Diez películas (diferentes) de mafiosos para celebrar los 50 años de El Padrino

Mejores-Peliculas-Mafia-Mafiosos
Azpilicueta-Robadoble-300x600-DMPU

Por Javier Márquez Sánchez

Este fin de semana vuelve a los cines la obra maestra de Francis Ford Coppola, así que sacamos el abrigo y la ametralladora para recomendarte qué puedes ver después sin recurrir a los grandes clásicos de siempre.

En octubre de 1972 llegaba a los cines El Padrino, la crónica de los avatares criminales de una familia italoamericana inmersa en el mundo de la mafia. Aquella saga (le seguirían dos películas más) no solo resultó un hito en la historia del cine, sino que también ayudó a forjar el estereotipo de familia mafiosa que hemos visto plasmado en la pantalla una y otra vez desde entonces.

Para celebrar su medio siglo de historia, la película regresa a la gran pantalla este fin de semana por tiempo limitado, y nosotros queremos sumarnos al festejo recomendando una selección de películas sobre el mundo de la mafia que hemos intentado que no sean… las de siempre.

Y es que el cine sobre la mafia ha estado presente en la gran pantalla casi desde los comienzos del séptimo arte. Al igual que el cowboy, la figura del gánster ligado a una organización o familia mafiosa ha gozado siempre de una gran popularidad entre el público. Érase una vez en América, Scarface, Los intocables de Elliott Ness, Uno de los nuestros, Casino, El precio del poder, Atrapado por su pasado, Muerte entre las flores, Una historia del Bronx o Donnie Brasco son sin lugar a dudas clásicos incontestables de este género cinematográfico. Las películas de la mafia que te proponemos a continuación no son menos importantes y entretenidas, pero no suelen aparecer de manera tan habitual en los listados de recomendaciones. Tal vez, porque precisamente se alejan del estereotipo establecido por El Padrino. Así que descorcha el vino, prepárate un buen plato de pasta y déjate sorprender.

Hampa dorada (Little Caesar, 1931)

Cuatro décadas antes de El Padrino, esta película ya hizo historia y se convirtió en referente fundamental del género. Nunca antes se había plasmado en la pantalla el funcionamiento criminal de la mafia italoamericana. Y no olvidemos que la película habla de unos hechos ficticios en la misma época en la que están ocurriendo acontecimientos reales similares, casi cine social del momento. Es decir, cine de la mafia en los años dorados de la mafia. La dirigió Mervin LeRoy y la protagoniza uno de los gánsteres por excelencia de la pantalla: Edward G. Robinson. En Filmin.

El enemigo público (The Public Enemy, 1931)

Fijaos si el tema de la mafia andaba candente en 1931, con las balas silbando por las calles de Nueva York o Chicago, que ese año se estrenaron dos imprescindibles del género. Junto a la citada Hampa dorada llegó a los cines esta cinta, dirigida por William A. Wellman, con un ritmo endiablado e impactante, y contó como protagonista con un James Cagney en estado de gracia cuyo histrionismo habría de heredar Joe Pesci medio siglo más tarde. En Filmin.

Código del hampa (The Killers, 1964)

Robert Siodmak ya había llevado a la pantalla el relato Los asesinos, de Ernest Hemingway, convertido en Forajidos (1946), una obra maestra protagonizada por Burt Lancaster. En esta ocasión fue Don Siegel quien aceptó el desafío y le dio un tono más duro al cuento del premio Nobel para contar la historia de dos asesinos que reciben el encargo de acabar con la vida de un antiguo piloto de carreras. Ejecutado el trabajo –y el tipo–, uno de ellos decide averiguar por qué la víctima ni siquiera intentó defenderse o huir. Lee Marvin y Angie Dickinson forman una pareja de auténtico lujo para esta cinta que contó, entre otros, con un secundario que nos choca ver en la gran pantalla: el futuro presidente de Estados Unidos Ronald Reagan. En Filmin.

Asesino implacable (Get Carter, 1971)

Si al escuchar este título pensáis en la película que estrenó hace unos años Sylvester Stallone, frotaos los ojos y preparaos a ver cine de verdad. En este caso no se trata de la mafia italoamericana sino de la que controla los bajos fondos londinenses, uno de cuyos capos ha ordenado matar al hermano del pistolero Jack Carter. Y este, por supuesto, saldrá en busca de venganza. Michael Caine se convirtió en icono del cine negro a este lado del Atlántico con una película descarnada y que rezuma años setenta por todas las costuras. Maravillosa. En Movistar +.

Azpilicueta-banner-movil-300x250

The French Connection. Contra el imperio de la droga
(The French Connection, 1971)

El director William Friedkin se adelantó un año a Coppola con esta película en la que no profundiza en la vida de los mafiosos sino en la de los policías que los persiguen, en concreto en la de los encarnados por Gene Hackman y Roy Scheider. El primero se llevó el Oscar por su trabajo de creación de Jimmy ‘Popeye’ Doyle, un policía bastante mundano que está decidido a llegar hasta el final en su caza de un capo francés que está extendiendo su red de narcotráfico. Ese capo no es otro que nuestro Fernando Rey, tan distinguido como de costumbre. La película fue todo un éxito que arrasó en los Oscar: película, director, guion adaptado y montaje, además de actor. Una lección magistral de cine policial. En Apple TV.

Carne viva (Prime cut, 1972)

El paralelismo entre un matadero de reses y el asesinato de seres humanos adquiere niveles extremos en esta película que nos sumerge en el universo de las mafias en la América Profunda. En concreto encontramos aquí a un capo de Kansas que se dedica al tráfico de drogas y a la prostitución utilizando como tapadera una fábrica de carne. El citado paralelismo llega a extremos perturbadores cuando, durante las fiestas del pueblo, se organiza una subasta “de ganado”, y los fulanos pasean por un inmenso granero donde hay decenas de chicas desnudas y drogadas que pronto pasarán a manos de quien pagó por ellas. Michael Ritchie fue el director de esta cinta que cuenta con una banda sonora del siempre efectivo Lalo Schifrin y un enfrentamiento memorable de antagonistas: Lee Marvin y Gene Hackman. Además, supuso el debut en la pantalla de la popular Sissy Spacek. En Filmin.

Yakuza (Yakuza, 1974)

Nos vamos a Japón con esta obra de la mano del director Sydney Pollack y con nada menos que Paul Schrader como guionista de excepción. En este caso nos sumergimos en la Yakuza, una mafia japonesa cuyo origen se remonta al siglo XVII. Utiliza los mismos métodos que las mafias occidentales y, como ellas, controla los negocios más turbios, como la prostitución, el blanqueo de dinero, el contrabando, etc. Robert Mitchum da vida a un hombre que formó parte de las tropas de ocupación estadounidenses en Japón y que regresa a este país para ayudar a un amigo cuya hija ha sido secuestrada por este grupo criminal. La cinta está plagada de hallazgos visuales y logra crear un clima absorbente difícil de olvidar. En Apple TV.

El largo viernes santo
(The Long Good Friday, 1980)

Volvemos a Inglaterra de la mano de John MacKenzie y una de las cintas británicas más brillantes de los 80, así como la consagración del gran Bob Hoskins. La historia mezcla la mafia estadounidense con los bajos fondos de Londres y los terroristas irlandeses del IRA. Es una película para paladear con calma, con un arranque lento pero que va cobrando ritmo casi sin percibirlo hasta llegar a un final explosivo. En FlixOlé.

Lock & Stock
(Lock, Stock and Two Smoking Barrels, 1998)

Dos décadas después, seguimos en la pérfida Albión con el debut cinematográfico del gamberro Guy Ritchie, que en este caso expone muchas de las que serán señas de identidad de su cine, como la participación de Jason Statham. La cinta cuenta la historia de unos amigos que deciden jugarse sus ahorros en una partida de cartas contra un mafioso. Lo que ellos desconocen es que la partida está amañada y además de perder su dinero ganarán una deuda importante con un tipo que no está para bromas. Mafia de barrio con malas pulgas y un intencionado –e inteligente– toque cutre para una película muy divertida. En Filmin y Apple TV.

Romanzo criminale (Romanzo criminale, 2005)

Michele Placido dirigió un nutrido reparto de lo mejor del cine italiano del momento para narrar una historia cien veces contada pero con una ambientación, un espíritu, unas interpretaciones que le dar un refrescante baño de frescura. La cinta sigue la historia de tres jóvenes delincuentes, Libanés, Frío y Dandy, con la ayuda de una improvisada banda de malhechores, entre ellos El Negro, un extremista que se cree el último samurai, secuestran y asesinan brutalmente a un rico propietario. El dinero del rescate deciden invertirlo en el negocio de la heroína. Así nace una organización criminal despiadada que elimina a todos sus rivales, controla completamente el tráfico de drogas y se alía con la Mafia. Siguiendo la misma referencia literaria, tres años después se estrenaría una serie de dos temporadas aún más interesante. En Amazon Prime Video, Movistar + y Filmin.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Azpilicueta-banner-movil-300x250