Cecil Beaton: el fotógrafo de la Jet Set

Cecil-Beaton-fotografo-rolling-stones

Texto: Mateo Carrasco

“Sé atrevido, sé diferente, sé impráctico, sé cualquier cosa que afirme la integridad del propósito y la visión imaginativa contra las criaturas de lo común”.

Cecil Beaton

Cecil Beaton (1904-1980) tenía un ojo estético brillante, que combinado con su personalidad teatral, su ambición despiadada y su adicción al progreso social lo mantuvo en la pomada por más de seis décadas. Desde los jóvenes más mimados de la alta sociedad hasta Andy Warhol o los Rolling Stones, desde los flappers de la década de 1920 hasta Marlon Brando o Yves Saint Laurent, Beaton galopó a lomos del siglo XX, registrando con el objetivo de su cámara de fotos a sus héroes y estrellas, y las tendencias que dieron forma al siglo pasado.

Bajo el seno de una familia eduardiana acomodada, Cecil Beaton Nació en Hampstead, Londres, en 1904. Su anhelo de fantasía y fama, así como su admiración por la belleza lo impulsarían a las clases más altas de la sociedad británica hasta llegar a Hollywood.

Cecil Beaton se educó en la escuela Harrow donde desarrolló su pasión por la fotografía y el progreso social. A pesar de que procedía de una “familia de clase media sin pretensiones”, y no era ni académico ni deportivo, Beaton pronto encontró la manera de distinguirse gracias al influyente maestro de arte ‘Eggie’ Hine. Eggie trató a Beaton como su tutelado favorito y le animó a aspirar a ser un expositor de la Real Academia.

Durante su estancia en Cambridge, Beaton se unió al Amateur Dramatic Club y a la Marlowe Society, atrayendo regularmente al público de Londres y recibiendo críticas en los principales diarios nacionales. Habiendo ya logrado una posición central dentro de estos grupos de la sociedad británica, Beaton se ganó una reputación por sus actuaciones en papeles femeninos y por sus diseños de escenarios y vestuario para obras de teatro.

Una vez en Cambridge, y a su regreso a Londres, Cecil hizo todo lo posible para asegurarse una buena publicidad para él y su familia. Asistió a prestigiosas fiestas y se unió a su madre en los comités de caridad y se esmeró lo suficiente para conseguir llamar la atención de la prensa. Su desarrollo artístico y social fueron simultáneos e inseparables. Beaton se esforzó por rehacer el mundo a imagen y semejanza de su ideal. Presentándose como un “esteta”, exploró su identidad a través de una serie de actividades creativas cada vez más públicas. Así, exploró todas las artes, llegando a establecerse como fotógrafo, artista e ilustrador –así como diseñador de decorados, trajes e interiores domésticos- y también como escritor y actor aficionado.

Situándose en el centro de la sociedad de la moda en la década de 1920, Beaton se convirtió en un miembro destacado de la “Juventud Brillante”, y fotografió a una generación de jóvenes y relucientes socialistas, herederas y artistas que gravitaban en torno a las figuras de Osbert y Edith Sitwell y Stephen Tennant. A lo largo de la década, sin embargo, las modelos más habituales de Beaton fueron sus dos hermanas, Nancy y Barbara. Sus hermanas resultaron ser de gran utilidad para el joven fotógrafo, ya que con ellas experimentó con telones de fondo, materiales y técnicas fotográficas que resultaron innovadoras para la época.

En noviembre de 1927, un año después de conocer a Sitwell y Tennant, Beaton realizó su primera exposición de fotografías, dibujos y diseños teatrales en las Cooling Galleries, ubicada en Bond Street. La gama de personajes que exhibió demostró lo lejos que había llegado tanto social como artísticamente. Las actrices de teatro más aclamadas de la temporada aparecieron con igual prominencia.

La carrera de Beaton como fotógrafo de moda surgió de forma natural gracias a su trabajo como retratista de la sociedad británica, y floreció bajo el patrocinio de la revista Vogue, primero en Londres y París y, en 1929, en Nueva York.

En los años siguientes, Condé Nast acogería las sesiones fotográficas de Beaton para Lee Miller y Marion Morehouse, entre otros. Su asociación con Vogue le proporcionó la base para hacer una impresionante y rápida entrada en la sociedad americana. Fue Condé Nast quien arrancó a Beaton de su amada Kodak 3A, insistiendo en la adopción de una cámara profesional de 8 x 10 pulgadas. Una nueva cámara y un nuevo continente le permitieron un nuevo comienzo, y adoptó nuevos escenarios y accesorios que le permitieron experimentar con nuevos formatos.

A la izquierda, el diseñador Yves Saint Laurent fotografiado por Cecil Beaton (1971). A la derecha, Truman Capote por Cecil Beaton (1948).

El efecto que Estados Unidos tuvo en la vida y obra de Beaton se reveló con mayor certeza en su segunda visita al país en noviembre de 1929. Su principal logro en esa ocasión fue fotografiar a las estrellas de cine en Hollywood para la cabecera Vanity Fair. Trabajando lejos de su estudio familiar y sus recursos, y con maniquíes que habitualmente se enfrentaban al objetivo, Beaton adoptó nuevos escenarios, accesorios y experimentó con formatos innovadores para la época.

Sus retratos durante este período, y a lo largo de los años 30, revelan una creciente dependencia de los primeros planos del rostro, a menudo fuertemente modelados por el contraste de luces y sombras, y también la creciente incorporación de motivos florales. Estos tropos dan a las imágenes inmediatez y frescura, e incluso pueden expresar los intentos del fotógrafo de responder más directamente a las personas que están delante de él. Sin embargo, al examinarlos más de cerca, no conservan del todo la calidad natural que sugieren en un principio. La estética de Beaton siguió siendo muy artística, si no tan descaradamente
artificial, e hizo frecuentes asentimientos hacia el surrealismo.

El éxito de Beaton en la década de 1930 alcanzó su punto álgido cuando fue convocado al Palacio de Buckingham en 1939 para fotografiar a la Reina Isabel. El evento fue un gran éxito en sí mismo, con elogios de la prensa por las fotografías, pero también el punto de partida para que Beaton se convirtiera en el fotógrafo Real. Fue él quien fotografió a la princesa Isabel con su uniforme de Coronel Honorario de la Guardia de Granaderos en 1942, y quien fue elegido para grabar su coronación en 1953. En 1940 Beaton fue nombrado fotógrafo oficial del Ministerio de Información.

Fue seleccionado especialmente por Sir Kenneth Clark para inyectar su estilo estético en el registro visual.

Los retratos que hizo en ese momento ampliaron su alcance -más allá del glamour y la grandeza de sus trabajos anteriores- a los niños y ancianos que Beaton retrató con claridad y sensibilidad.

En septiembre de 1940, la revista Life llevó a su portada un retrato de Beaton de Eileen Dunne, una niña de tres años víctima de los bombardeos aéreos de la guerra. Tras haber viajado mucho durante una década y haber hecho suyo el reportaje periodístico y el fotoperiodismo, Beaton se apresuró a seleccionar unas imágenes memorables, como la instantánea de un techo destrozado por los proyectiles de un parque de bomberos o los restos de los tanques en un campo de batalla. Atento siempre a las grandes oportunidades, el fotógrafo también usó los edificios bombardeados de la ciudad de Londres como telón de fondo para una sesión de fotos de moda, creando así imágenes tan sorprendentes y surrealistas como las que una vez se esforzó por crear en su estudio.


Durante la guerra, Beaton siguió fotografiando para la revista Vogue y para el Ministerio, y continuó con su labor diseñando escenografías de teatro y cine. Su desarrollo gradual como diseñador de escenarios para teatros y películas despegó a lo grande al final de la guerra a ambos lados del Atlántico. Sus contribuciones a las versiones cinematográficas de los musicales Gigi (1958) y My Fair Lady (1964), de Lerner y Loewe, le hicieron ganar varios premios Oscars consolidando de esta manera su nombre en el sector.

Las películas también le dieron nuevas musas como Marlon Brando o Gary Cooper. Beaton continuó fotografiando para la revista Vogue durante las décadas de los cincuenta y los sesenta, realizando su última sesión de fotos para la edición británica en 1973. Cecil Beaton murió en Reddish House, Broad Chalk, Wiltshire, el 18 de enero de 1980.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: