Break Point, la nueva serie de Netflix sobre el lado desconocido del Open de Australia

serie-Break-Point-Netflix-6

Sin los cuatro grandes más internacionales del tenis ni las escenas entre bastidores que hicieron tan popular a su predecesora en la F1, Break Point no aporta demasiada profundidad, pero es de justicia hacer una mención especial a la nueva serie de Netflix por arrojar luz sobre la tensión mental en el tenis

Con Nick Kyrgios y su novia Costeen Hatzi a bordo de un jet privado, el episodio piloto de la serie de Netflix ‘Break Point’ comienza con el aterrizaje de ambos en Melbourne antes del Open de Australia 2022. El camberrano es el protagonista del primer episodio de la serie de Netflix, creada por los mismos productores que llevaron a la plataforma de streaming la popular serie de Fórmula 1 «Drive to Survive».

Los cinco primeros episodios de «Break Point» llegarán a Netflix el próximo 13 de enero de 2023 y seguirán a un selecto grupo de tenistas a lo largo de los seis primeros meses de la temporada 2022, desde el Abierto de Australia hasta Roland Garros.

Aunque el tenis como deporte ha estado dominado por superestrellas como Rafael Nadal, Roger Federer, Novak Djokovic y Serena Williams en los últimos 15 o 20 años, esta serie trata sobre todo de jugadores que buscan alcanzar ese estatus.

«Puede que por fin estemos asistiendo a un cambio importante en el juego, así que nos preguntamos quién ocupará su lugar», se oye a una voz en off en una secuencia inicial.

«No podemos esperar a que se retiren, tenemos que encontrar la manera de intentar ganar», declara el canadiense Felix Auger-Aliassime, de 22 años.

Pero si eres nuevo en el mundo del tenis y sintonizas «Break Point» esperando seguir una historia sobre el cambio de guardia en este deporte, no obtendrás necesariamente lo que buscabas; al menos no en los cinco primeros episodios. Hay más fracasos que triunfos.

La serie es una mezcla entre una explicación de tenis para gente que sabe poco sobre este deporte y un intento de destacar a un grupo diverso de jugadores, cada uno procedente de un entorno diferente, pero que en última instancia luchan contra los mismos retos mentales y las presiones que plantea una gira mundial implacable de 11 meses de duración.

Tenemos a alguien como Kyrgios, que se plantea su futuro y se pregunta si el Abierto de Australia de 2022 será su última participación en el Grand Slam de su país. El ex número 1 del mundo Andy Roddick lo describe como un «jugador a tiempo parcial» que trata el tenis como un «hobby» antes de añadir que ojalá hubiera tenido su talento.

«No es un mal tipo, pero se convierte en un demonio cuando entra en la pista», afirma uno de sus rivales, el griego Stefanos Tsitsipas, uno de los cinco mejores jugadores del mundo.

Los productores intentan arrojar luz sobre el siempre fascinante personaje de Kyrgios, mostrando su talento, sus rabietas en la pista y sus problemas de salud mental, pero al final te quedas con más preguntas que respuestas y sin entender realmente por qué se siente o actúa de determinada manera.

Nick Kyrgios en la docu-serie Break Point. Imagen cortesía de Netflix © 2023

El personaje de Kyrgios tiene muchas capas y apenas se ha analizado ninguna de ellas. En cambio, la mitad del episodio se dedica a su carrera por el título del Abierto de Australia en dobles junto a su amigo y compatriota Thanasi Kokkinakis.

Hay una escena en la que la madre de Kyrgios, Norlaila, comparte su preocupación por su hijo.

«Se volvió agresivo. Estaba muy enfadado, siempre enfadado por algo», dice. Nunca descubrimos exactamente por qué Kyrgios parecía enfadado constantemente ni cómo superó esa etapa.

Kyrgios admite que lo que más le cuesta es la soledad de este deporte y menciona brevemente el racismo al que se enfrenta, sin entrar en detalles. Recuerda momentos en los que estaba «en espiral» y salía a beber todas las noches, y su mánager, Horse, recuerda un periodo en el que rastreaba el teléfono de Kyrgios e iba a buscarle a la mañana siguiente, a menudo antes de los partidos.

Al final del episodio, con Kyrgios coronado campeón de dobles de Grand Slam, la narración vuelve al tenis.

«Estoy aquí para demostraros que soy uno de los mejores jugadores del mundo. Y no veo nada que me frene», afirma.

La falta de profundidad en el retrato de los personajes continúa en la mayoría de los episodios.

El histórico triunfo del tunecino Ons Jabeur en Madrid se destaca en el cuarto episodio. Pero se dedica más tiempo a escuchar a expertos como Patrick Mouratoglou explicar lo imposible que es llegar a lo más alto en el tenis, viniendo de un país pequeño como Túnez y sin el apoyo adecuado de patrocinadores, que a examinar cómo Jabeur consiguió realmente lograrlo.

«La gente pensaba que dejaría el tenis, que sería ama de casa, pero yo siempre creí en mi sueño», dice Jabeur.

Maria Sakkari, una de las tenistas que aparecen en Break Point. Fotografía: Cortesía de Netflix

Eso no quiere decir que la serie documental carezca de una visión real de la psique de un tenista.

Si hay algo en lo que «Break Point» acierta es en la parte brutal y de autodesprecio del deporte; el desgaste mental que supone para sus protagonistas; cómo los jugadores equiparan a menudo su autoestima con las victorias y las derrotas y lo rápido que pueden caer en la oscuridad cuando no pueden rendir como quisieran en la pista.

Paula Badosa, Maria Sakkari y Ajla Tomljanovic no se privaron de mostrarse vulnerables ante la cámara y nos regalaron algunas de las escenas más conmovedoras e impactantes del programa.

«Tengo muchas ganas de irme de la pista. Tengo tantas voces negativas en mi cabeza, ‘eres una mala jugadora, no eres capaz de hacer esto’, que es muy difícil apagarlas», dice Badosa al hablar de sus sentimientos durante su dura derrota ante Simona Halep en el torneo de Madrid, su casa.

En una conversación íntima con su equipo, en la que controlan su salud mental, Badosa dice: «Cuando estoy bien, me siento como en casa en la cancha y siento que éste es mi sitio. Pero paso de eso a ‘sácame de aquí, me quiero morir'».

En el segundo episodio, Tomljanovic se muestra increíblemente «enfadada» consigo misma por su actuación contra Badosa en el Abierto de Australia y la compara con un peso ligero enfrentándose a un peso pesado.

«¿Qué sentido tiene estar ahí fuera si no creo que pueda ganar?», se pregunta entre lágrimas antes de sugerir que debería retirarse.

Sakkari revela que en realidad se retiró del deporte «durante cuatro días» tras su derrota ante Barbora Krejcikova en el Abierto de Francia de 2021.

Maria Sharapova, cinco veces campeona de Grand Slam y famosa por su fortaleza mental y su capacidad de lucha, fue la que mejor lo expresó en el programa.

«En el tenis se pierde mucho más de lo que se gana. Pero incluso cuando eres campeón y sales de la pista perdiendo. Te preguntas: ‘¿Soy lo bastante buena? Pero tienes que seguir afrontándolo, porque si no, no eres tenista. Ese es el sentido de este deporte, que siempre estás buscando, siempre estás tratando de encontrar quién eres y adónde quieres llegar», dice el ruso.

Una de las principales conclusiones de la serie es que no todas las historias deportivas que merecen ser contadas tienen que acabar en triunfo y no siempre se trata de la persona que se lleva el trofeo al final de un torneo. Break Point» explora el camino, las decepciones y las pequeñas victorias.

Al ver a Sakkari sentada sola en el suelo rompiendo a llorar tras llegar a la final de Indian Wells, uno comprende cuánto le habían pesado todas esas derrotas en semifinales.

Matteo Berrettini comparte su frustración por haber perdido tantas veces ante Djokovic en los majors, para luego caer ante otro grande de todos los tiempos, Nadal, en las semifinales del Abierto de Australia.

«Siento que no importa cuánto lo intentes, simplemente no eres lo suficientemente bueno», dice mientras envía un Facetiming a su entonces novia Tomljanovic.

La decisión de Taylor Fritz de competir en la final de Indian Wells con un tobillo lesionado fue un gran ejemplo de lo mucho que un jugador está dispuesto a arriesgar, no por una victoria, sino para evitar remordimientos.

«Si me retirara, me molestaría toda la vida», dice Fritz a su equipo, que le aconseja no jugar para evitar daños mayores en el tobillo.

La complejidad de la posición de Toni Nadal como entrenador de Auger-Aliassime preparándose para jugar contra su sobrino y antiguo protegido Rafael Nadal quedó bien retratada en el quinto episodio, mientras que el aspecto egocéntrico del tenis se tocó en una conversación entre Tomljanovic y Berrettini.

El hecho de que Karim Kamoun, marido y preparador físico de Jabeur, le pregunte en cámara si quiere tener un bebé, sabiendo lo mucho que ella lo desea, saca a la luz los sacrificios que tienen que hacer las mujeres deportistas por el bien de sus carreras profesionales.

El proyecto «Break Point» surgió a raíz del increíble éxito de «Drive to Survive», al que se atribuye el aumento de la popularidad de la F1 en todo el mundo, y especialmente en Estados Unidos.

Aunque el mismo equipo de producción está detrás de ambas docu-series, es importante que quienes vean la versión de tenis no la comparen con su homóloga de F1. Los deportes y sus protagonistas no podrían ser más diferentes y nunca podrían recibir el mismo tratamiento en Netflix.

No está claro si «Break Point» atraerá a nuevos aficionados al tenis, que es el principal objetivo del proyecto, pero al menos es un comienzo. Algunos de estos jugadores serán revisitados en la segunda mitad de la temporada, mientras que otros personajes como los prodigiosos números 1 del mundo Carlos Alcaraz e Iga Swiatek, Frances Tiafoe y Tsitsipas serán presentados como es debido.

Un enfoque más profundo en los próximos episodios puede ayudar a los espectadores a conectar aún más con los jugadores y dará a los fans más razones para animarlos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: