño y el manganeso, que irritan la piel y las mucosas y pueden causar dermatitis.

Monóxido de carbono.
Es responsable de la hipoxia tisular por carencia de aporte de oxígeno a los tejidos) y el metabolismo de la piel se ralentiza en general provocando piel apagada, envejecimiento prematuro y sequedad.

Partículas en suspensión.
Son las responsables de la mayoría de los problemas de irritaciones y alergias.

Radicales libres.
Provocan lesiones oxidativas y contribuyen al envejecimiento prematuro, o alteraciones en el ADN de las células cutáneas.

Otros factores a tener en cuenta

Tabaco.
“El tabaco aumenta los radicales libres, que dañan las membranas de la células. Además, alteran el equilibrio entre la elastasa y su mayor regulador, el inhibidor de la alfa 1-proteinasa. Esto provoca la ruptura de las fibras elásticas de la piel y disminuye la producción de colágeno. La nicotina también provoca vasoconstricción y una disminución de la circulación periférica. El monóxido de carbono del humo restringe la capacidad de transporte de oxígeno por la sangre para que llegue a la piel. Las arrugas de los fumadores son diferentes. Más estrechas, profundas y con los contornos bien marcados. El color de la piel de los fumadores suele ser más pálido y tira al amarillo grisáceo”.

Dr. José Vicente Lajo-Plaza,
Centro Médico Lajo Plaza.

Exceso de azúcar.
“La relación del azúcar con nuestra piel es muy estrecha y provoca: envejecimiento prematuro, además de hinchazón, pérdida de tono y luminosidad y empeoramiento en casos de acné. Todo ello se debe a un proceso llamado glicación que hace que el azúcar en sangre se una a las proteínas para formar unas moléculas dañinas que afectan al nuestro metabolismo. El colágeno y la elastina son los más perjudicados por la sobredosis de azúcar. Una vez dañados, sus fibras se vuelven más secas, quebradizas y débiles. ¿Consecuencia? Formación de nuevas arrugas y flacidez”.

Patricia Cuenca,
Directora técnica del Centro Oxigen

Alcohol.
“El alcohol, sobre todo el destilado, produce envejecimiento prematuro de la piel. El rostro de las personas que consumen habitualmente dosis altas de alcohol suele estar demacrado y evidentemente envejecido. Cuando se llega a desarrollar daño hepático, la piel se vuelve además opaca y de un color pálido y amarillento. El alcohol también provoca una disminución de la actividad del sistema circulatorio, requerida para la adecuada irrigación y nutrición de los tejidos”.

Doctor José Vicente Lajo Plaza,
Centro Médico Lajo Plaza.

Vigorexia.
“El exceso de ejercicio no es bueno. Y menos para la piel. La fiebre por el running se nota en el rostro. Las facciones van perdiendo sus volúmenes y la piel se deshidrata y pierde tono. Los corredores tienden a perder grasa de la zona de la cara y a esto se suma la flacidez provocada por el movimiento de impacto repetido contra el suelo que destensa los músculos del rostro. Los procesos de envejecimiento se aceleran debido al incremento del proceso de oxidación de las células y a causa del esfuerzo de los músculos al correr durante un tiempo prolongado. Al correr al aire libre la piel se expone además a las inclemencias meteorológicas: sol, aire, bajas temperaturas, contaminación… La causa principal de éstas es una piel deshidratada, ajada y con un exceso de radicales libres que combatir”.

Patricia Cuenca,
Directora técnica del Centro Oxigen.

Drogas.
“Los efectos nocivos de las drogas también se extienden a la piel, en la que se observa con mayor frecuencia problemas de dermatitis seborreica y lesiones de hiperqueratosis en los dedos de las manos y en las palmas. También se produce un cambio de la morfología de la cara, con la nariz rojiza y con telangiectasias, y la punta nasal más achatada y hundida progresivamente. El uso de la cocaína puede provocar manifestaciones dermatológicas más severas, como pseudovasculitis, urticaria, pustulosis exantemática generalizada aguda, úlceras cutáneas, picores, ampollas, urticaria, eritemas o verrugas”.

Doctor José Vicente Lajo-Plaza,
Centro Médico Lajo Plaza.

Comida basura.
“La dieta basura y el fast-food también afectan negativamente a la piel. Además de no aportar a la piel las vitaminas, minerales y nutrientes que necesita, una dieta rica en grasas saturadas e hipercalóricas produce una alteración en el metabolismo lipídico que afecta a la grasa de la piel, empeorando el acné, la dermatitis seborreica y, por mecanismos inflamatorios, la psoriasis”.

Patricia Cuenca,
Directora técnica del Centro Oxigen.

Los expertos recomiendan

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

1) APoEM Detox Serum 49€
2) COOLA Fresh Relief Face Serum 70€
3) OSKIA City Life Facial Mist 60€
4) TWELVE BEAUTY The London Mask 120€