6 cosas que puedes hacer para eliminar la cándida de forma natural y evitar que regrese

como-eliminar-candida-del-organismo

Entre el 5% y el 15% de los hombres experimentan una infección por cándida en algún momento de su vida

La cándida es muy molesta y, a veces, difícil de eliminar. Es más común de lo que parece, debido al tabú que le rodea. Poco a poco, cada vez se habla más de ella, por lo que se comparten nuevos métodos para eliminarla. Por eso, hemos recopilado los seis trucos más efectivos para eliminar la cándida y evitar que regrese.

Hay muchas personas que sufren de cándida. En muchos casos viene y va, y resulta desesperante hacer que desaparezca de una vez por todas.

Afortunadamente, existen medidas simples que se pueden tomar para prevenir el crecimiento excesivo de la cándida y reducir el riesgo de infecciones. En este artículo, examinaremos algunos de los factores que contribuyen a su crecimiento y hablaremos de estrategias efectivas para prevenir su aparición.

¿POR QUÉ APARECE LA CÁNDIDA?

La cándida es un tipo de hongo que, normalmente, se encuentra en pequeñas cantidades en la piel y las membranas mucosas del cuerpo humano.

En algunas situaciones, con un sistema inmunológico debilitado, una dieta rica en azúcares y carbohidratos, un uso excesivo de antibióticos, o ciertos tipos de enfermedades, puede producir un crecimiento excesivo de la cándida, lo que puede causar infecciones.

Suele aparece debido a cambios en el pH, cambios hormonales, cambios en la flora intestinal (principalmente por el consumo reciente de antibióticos) o por un bajo sistema inmunológico. También puede surgir por el estrés o por una mala alimentación.

En los hombres, puede afectar a la piel y las membranas mucosas del pene, incluyendo el glande y el prepucio.

SÍNTOMAS

  • Picor
  • Enrojecimiento
  • Molestias, al orinar, por ejemplo
  • Sensación de ardor
  • Sarpullido
  • Placas blanquecinas

CÓMO COMBATIR LA CÁNDIDA Y EVITAR QUE REGRESE

Reduce el consumo de azúcar

Debemos reducir el consumo de azúcar y de hidratos de carbono refinados, ya que se alimenta de ellos.

La cándida es un tipo de hongo que se alimenta de azúcares simples como la glucosa y la fructosa para obtener energía y sobrevivir. Estos azúcares se encuentran en alimentos como el plátano, la manzana, la miel, los zumos o las bebidas azucaradas, la pasta, el pan blanco, etc.

La presencia excesiva de azúcares en la dieta puede favorecer el crecimiento excesivo de la cándida y desencadenar una infección por hongos. Por eso, es importante llevar una dieta equilibrada y limitar el consumo de alimentos con altos niveles de azúcar.

Toma suplementos probióticos

La candidiasis puede desarrollarse cuando hay un desequilibrio en la flora intestinal, lo que permite que los hongos se propaguen y causen infecciones.

Al tomar suplementos probióticos, se pueden reemplazar las bacterias perjudiciales por bacterias benéficas, lo que ayuda a prevenir la propagación de hongos y mejorar la salud intestinal en general.

Tomar suplementos probióticos puede ser útil para reducir la candidiasis, porque equilibra la flora intestinal y fortalece el sistema inmunológico.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los suplementos probióticos solo son una parte del proceso de tratar la candidiasis. Es recomendable hablar con un profesional de la salud antes de tomar cualquier suplemento. Pregunta en tu farmacia de confianza.

Come alimentos fermentados

Si no quieres tomar suplementos probióticos, puedes tomar alimentos fermentados, que también contienen probióticos. Los alimentos fermentados son aquellos que han sido sometidos a un proceso de fermentación, en el cual las bacterias y otros microorganismos transforman los azúcares en ácidos o gases.

Algunos de estos alimentos son el kéfir, el yogur, el chucrut, el miso, la kombucha…

Lleva una dieta rica en nutrientes

Como hemos dicho antes, la candidiasis puede desarrollarse cuando hay un desequilibrio en la flora intestinal. Los alimentos ricos en nutrientes sirven para combatir la cándida porque regulan la flora intestinal. Una dieta equilibrada y rica en nutrientes ayuda a prevenir la propagación de hongos.

Algunos de los alimentos recomendados para incluir en una dieta para tratar la candidiasis son las verduras de hojas verdes, las proteínas magras, como la carne y el pescado, las frutas frescas y grasas saludables, como el aguacate y el aceite de oliva.

Es importante hablar con un profesional antes de hacer cambios significativos en la dieta, para obtener un enfoque personalizado y equilibrado a la hora de tratar la candidiasis.

Come alimentos prebióticos

Los alimentos prebióticos son aquellos que contienen compuestos no digeribles que actúan como alimento para las bacterias benéficas en el intestino. Estos compuestos se encuentran en alimentos naturales como frutas, verduras, granos y algunos productos lácteos.

Los prebióticos no son digeridos en el estómago, sino que viajan hasta el colon, donde se fermentan y alimentan a las bacterias benéficas. Así equilibramos la flora intestinal.

Algunos ejemplos de alimentos prebióticos incluyen la inulina, en plantas como la cebolla, ajo, agave y chicoria, los oligosacáridos, en frutos como el tomate y la alcachofa y la lactosa, en alimentos como el queso o el yogur. Debemos incluir una variedad de alimentos prebióticos en nuestra dieta para obtener multitud de compuestos prebióticos diferentes.

Toma aceite de orégano o agua de ajo

El aceite de orégano es un aceite esencial que se ha utilizado como remedio natural para tratar una variedad de dolencias, incluyendo la candidiasis. Esto se debe a sus propiedades antifúngicas, antivirales, antibacterianas y antiinflamatorias.

El aceite de orégano contiene un compuesto activo llamado carvacrol, que se ha demostrado que es efectivo para combatir diferentes tipos de hongos y bacterias, incluyendo la cándida.

No obstante, debemos tener en cuenta que el aceite de orégano puede ser muy fuerte y tener efectos secundarios si se consume en grandes cantidades. Utiliza aceite de orégano de alta calidad y haz un consumo responsable.

Por su parte, el agua de ajo también ha servido como remedio natural para multitud de infecciones, ya que también tiene propiedades antifúngicas, antibacteriana y antivirales del ajo. Contiene un compuesto llamado alicina, que sirve para eliminar bacterias y hongos.

El agua de ajo se hace hirviendo el ajo y dejarlo reposar durante unos minutos antes de ingerirlo. Igual que el aceite de orégano, puede provocar efectos secundarios si se consume en grandes cantidades.

Antes de tomar alguna decisión, te recomendamos que, primero, lo comentes con un profesional de salud. Puedes acudir a tu farmacia de confianza y explicar tu situación. Si el problema es cada vez mayor, acude a tu centro de salud más cercano.

Artículo publicado por Laura Martínez

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: