Cómo reducir el tamaño de la próstata de forma natural

Cómo-reducir-el-tamaño-de-la-próstata-de-forma-natural

Salud masculina bajo lupa: el impacto de los problemas de próstata y la importancia de su control natural

Los problemas de próstata son una realidad que muchos hombres enfrentan a medida que cumplen años. Según un estudio publicado en la prestigiosa revista The Lancet, alrededor del 50% de los hombres de 50 años y casi el 90% de los hombres de 80 años experimentarán algún tipo de problema de próstata.

¿Qué es la próstata y qué problemas puede causar?

La próstata es una pequeña glándula que forma parte del sistema reproductivo masculino. Produce el líquido que nutre y transporta los espermatozoides. Sin embargo, a medida que los hombres envejecen, la próstata puede comenzar a causar problemas. Los tres problemas de próstata más comunes son la prostatitis, el agrandamiento de la próstata (también conocido como hiperplasia prostática benigna, o HPB) y el cáncer de próstata.

La prostatitis es una inflamación de la próstata que puede causar dolor y problemas al orinar. Por otro lado, la HPB es una afección en la que la próstata se agranda, causando dificultades al orinar. En cuanto al cáncer de próstata, este es uno de los tipos de cáncer más comunes en hombres, y su riesgo aumenta con la edad.

Según un artículo publicado en el Journal of Urology, el número de hombres diagnosticados con problemas de próstata ha aumentado en los últimos años. Se cree que esto se debe a una combinación de factores, incluyendo una mayor esperanza de vida y mejoras en las técnicas de diagnóstico.

Sin embargo, las tasas de supervivencia para el cáncer de próstata también han mejorado. Un estudio reciente en el New England Journal of Medicine mostró que las mejoras en el tratamiento, incluyendo nuevas formas de radioterapia y cirugía, han aumentado la tasa de supervivencia a cinco años del cáncer de próstata al 98%.

La próstata y sus cambios con el paso del tiempo

La próstata es una glándula que está situada bajo la vejiga de los hombres. Su tamaño es similar al de una nuez y comparte función con los testículos y las vesículas seminales. Ademas, conecta con la vejiga, por lo que permite evacuar la orina.

En el nacimiento, esta glándula es muy pequeña. Al alcanzar la etapa adolescente, cuando aumentan los niveles de testosterona, la próstata crece hasta doblar su tamaño a la edad de 20 años. A los 50, se tiende experimentar un segundo crecimiento, pero este último no suele causar problemas para el resto de la vida. Lo que sí es cierto es que, en algunos casos, este segundo agrandamiento de la próstata se descontrola por una serie de factores que pueden tener que ver con la edad y el paso del tiempo.

Ya hemos visto que la próstata aumenta su tamaño con la edad. La causa real del crecimiento de la próstata está ligada con los síntomas del envejecimiento del organismo, los cambios en las células que componen los testículos y el cambio en el nivel de testosterona. También se puede producir por obesidad o por padecer enfermedades crónicas como la diabetes o problemas cardiovasculares.

Al estar ubicada debajo de la vejiga, cuando se agranda, comprime la uretra, lo que provoca una serie de síntomas bastante incómodos.

Síntomas de próstata grande

  • Incapacidad para orinar
  • Goteo al final de la micción
  • Tener que hacer fuerza al orinar
  • Tardar en comenzar a orinar
  • Orina débil
  • Incontinencia
  • Vaciado incompleto de la vejiga
  • Micción dolorosa o con sangre (esto puede ser el principio de una infección y debe revisarse cuanto antes)
  • Dificultad para eyacular o mantener una erección

Los hombres mayores de 60 años son más propensos a tener los síntomas más graves. Pero la mayoría de los hombres sufre solo síntomas leves. Según las estadísticas, son el 90% de los hombres los que sufren los síntomas leves.

Cuanto más inflamada esté la próstata más síntomas presentará el organismo, por lo que debemos de tratar de evitar su inflamación todo lo posible.

Cómo reducir el tamaño de la próstata

En primer lugar, esto no eliminará el problema de la próstata de raíz, pero sí que ayudará a reducir los síntomas que, como hemos dicho, resultan bastante molestos e intervienen directamente en el desarrollo normal de nuestra vida cotidiana.

Mejorar el equilibrio de grasas en nuestro organismo

El desequilibrio viene cuando se consume más de una grasa que de otra. Por ejemplo: actualmente, se consume mucho más omega 6 (presente en alimentos como el aceite vegetal, la soja o el maíz) que omega 3 (presente en pescados, semillas o algas). Al consumir más Omega 6 que Omega 3 se genera un desequilibrio. Este es el equilibrio es uno de los motivos por los que se provoca produce la inflamación general de nuestro cuerpo.

Para poder corregir este desequilibrio de grasas que se produce en nuestro cuerpo, debemos evitar consumir ciertos alimentos. Es decir, debemos generar un cambio en nuestros hábitos alimenticios.

Elimina de tu dieta los hidratos de carbono refinados, los alimentos de alto índice glucémico y los lácteos, porque son los que, a largo plazo, van a empeorar los síntomas del agrandamiento de próstata. Esto es así porque son los que aumentan el peso y la grasa corporal, lo que genera un desequilibrio de grasas en nuestro organismo y acentúa los síntomas del aumento de la próstata.

Cuanta más inflamación tenga nuestro cuerpo, mayor inflamación van a tener nuestros tejidos y mayor espacio van a ocupar, por lo que la próstata aumentará aun más y se agravaran los problemas.

Qué debemos comer para reducir el tamaño de la próstata

Lo mejor es adoptar una dieta baja en índice glucémico que regule las grasas de nuestro organismo. Algunos de estos alimentos son:

  • Tomates
  • Repollo
  • Coliflor
  • Zanahoria
  • Brócoli
  • Coles de Bruselas

Si cambiando tu dieta no es suficiente, siempre puedes tratar de bajar de peso, ya que, como hemos comentado al principio, suele ser una de las causas por las que se agravan los problemas de próstata.

Tratamiento

En primer lugar, hay que destacar que todo depende de cada persona y la gravedad de los síntomas. Por eso, lo mejor es acudir a tu médico para que te diga el procedimiento pertinente.

Las opciones suelen ser, la primera y de la que ya hemos hablado, cambios en el estilo de vida, como son hacer ejercicio y cambiar la dieta; la segunda, un tratamiento farmacológico y, la tercera y, en los peores casos, cirugía. La cirugía se suele realizar si se sufren infecciones urinarias de forma recurrente o se presenta sangre en la orina. También puede realizarse si se tienen cálculos renales o si los medicamentos no han funcionado frente a los síntomas que afectan a la vida cotidiana.

El cuidado personal suele bastar para reducir los síntomas leves del agrandamiento de próstata. Estas son las recomendaciones que seguir:

  • Trata de no beber cantidades excesivas de líquidos de una sola vez. Distribuye la ingesta de líquidos durante todo el día y evita consumirlos dos horas antes de acostarte.
  • Evita la cafeína y el alcohol, sobre todo, después de cenar.
  • Ve a orinar cuando sientas ganas, no te aguantes. De hecho, aprovecha cuando puedas acudir al servicio, aunque no tengas ganas.
  • Los nervios y la tensión pueden aumentar las ganas de ir al servicio. Trata de evitar el estrés todo lo posible.
  • Medicamentos contra el resfriado de venta libre que contengan antihistamínicos o descongestionantes pueden empeorar los síntomas. Evítalos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: