Cómo debemos cuidar la piel en invierno para evitar que envejezca antes de tiempo

En esta época del año es necesario prestar una atención especial al cuidado de la piel en cabina ya que conseguiremos avanzar más rápido en su regeneración

La piel sufre especialmente en esta época del año. La bajada del termómetro, sumada a los cambios bruscos de temperaturas y a la sequedad que provocan las calefacciones, hacen que la piel se reseque e irrite en exceso. Según la facilita Biri Murias, directora del centro Biri Murias, afirma contundente que la solución pasa por preparar la piel y protegerla con los tratamientos adecuados. Sequedad, tirantez, falta de luminosidad, rojeces, deshidratación o descamación son solo algunas de las inclemencias que puedes identificar en tu piel si no le prestas toda la atención que se merece.

Durante estos meses de frío, debemos evitar el uso de agua muy caliente, ya sea para lavarte las manos, la cara o incluso darnos un baño. Las altas temperaturas del agua deshidratan la piel y por tanto suponen una pérdida de lubricación, que la dejan seca, sin brillo incluso agrietada. Es importante que lavemos la piel con jabones suaves o con emolientes y humectantes. También resulta fundamental secar bien la piel después del baño, especialmente entre los dedos de manos y pies. La mejor manera de combatir la piel seca es hidratarla a diario, después de la ducha y antes de irnos a la cama.

¿Cómo debemos cuidar la piel para protegerla del frío?

En esta época del año es importante utilizar principios activos regeneradores, reparadores y protectores.

  • Las pieles secas y sensibles necesitarán productos con texturas ricas en activos calmantes, regeneradores y antiinflamatorios, componentes que nos ayudarán a eliminar la molesta sensación de tirantez e irritación.
  • Las pieles mixtas y grasas suelen volverse más cetrinas debido a la disminución de los capilares de irrigación en la dermis. Esto conlleva una menor cantidad de oxígeno y nutrientes en la piel aumentando notablemente el número de células muertas. La doble limpieza es un paso esencial para tratar este tipo de piel, así como para seleccionar una crema hidratante adecuada, una exfoliación una vez a la semana o el uso de sueros específicos como complementos.

¿Cuáles son los principales efectos del frío y cómo podemos paliarlos?

Sequedad, tirantez, falta de luminosidad, rojeces, deshidratación o descamación pueden reflejarse en la piel ante las bajas temperaturas como resultado de la perdida de lípidos naturales en la epidermis. Es importante proteger las zonas descubiertas -que son las que más expuestas están a las bajas temperaturas-, hidratarse bebiendo 2 litros de agua al día y utilizar cosméticos específicos para esta época del año, que son aquellos que nos aportan un extra de hidratación y nutrición. Un consejo que suelo dar a todas ellas es que utilicen una BB Cream como bufanda de su piel.


----- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO DEBAJO -----

--------------------------------------

¿Qué tratamientos son los más efectivos para acabar con estos problemas?

En esta época del año es necesario prestar una atención especial al cuidado de la piel en cabina ya que conseguiremos avanzar más rápido para preparar la piel y repararla. Tratamientos centrados en la regeneración y en la reparación para reestructurar la piel son los más adecuados, hacer curas puntuales para fortalecer la piel y que se defienda correctamente frente a las agresiones externas.

¿Cuáles son los principales errores que cometemos a la hora de cuidar la piel en esta época del año?

Unos de los principales problemas es utilizar los mismos productos todo el año ya que es necesario adaptar la cosmética a cada momento. Por ello, intensificar las sesiones de tratamiento de cabina para avanzar más rápido es una buena opción a la hora de preparar nuestra piel, a la vez que usemos productos más específicos que la traten con un mayor aporte de lípidos o agua. Otro error común es pensar que por estar en invierno no necesitamos protección solar, cuando los rayos de sol siguen incidiendo y ocasionando los daños prematuros en nuestra piel.

¿Influye el microbiota a la hora de fortalecer la barrera de la piel en los meses más fríos?

Sí, la función protectora de la piel se ve debilitada y se reduce la capacidad de retener agua. El resultado es una piel deshidratada en superficie. Si la agresión es continuada, esta deshidratación será profunda favoreciendo la pérdida de elasticidad y el envejecimiento prematuro de la piel dando lugar a finas arrugas de deshidratación”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: