Viajamos al sur de Escocia para conocer en exclusiva el nuevo reloj Zenith Defy Extreme E

reloj-Zenith-Defy-Extreme-E-informacion-precio

En un matrimonio perfecto entre la alta relojería y la emoción de la competición de coches eléctricos, Zenith y Extreme E despliegan una sinergia sin precedentes.

La alta relojería y el mundo del motor siempre han marchado en paralelo, desde el lujo más exclusivo hasta el vértigo de la competición, pero nunca de la forma en que Zenith y Extreme E lo han concebido. Su alianza trasciende lo convencional, dando vida a un concepto insólito y pionero que deja en sombras todo lo que hemos presenciado hasta la fecha. Un escenario en el que sostenibilidad, igualdad y evolución son los protagonistas, sin perder de vista el terreno desafiante en el que los coches eléctricos compiten al límite.

En su segunda cita de la temporada, Extreme E toma Dumfries y Galloway, en el sur de Escocia, como su campo de batalla. Nos unimos a ellos para desvelarte todos los secretos detrás de esta unión sin precedentes con Zenith.

En un auténtico festín de elegancia y belleza, la firma relojera suiza Zenith nos condujo al emblemático Castillo de Drumlanrig, al lado del lugar donde las carreras de Extreme E cobrarían vida durante el fin de semana. Un entorno histórico perfecto para celebrar una colaboración única. Nuestro reloj estrella hizo su entrada triunfal al castillo en un vehículo Extreme E, con Alejandro Agag al volante y Julien Tornare de copiloto. Una vez allí, nos desgranaron la fascinante saga de su alianza trienal.

Alejandro Agag, el fundador detrás de Extreme E, compartió que su romance con Zenith se inició durante los primeros pasos del campeonato. En una breve llamada de apenas cinco minutos con Julien Tornare, CEO de Zenith, ya les había gustado tanto la idea que no tuvieron ni que pensarlo dos veces.

En unas de las conversaciones que pudimos tener con Julien Tornare, nos confirmó que fue un acuerdo casi instantáneo, parecía que estaba ya diseñado para que fuera así. ¡Porque incluso compartían el mismo nombre! Los relojes más deportivos de Zenith ya se llamaban Defy Extreme, antes de que esta colaboración se hiciera realidad.

Y no es de extrañar la naturalidad del acuerdo, pues tanto Zenith como Extreme E comparten todos los objetivos, valores y características que les definen respectivamente. Bien lo vemos precisamente en el nuevo modelo Defy Extreme E, con la esencia deportiva de las carreras, la ligereza del carbono de su caja, la sostenibilidad y preocupación ambiental con los procesos, materiales…

Antes decíamos que nunca habíamos visto un concepto como el que Alejandro Agag ha conseguido con Extreme E, y es que absolutamente todo el diseño se ha ido conformando, persiguiendo la máxima sostenibilidad hasta la fecha. El lema de Race for the Planet lo han conseguido gracias a los objetivos de igualdad, medioambiente, e-mobility y energía.

Igualdad, pues los diez equipos están compuestos por dos pilotos, hombre y mujer, algo inédito en el mundo del motor. Pero quizá lo más impresionante es el esfuerzo que hacen por transformar cada lugar al que van durante el año.

En esta ocasión, el Hydro X Prix, el circuito se diseñó en una antigua mina de carbón, en medio del campo Escocés. Un lugar que representa todo lo contrario a la sostenibilidad ambiental, por lo que Extreme E, tras la celebración de esta carrera, ha desarrollado toda una serie de objetivos para convertir la mina en una fuente de energía hidráulica, para sostener todas las zonas limítrofes. De ahí el nombre de “Hydro X” de esta concentración.

Incluso el transporte de todos los coches de los equipos, cruzando todo el mundo, está pensado para la mayor reducción posible de emisiones. Alejandro Agag nos comentaba que unas de sus mayores preocupaciones era evitar llevar por vía aérea todo el montaje de cada carrera, pues siempre es el foco principal de las emisiones de CO2, por lo que optó por manejar todo el transporte por vía marítima. El Barco de Santa Helena es el encargado del movimiento de todo Extreme E. Coches, equipamiento, e incluso alojamiento para todas las personas de la organización y de los equipos. Un método de transporte que es un 75% más limpio que por vía aérea, y que tuvimos la suerte de poder visitar en nuestro viaje.

Tras la carrera del Domingo de Extreme E, se celebró la fiesta de clausura de este fin de semana de ensueño de nuestro viaje con Zenith. Una fiesta con todos los equipos de la competición a bordo del barco de Santa Helena, y con la gran suerte de ser el mismísimo Carl Cox el encargado de la música de la velada.

El afamado DJ Carl Cox es uno de los pilares de la familia Extreme E, pues precisamente es dueño de uno de los equipos que compiten y que lleva su propio nombre. Pero además, es embajador de la marca Zenith, colaborando desde hace años uniendo los mundos de la música y la relojería.

En la última sesión de Extreme E, estuvimos viendo toda la lucha por la victoria desde el box del equipo de Carl Cox, con él mismo revelándonos la historia detrás de su relación con Zenith. Según nos decía Carl, siempre había sido un gran amante de la relojería desde sus inicios como DJ, y cuando tuvo la oportunidad de empezar su relación con Zenith fue un sueño personal. Pero de forma aún más especial cuando diseñaron un reloj expresamente hecho para él, un Defy El Primero 21 Carl Cox, con carbono luminiscente y su propio logotipo en la esfera. Y justamente cuando nos decía esta anécdota, miró al recién presentado Defy Extreme E, y dijo… “aunque este nuevo modelo desde luego que está muy muy chulo” entre risas. Sin duda, un amante de los modelos deportivos de Zenith.

Y no podríamos estar más de acuerdo con la opinión de Carl Cox. Hemos podido llevar este nuevo modelo en la muñeca durante varios días y es realmente impresionante. La perfecta relación entre deportividad y tecnología, precisamente igual que concepto detrás del campeonato de Extreme E.

El nuevo Zenith Defy se presenta por primera vez construido enteramente en fibra de carbono, y se convierte en la segunda versión en colaboración con Extreme E, tras el set de cuatro piezas lanzadas el pasado año.

Son muchos los detalles que convierten a este reloj en casi único, pero probablemente lo que más impresiona es el funcionamiento de su cronógrafo. ¡Pues estamos ante un reloj que puede medir hasta las centésimas de segundo! Algo inédito en un cronógrafo. La velocidad de la aguja central de las centésimas es tan alta, que este Defy Extreme E incorpora una doble reserva de energía, una para el funcionamiento general del reloj y otra de forma expresa para el cronógrafo.

La gran novedad con respecto a las anteriores versiones se basa en los materiales y el color. El nuevo tono Vital Green es precisamente el color corporativo del campeonato Extreme E, que ahora adorna la esfera y la correa de Velcro.

También en este nuevo lanzamiento vemos el objetivo de responsabilidad ambiental que une a Zenith con Extreme E, pues tanto la correa como diferentes elementos de la caja en la que se entrega, están fabricados a raíz de fragmentos reciclados de neumáticos usados en las carreras.

Otro de los grandes puntos ganadores es su sistema de intercambio fácil de correas. Y os podemos asegurar que es de lo más sencillo e intuitivo que hemos probado nunca. Un sencillo click en la parte posterior del reloj, y puedes cambiar la correa gracias a las tres que se incluyen con el reloj, pues dos correas de caucho y Velcro se entregan junto con este nuevo Zenith Defy Extreme E.

En el corazón mecánico del reloj, se aloja uno de los movimientos más laureados y legendarios de la historia relojera, el calibre “El Primero” de Zenith. Con una historia apasionante que nos estuvo explicando en primera persona con todo lujo de detalles Julien Tornare, CEO de la marca.

Tornare nos explicó que este calibre estuvo muy cerca de la extinción durante los años 70, en la conocida Crisis del cuarzo, una década en la que la relojería tradicional fue de las más damnificadas. De hecho, la propia marca Zenith dejó de fabricar el calibre “El Primero” durante un tiempo, para centrarse en exclusiva a la manufacturación de modelos con pila.

Charles Vermot, relojero y uno de los cerebros detrás del calibre original, ejecutó una maniobra clandestina para preservar el legado de El Primero. En una maniobra audaz, ocultó meticulosamente todos los bocetos, materiales y utensilios vitales para la confección del calibre tras un muro en la planta superior de la Manufactura, un muro construido por él mismo.

Este valioso secreto solo se reveló años más tarde, cuando la decisión de retomar la producción de este calibre se hizo patente. Fue entonces cuando Vermot desveló su acto de resistencia, garantizando que la maestría inherente a este movimiento no se perdiera en las sombras de la historia.

Sin duda, una trama de tal calibre es digna de la gran pantalla, como corroboró Julien Tornare. El propio CEO de Zenith nos reveló que ya se encuentra en proceso de transformar esta historia de audacia y resistencia en un largometraje.

En otra ocasión durante el fin de semana, de camino al Barco de Santa Helena para la fiesta de clausura, también estuvimos en conversación con Julien, comentando diferentes objetivos de futuro de la marca Zenith.

Le preguntamos sobre si había algún proyecto de desarrollo de piezas con Gran Complicación, como relojes con sonería, ¡y justamente nos lo confirmó! Nos dijo que era una tarea realmente compleja, al tener que llevar a cabo un trabajo prácticamente desde cero, y al ser una de las complicaciones relojeras más exigentes. Pero que la idea de introducir un Zenith Repetición de Minutos puede que se haga realidad en unos años, con un estilo más clásico de lo que hasta ahora se ofrece en la colección.

Y justamente sobre este tema también nos incidió, sobre centrarse en nuevos relojes de diseño más tradicional, desarrollando de forma más exponencial la colección Ellite, un icono de Zenith. Pues en los últimos años se ha incidido más en las otras colecciones más deportivas, en comparación con las de estilo clásico. Otro tema de lo más interesante fue el plantear si la marca estaría dispuesta a involucrarse en el mundo de la artesanía manual, esmaltados, marqueterías, grabados… Un mundo dentro del sector relojero que exige el máximo nivel de experiencia y saber hacer, y que como nos dijo Julien, también están trabajándolo para poder presentarlo en un futuro no muy lejano.

Pero quizá la pregunta más difícil, fue “¿qué reloj es el que te gusta llevar más en la muñeca?”. No le resultó nada fácil responder, pues como CEO de Zenith las posibilidades son tan numerosas según la ocasión, que decidir una única opción es casi imposible. Pero finalmente nos reveló que este año estaba disfrutando muchísimo el poder llevar el nuevo Pilot Cronógrafo de cerámica negra. Un reloj con mucha historia dentro de la marca, y que este año ha sido enteramente remodelado con detalles increíbles, como la suavidad inigualable de los pulsadores. De hecho, durante nuestro fin de semana juntos, además del nuevo Defy Extreme E, se había traído a Escocia el nuevo Pilot para poder llevarlo en alguna ocasión.

En definitiva, una grandísima oportunidad el poder estar en contacto directo con todo el equipo de Zenith, grandes conversaciones con Julien Tornare y los protagonistas del campeonato de Extreme E, Alejandro Agag, Carl Cox e incluso Carlos Sainz. Y todo ello en un ambiente de película en el sur de Escocia, descubriendo el concepto detrás de toda la colaboración entre Zenith y Extreme E.

¡Deseando ver qué deparará el futuro de esta apasionante unión del mundo de la alta relojería y el motor!

Artículo publicado por Pedro Pastor

TAMBIÉ TE PUEDE INTERESAR: