Audemars Piguet, la manufactura de Alta Relojería con sede en Le Brassu, ha presentado cinco modelos Grande  Sonnerie Carillon Supersonnerie. La prestigiosa esmaltadora suiza Anita Porchet ha sido la artesana encargada de realizar sus esferas de esmalte «Grand Feu» y para esta ocasión tan especial para la casa Audemars Piguet, la artista ha creado una trilogía de esferas de esmalte decoradas con laminillas de oro (paillons) de más de un siglo de antigüedad, en una combinación perfecta de saber hacer ancestral y diseño contemporáneo.

Estos refinados relojes rinden homenaje a las generaciones de artesanos que han ido perfeccionando de forma continua las tecnologías pioneras, sin perder de vista jamás las raíces ancestrales de su artesanía.Los relojes con sonería nos devuelven a los orígenes de los dispositivos de medición del tiempo: fueron inventados en el siglo XIV y, al carecer de esfera, solo marcaban la hora sonando. Desde su fundación en 1875, Audemars  Piguet se ha especializado en mecanismos de sonería y ha desarrollado mecanismos de Grande Sonnerie, Petite Sonnerie y Repetición de Minutos. Hoy en día, solo unos pocos relojeros especializados en Audemars Piguet son capaces de ensamblar y ajustar una Grande Sonnerie, considerada una de las complicaciones más sofisticadas de la historia de la Haute Horlogerie.

«La Grande Sonnerie es la culminación de los relojes con sonería. Como en una orquesta, los componentes deben estar sincronizados a la perfección para que la sonería marque de forma automática las horas y los cuartos. Tardamos cuatro años en encontrar la forma de combinar este mecanismo tradicional con nuestra tecnología Supersonnerie, a la que dotamos de la función de carillón (3 gongs).» ha declarado Lucas Raggi, Director de Desarrollo de la casa relojera.

Desde su fundación en 1875, Audemars Piguet se ha especializado en relojes complicados. Los registros muestran que más de la mitad de los 1625 relojes producidos entre 1882 y 1892 incluían un mecanismo de sonería. Este logro se puede atribuir a las grandes habilidades de los artesanos de la Manufactura en decenas de talleres situados en La Vallée de Joux. El mecanismo Grande Sonnerie estaba considerado uno de los más sofisticados y complejos, y también uno de los menos habituales. Entre 1882 y 1892, solo estaba presente en 28 relojes Audemars Piguet.

Anita Porchet creando una de las esferas de la colección Grande  Sonnerie Carillon Supersonnerie

En 1892, en colaboración con Louis Brandt & Frère, Audemars Piguet creó el primer reloj de pulsera con repetición de minutos de la historia (con un diámetro de 29,3 mm o 13 líneas), que incorporaba dos martillos situados a una distancia adecuada para tocar las horas, los cuartos y los minutos a petición. Esto fue posible gracias al talento de unos relojeros que consiguieron adaptar y miniaturizar mecanismos complicados en diminutos relojes colgantes para mujer. De 1892 a 1957, la Manufactura creó 35 relojes de pulsera con repetición de minutos, ninguno de los cuales estaba provisto de Grande Sonnerie por su complejidad mecánica.

Audemars Piguet jamás dejó de fabricar relojes de bolsillo con sonería, pero la producción de relojes de pulsera con sonería fue disminuyendo lentamente con la Gran Depresión de la década de 1930 y la Segunda Guerra Mundial. En la década de 1960, los mecanismos de sonería solo figuraban en los relojes de bolsillo. Los relojes de pulsera con sonería volvieron a la escena de Audemars Piguet con la década de los 90, tras el renacimiento de otras complicaciones clásicas después de la crisis del cuarzo.El retorno de los mecanismos Grande Sonnerie de Audemars Piguet vino especialmente marcado en los años ochenta por el lanzamiento de cinco obras maestras a cargo de Philippe Dufour, un joven relojero independiente y de espíritu libre de La Vallée de Joux, que la Manufactura respaldó por su talento y su devoción por preservar la artesanía de la región. Audemars Piguet lanzó su primer reloj de pulsera Grande Sonnerie en 1994. Se trataba de un logro considerable para un calibre de 28,6 mm de diámetro y 5,2 mm de grosor. Entre 1995 y 2002 se produjeron 188 calibres para reloj de pulsera equipados con Grande Sonnerie.