HO’OPONOPONO, la meditación hawaiana que permite borrar los pensamientos negativos y recuperar la paz interior

Hooponopono

Una técnica milenaria basada en la ‘autosanación’ de la mente.

A lo largo de nuestra existencia la mente humana tiende a crear, de forma inconsciente, una serie de pautas mentales negativas que generan relaciones y situaciones tóxicas, difícil de gestionar. Para reconducir nuestro estado de ánimo hacia un lugar de paz como en nuestra infancia, es imprescindible volver a conectar con nosotros mismos. Se debe intervenir para eliminar estos patrones negativos y perjudiciales vamos creando. El Ho’oponopono brinda la oportunidad de paliar esta tendencia mediante una técnica basada en la repetición de mantras, para iniciar el camino hacia un espacio mental más sano.

El Ho’oponopono es un método hawaiano de meditación que, básicamente, nos enseña a ‘hacer las paces’ con nuestro yo interior y con los demás. Esta técnica parte de la idea de que las personas repetimos sistemáticamente pensamientos tóxicos y pautas negativas. Esta información dañina debe ser eliminada, para poder ser realmente nosotros mismos.

En las culturas populares de las islas polinesias se tenía la creencia de que los errores que cometían las personas eran los causantes de las enfermedades, puesto que enervaban los ánimos de los dioses. Movidos por este dogma, pensaban que para depurar los errores el individuo debía confesarse. De no acceder a la confesión, la persona podía enfermar y morir. Mantener en secreto el error es lo que estimulaba a la enfermedad a seguir desarrollándose.

En el paradigma del psicoanálisis, podríamos traducir las creencias polinesias por el concepto de represión. Al no disponer la conciencia de esos elementos negativos para la salud, las tensiones que provocan quedan anclados en la psique, y más tarda se somatizan. Al confesarse el error, el efecto perjudicial para la persona queda anulado, neutralizado.

LOS CUATRO MANTRAS FUNDAMENTALES

La técnica del Ho’oponopono se basa en la repetición de ciertas frases que, poco a poco, se deberán interiorizar en la rutina diaria de cada uno. Existen diferentes opciones, aunque estos son los cuatro mantras más reconocibles de esta técnica hawaiana:

– Lo siento. Se utiliza cuando se quiere asumir la responsabilidad de aquello que se quiere solucionar.
– Perdóname. Con este mantra no estamos pidiendo que nos perdonen, estamos pidiendo ayuda para perdonarnos.
– Gracias. Forma de agradecer la aparición de los pensamientos tóxicos, para así cambiarlos y solucionarlos.
– Te amo. Este mantra se dirige a lo negativo que habita en cada persona, mostrándole amor y
permitiendo así que se vaya para siempre.


----- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO DEBAJO -----

--------------------------------------

Una de los investigadoras más destacados sobre tradición hawaiana, Mary Pukui, describió los primeros pasos del Ho’oponopono en la cultura polinesia como “una tradición familiar consistente en que los miembros de la familia se reunían con otros miembros lejanos de la misma familia y reconducían los problemas enquistados entre ellos, logrando perdonar y comprender al otro».

El Ho’oponopono era concebido como un método espiritual para restaurar las malas relaciones interpersonales que conducían a patologías y enfermedades del individuo, y por ende del grupo. Se conseguía llegar al origen de los problemas, y se creía que esto mejoraba también las relaciones individuales y familiares con los dioses, quienes proveían de ciertos elementos esenciales para la paz espiritual.

La filosofía subyacente al Ho’oponopono de nuestros días aboga por la asunción de la responsabilidad plena sobre nuestras acciones y la de los demás. Los conflictos, entonces, surgen desde uno mismo y nunca por la fuerza de una realidad externa. Si se quiere modificar la realidad personal, es preciso cambiarse a uno mismo. A pesar de que este postulado se asemeja al solipsismo, lo cierto es que Ho’oponopono no niega la realidad de la conciencia de las demás personas.

En vez de eso, Ho’oponopono concibe el cómputo de las conciencias que habitan el mundo como piezas entrelazadas. Si uno limpia su propia conciencia de los errores cometidos, estará limpiando la conciencia de todos. Sin duda, una filosofía que puede ayudarnos a comprendernos mejor y a estar más conectados con las personas que nos rodean.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: