Los Fontaneros de la Casa Blanca: La comedia incómoda de HBO Max que cuenta la historia detrás del escándalo de Watergate

serie-Fontaneros-de-la-Casa-Blanca-opinión-y-resumen-10

La nueva miniserie de HBO Max presenta a Woody Harrelson y Justin Theroux en el papel de los ladrones del Watergate y evita (en gran parte) el Despacho Oval a favor de los hombres que realmente ejecutaron el infame robo que derribó a un presidente

En esta comedia dramática hay una gran cantidad de personajes, pero lamentablemente muchos de ellos resultan inverosímiles y extravagantes, siendo una caricatura tras otra, a pesar de ser personajes reales. Es un problema recurrente en Hollywood, que ha utilizado la historia del Watergate una y otra vez, cambiando al protagonista de la historia cada vez.

Aunque existen puntos en común en cada relato del Watergate, como el guardia de seguridad que retiró la cinta de una puerta abierta ilícitamente, este hecho se ha convertido en un símbolo de la historia estadounidense del siglo XX, tal y como lo es el Asesinato de los padres de Bruce Wayne en la cultura popular. Sin embargo, con una perspectiva siempre cambiante, debería ser posible ofrecer una nueva mirada de los acontecimientos, sin caer en la repetición.

Los actores Woody Harrelson y Justin Theroux en ‘Fontaneros de la Casa Blanca’

En cuanto a las películas que se han producido sobre el tema, se podría decir que Todos los hombres del presidente se encuentra en un extremo del espectro, siendo muy seria, mientras que Dick se sitúa en el otro extremo, resultando muy tonta. Hay otras películas que buscan un tono intermedio.

La próxima serie de HBO Los fontaneros de la Casa Blanca, escrita por Alex Gregory y Peter Huyck y dirigida por David Mandel, se enfrenta al desafío de encontrar el tono adecuado. La historia se centra en E. Howard Hunt (interpretado por Woody Harrelson) y G. Gordon Liddy (interpretado por Justin Theroux), quienes son quizás los personajes más difíciles de toda la saga. En una historia llena de caricaturas, Hunt y Liddy son los más exagerados y menos simpáticos.

El escándalo Watergate obligó a Richard Nixon a dimitir de la presidencia en agosto de 1974.

Se podría decir que Los Fontaneros de la Casa Blanca es similar a Rosencrantz y Guildenstern han muerto, en el sentido de que ambos son personajes históricos menores que creen ser héroes. Sin embargo, la ejecución de la serie presenta dificultades adicionales, ya que debe convertir a dos personajes que normalmente son utilizados como alivio cómico en protagonistas cómicos, exagerando sus rasgos ya exagerados. Luego, la serie debe cambiar bruscamente hacia una atmósfera de seriedad que se presente de manera convincente, sin caer en el patetismo operístico y tratando de humanizar a los personajes.

Los Fontaneros de la Casa Blanca es una serie caótica y parcialmente desorganizada en la que cada actor parece estar en su propio espectáculo, lo que puede ser en gran parte intencional y reflejar cómo Watergate se sintió desde dentro. Sin embargo, como resultado, la serie resulta frustrante y no del todo satisfactoria.

La serie retrata a G. Gordon Liddy (Theroux, izquierda) y E. Howard Hunt (Harrelson) como personas entregadas a su causa y algo patéticas

La trama sigue a Hunt y Liddy, dos hombres muy diferentes pero insatisfechos con sus vidas familiares y comprometidos con el Partido Republicano. Hunt, que se ve obligado a abandonar la CIA, trabaja en relaciones públicas y escribe novelas de espionaje bajo seudónimo. Regresa a casa con su esposa Dorothy (interpretada por Lena Headey), quien tiene un pasado más condecorado en el espionaje, y sus hijos desafortunados.

Por otro lado, Liddy es un ex agente del FBI que es conocido por ser excéntrico y tiene una familia aparentemente feliz y educada, encabezada por su esposa Fran (interpretada por Judy Greer). Los dos hombres son reunidos por Bud Krogh (interpretado por Rich Sommer), quien les encarga investigar la filtración de los Papeles del Pentágono.

A pesar de su empeño, Hunt y Liddy fracasan en su misión y pronto se ven obligados a tapar otras filtraciones, de ahí el título descarado de “fontaneros”, y finalmente, colocan micrófonos ocultos en la sede del Partido Demócrata en el edificio de oficinas del Watergate.

“Fontaneros de la Casa Blanca” se centra principalmente en dos hombres que planearon la irrupción en el Watergate, interpretados por Woody Harrelson, en el extremo derecho, y Justin Theroux, cuarto por la derecha.

Sin embargo, la serie no revela nada nuevo al plantear la irrupción en el Watergate como el acto de un grupo de bufones desorganizados. En lugar de eso, Los Fontaneros de la Casa Blanca trata de humanizar a sus protagonistas, ilustrando que, bajo su comportamiento ridículo, hay incluso más comportamiento ridículo. La serie comienza con esta imbecilidad ya en su punto más alto y la hace cada vez más estruendosa.

Hunt es un bufón complicado, motivado por su inferioridad económica, por una hija con problemas emocionales y por el hecho de que puede o no haber estado implicado en el asesinato de Kennedy. A pesar de no ser un héroe, al menos se pueden identificar varios impulsos humanos que le llevan a actuar de la manera en que lo hace. Liddy, por otro lado, es un bufón divertido, con un acento errante, que pone grabaciones de discursos de Hitler durante las cenas y sostiene su mano sobre llamas abiertas para demostrar algo, aunque no queda claro qué es.

Lena Headey, Fontaneros de la Casa Blanca

Cuando Hunt y Liddy se juntan, son como dos tercios de los Stooges, especialmente cuando viajan a Los Ángeles disfrazados con pelucas y disfraces absurdos (que no son menos realistas que el peinado, maquillaje y vestuario general de los años 70 del programa). Aunque es un tratamiento divertido de estos personajes, no es muy perspicaz.

No hay nada apreciablemente diferente del maníaco desfile de personajes excéntricos y malvados en Veep de HBO Max, un campo de entrenamiento para Mandel, Gregory y Huyck. Tal vez la crítica sea menos provocativa debido a lo familiar y bien establecido que está el tema. ¿O es que el caos en Beltway es más agotador por la decisión de alargar la historia a cinco episodios de una hora?

Después de una hora, estaba agotado por las travesuras. Después de dos horas, tras asistir a largas recreaciones de cada fallida irrupción en el Watergate, buscaba algo que se pareciera a un centro tranquilo en este universo de locos. Después de tres horas, sólo Dorothy de Headey se destacaba como personaje, una versión más letal de Martha Mitchell, el centro del intento reciente de Starz de pintar el Watergate como un escándalo alimentado por bufones. Y al final del cuarto episodio, estaba activamente enfadado con las risas baratas que acompañaban a Dorothy y su destino en la vida real.

De repente, en el quinto episodio, la serie decide que todo debe ser tomado en serio. Después de cuatro horas queriendo que nos riamos de Liddy, la serie nos dice: “Sabéis que es malvado, ¿verdad?”, como si los espectadores tuvieran la culpa de no haberse fijado antes en la oscuridad. Después de cuatro horas de tratar a Hunt como un fanfarrón engreído, la serie nos dice: “Su arrogancia es desgarradora”, como si los espectadores fueran responsables de su elección del país en lugar de la familia.

La serie se convierte en una retahíla de sermones sobre lo que esta alocada aventura significaba realmente para el país, con frases como “Si todo lo que he hecho es socavar la fe del americano medio en el gobierno, eso reportará dividendos al Partido Republicano en el futuro”, que se sienten abrumadoramente obvias.

Los fontaneros de la Casa Blanca podría ser aceptable como telefilme de 90 minutos, pero como una serie de cinco horas, es agotadora. La interpretación de Harrelson es la más coherente con los diversos excesos de la serie, encontrando algunos niveles en los que Hunt es algo más que un tonto. Theroux es el más divertido de los dos protagonistas, pero es menos capaz de aferrarse a algo que pueda fundamentar a Liddy. Headey es la que más se acerca como depositaria de entregas cortantes y sutiles miradas en una serie en la que nada más aspira a ser “sutil”.

Los actores secundarios, aunque sobrecualificados, están desaprovechados. Destacan Kathleen Turner, Zoe Levin, Domhnall Gleeson y Toby Huss por haber aprovechado brevemente su tiempo en pantalla, pero la lista de actores completamente desaprovechados es larga e incluye a Kiernan Shipka, Gary Cole, Corbin Bernsen, F. Murray Abraham, Yul Vazquez y David Krumholtz. Aunque es un gran reparto, no se hace un gran uso de él.

Al final de la serie, uno empieza a buscar hacia adelante, tratando de averiguar quién debería ser el centro de la próxima serie sobre el Watergate. La respuesta podría ser el pequeño grupo de cubanos arrestados en el allanamiento. Encontrar un escritor cubanoamericano con interés en entender su historia y encontrar algún ángulo mejor que “bufones torpes” podría ser la clave para una nueva serie más interesante.

Artículo publicado por la redacción de Rísbel Magazine

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: