La casa de moda italiana Bottega Veneta ha presentado hoy, viernes 3 de julio, The Invisible Store, un vanguardista concepto de pop-up store situado en Plaza 66 , en el corazón de Shanghái, que estará abierto hasta el próximo día 19 de julio.

Así, mientras las marcas de moda buscan visibilidad y notoriedad a cualquier precio, Bottega Veneta se desmarca de esta tendencia de «presencia permanenete» con la instalación de una estructura <<invisible>> que refleja el entorno, una apuesta de lo más disruptiva pero que encaja a la perfección con la identidad de una firma que ha prescindido históricamente de la necesidad de mostrar su logo.

Gracias a esta innovadora estrategia, la firma italiana vuelve a hacer alarde de la sutileza y la confianza en uno mismo como señas de identidad que encajan con los valores de la marca.

Este original pop-up trasciende la idea de la limitación física del espacio reflejando la esencia de Bottega Veneta: discreción, sensualidad, juego.

The Invisible Store subvierte el concepto de percepción, la tensión entre lo que es visible y lo que no, en una ejecución magnífica que hace que tengamos que abrazar la pausa y mirar dos veces en un mundo saturado de ruido. Así, la fachada invisible se presenta camuflada reflejando los logos de otras marcas en el atrio central del centro comercial de lujo.

La ilusión óptica es también un elemento clave en el interior con superficies reflectantes que juegan con la luz y el espacio.

Con una dimensión aproximada de 100 metros cuadrados, este pop-up cuenta con una selección de piezas de la colección de Pre Fall 2020 de Bottega Veneta con diseños para mujer y hombre entre los que se incluyen bolsos, calzado, joyería, gafas y ready-to-wear.

El 3 de julio se celebrará una fiesta de presentación de The Invisible Store en Plaza 66 en Shangay.

Fue durante la edición de los Fashion Awards del año pasado cuando el director creativo de la firma, Daniel Lee así como la propia firma Bottega Veneta ganaron los premios Brand of the Year (Marca del año), Designer of the Year (Diseñador del año), Accesories Designer of the Year (Diseñador de accesorios del año) y British Womenswear (Mejor firma de moda femenina).

Fue así como el joven creativo, que venía de trabajar en otras marcas del sector del lujo, volvía a poner a la firma italiana en el centro de todas las miradas.

Además, la firma liderada por el diseñador Daniel Lee cerró el primer trimestre del año, azotado por la crisis de la COVID-19, con un notble aumento del 10,3% así como con unos ingresos de 273,7 millones de euros, en mitad de un entorno dramático y pesimista para la industria de la moda.