Por qué los hombres deberíamos de perderle el miedo al sexo anal (de una vez por todas)

SORAYA-Beads-lelo-mejor-juguete-para-hombres

La felicidad orgásmica existe, es muy sana y puede entrenarse. Descubre cómo estimular tu felicidad orgásmica gracias al nuevo SORAYA Beads de LELO

La libertad sexual cobra cada vez más visibilidad y aceptación con el paso de los años, y los tabúes en torno a ella, como la práctica habitual del sexo anal, han ido disminuyendo. Sin embargo, este cambio no es igual en todos los sectores de la sociedad. Según un estudio que ha realizado LELO a casi 9000 personas, las parejas cisgénero, a menudo se mantienen más cautelosas o tradicionales cuando se trata experimentar y explorar nuevos caminos en sus relaciones sexuales.

Es común encontrar que, mientras que las comunidades LGBTIQ+ tienden a experimentar con mayor libertad y a comunicar sus preferencias con menos reservas, muchas parejas cisgénero se apegan a un enfoque más convencional. Las investigaciones de LELO apuntan a que el diálogo sobre deseos y prácticas no tradicionales es más habitual en personas no heterosexuales. Según este estudio realizado a casi 9000 participantes, la población no heterosexual participa en una gama más amplia de actividades sexuales y tiene más conversaciones sobre sus gustos y límites.

¿Qué factores contribuyen a que las parejas cisgénero se mantengan en un terreno menos creativo? La respuesta no es simple y abarca desde la influencia de la educación sexual -una parte de los hombres heterosexuales todavía observa el sexo anal a través del estigma de que es algo que sólo disfrutan los hombres homosexuales- hasta el temor al dolor, al qué dirán y la presión de cumplir con normas sociales arraigadas. Además, los roles de género tradicionales inculcados desde la infancia son las mayores limitantes a la disposición a explorar fuera de los límites de lo que se ha considerado tradicionalmente “normal”.

El dolor, un factor limitante

El dolor es un factor determinante en la reticencia de las parejas cisgénero a explorar las relaciones a través del sexo anal. El estudio de LELO revela que, aunque el 35% de los encuestados ha practicado este tipo de relación, existe un significativo 48,5% que no lo ha hecho, y de estos, el 44% admite su interés por practicar sexo anal, pero se encuentra frenado por el miedo al malestar físico y a sentirse incómodos. Este temor no es infundado, ya que a menudo hay una asociación errónea del sexo anal con el uso de objetos de gran tamaño y falta de delicadeza, una imagen distorsionada por ciertas representaciones cinematográficas más que por la realidad de la práctica cuidadosa, consensuada ¡y muy saludable!

Entre los hombres heterosexuales, persiste un estigma que etiqueta el sexo anal como una actividad predominantemente homosexual, lo que añade una barrera psicológica adicional. La connotación de dolor se ve reforzada por la falta de comunicación: un 15% de los participantes no discute la posibilidad de practicarlo con su pareja, debido principalmente al estigma que todavía rodea a esta práctica.

El rechazo de la pareja es la razón por la cual un tercio de los encuestados evita el sexo anal, lo que subraya la importancia del acuerdo y la comodidad mutua en las decisiones sexuales de la pareja. Por otro lado, casi un tercio de los que sí participan en esta práctica lo hacen buscando una mayor intimidad, y el 43% para experimentar un placer físico más intenso, indicando que para muchos la experiencia puede ser gratificante cuando se realiza de manera consensual y con la debida preparación.

LELO al rescate de los más tímidos

Curiosamente, el tabú mismo es un elemento enormemente excitante para muchos hombres, ya que un 26% de los participantes encuentran enormemente atractiva la naturaleza prohibida del sexo anal. Sin embargo, la predisposición a utilizar juguetes sexuales como método para explorar de forma segura es baja, con un 63% de los encuestados que no los emplea, aunque un 22% está abierto a la idea. La reticencia a usar juguetes está muy influida por la preocupación de que puedan causar dolor, mencionada por el 28% de los que optan por no usarlos.

Para abordar el problema del dolor asociado por tantos hombres al sexo anal, LELO ha lanzado al mercado el SORAYA™ Beads. Este innovador masajeador de bolas está meticulosamente diseñado para garantizar explorar el placer sin dolor, promoviendo una experiencia enormemente agradable, placentera y segura.

SORAYA-Beads-lelo-juguete-para-hombres-3

El SORAYA™ Beads no solo busca aliviar el miedo al dolor, sino que también está orientado a estimular zonas erógenas específicas como la próstata, facilitando así el acceso a un rango de sensaciones hasta ahora desconocidas para muchos.

Gracias a su anatomía, el SORAYA™ Beads es un juguete inclusivo y sin género, que invita a personas de todas las identidades a descubrir los enormes beneficios de su uso. Su diseño intuitivo presenta una secuencia de cuatro perlas que aumentan de tamaño de manera gradual. Estas bolas están diseñadas pensando especialmente en aquellos que quieren iniciarse em el sexo anal, pero que siempre han sentido miedo.

El diseño de SORAYA™ Beads asegura un confort óptimo y ofrece una tranquilidad que elimina por completo esos miedos al dolor o a sentirse incómodo.

Cómo entrenar tu felicidad orgásmica con LELO

En LELO son plenamente conscientes de que alcanzar el orgasmo no solo es una de las experiencias más placenteras de la vida sino que también ofrece una serie de beneficios psicológicos. Sin embargo, basándose en los resultados de su estudio, muchísimas personas terminan por caer en la monotonía o por no salirse del clásico “sota-caballo-rey”.

Tener una vida sexual activa y experimentar con nuevas formas de placer como el sexo anal ha demostrado tener enormes beneficios para nuestra salud mental, aliviando el estrés y aumentando la autoestima y generando las conocidas como hormonas de la felicidad. Además, la exploración sexual fortalece el vínculo emocional con la pareja, fomentando una mayor intimidad y confianza.

En el caso de los hombres, la exploración del orgasmo de próstata y las aventuras del sexo anal abren un mundo de placer intenso y, por desgracia, muy poco conocido. A pesar de que puede ser un tema nuevo para muchos, el orgasmo de próstata hace que los hombres tengan orgasmos más profundos e intensos en comparación con los orgasmos conseguidos únicamente a través de la estimulación del pene.

Además, numerosos estudios han demostrado que el sexo anal tiene enormes beneficios para la salud de la próstata y ofrece la posibilidad de experiencias múltiples sin la necesidad de un período refractario (ese tiempo que “calma y recuperación” que todo hombre necesita después del orgasmo para poder volver a tener una erección).

SORAYA-Beads-lelo-juguete-para-hombres-2

Para aquellos interesados en el sexo anal, los expertos de LELO nos recomiendas seguir varios pasos para una experiencia completa y placentera:

Informarse y tener una actitud abierta: Conocer la propia anatomía y cómo funcionan las zonas de placer es el primer paso para una buena experiencia.

La importancia de la comunicación: Hablar con la pareja sobre deseos y límites puede mejorar la experiencia y asegurar que ambos estén cómodos.

Estar relajado: Un ambiente tranquilo y relajado es crucial para disfrutar plenamente de la experiencia.

Usar lubricante: Para asegurar comodidad y evitar molestias, el lubricante es indispensable.

Utilizar juguetes adecuados: LELO ha creado SORAYA™ Beads para proporcionar un comienzo suave con la bolita más pequeña, hasta llegar a la más grande para los más experimentados. Inspirada en los movimientos de los violinistas, la tecnología Bow-motion de SORAYA™ Beads imita el movimiento del arco de un violín. Sus cuatro perlas se mueven en un movimiento ondulatorio, lo que permite a los usuarios sentir el movimiento de arriba abajo. Esta tecnología única aumenta el placer y proporciona una experiencia distinta en comparación con otros juguetes anales.

Tener paciencia: Como cualquier práctica nueva, lleva algún tiempo aprender a disfrutar del orgasmo de próstata. Es importante ir a un ritmo personal y disfrutar del proceso. Incorporar el sexo anal en la vida sexual no solo proporciona nuevas fuentes de placer, sino que también lleva a un mayor entendimiento de la propia sexualidad. Explorar las distintas facetas del placer sexual es una forma enriquecedora de conectarse consigo mismo y con tu pareja ¡sea del género que sea y se sienta del género que se sienta!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: