Productores de cine, fotógrafos, hombres y mujeres se pelean por él. Su magnetismo y su atractivo físico rivalizan con los de Kortajarena u O´pry. Jorge López podría haber sido un gran bailarín, pero él ha elegido su propio camino: el de los madrugones en los sets de rodaje y los interminables guiones.

P

or encima de todo, Jorge López quería ser actor, y vaya si lo es. Su fulgurante carrera como intérprete parece que acaba de empezar, pero detrás de esa frondosa melena rizada y de su sonrisa picaresca hay un joven de Palermo, Argentina, que ya ha cosechado grandes éxitos en la pequeña pantalla de medio mundo. Fruto del esfuerzo y de la constancia que fomentó con esmero cuando apenas era un niño en la Academia de Actuación Fernando González Mardones y en la Universidad UNIACC, Jorge ha pasado de trabajar de la casa Disney a la omnipotente Netflix, en España. Puede que a primera vista, el zagal nos recuerde a aquella juventud de Antonio Banderas en Laberinto de Pasiones, sin embargo, Jorge López goza de un duende especial que lo hace diferente a todos los demás y que es capaz de cautivar a entendidos y a profanos.

Consecuencia del anhelo perfeccionista por su profesión, Jorge nunca ha vivido mucho tiempo en el mismo sitio y nos cuesta trabajo que sea capaz de planificar su vida con más de una semana de antelación. Desde que el chileno por adopción aterrizara en España, su carrera se ha disparado, poniéndolo a sus 27 años en el centro de todas las miradas. Nos citamos con el que, a sus 27 años, ha conseguido eclipsar a los ya consagrados actores españoles para poner de manifiesto que en España todavía hay sitio para aquellos valientes nómadas que hacen de su trabajo, su rincón para vivir.

Rísbel: ¿Cómo estás?
Jorge López: Ya más tranquilo. Más en calmado. Acabo de terminar el rodaje de Élite y ahora estoy en un proceso interno y externo de cambios: me voy de mi casa, voy a empezar a estudiar para perfeccionar mi inglés y voy a seguir estudiando interpretación. Me he apuntado a un módulo específico de construcción del personaje, para tener más herramientas que me permitan desarrollarme como actor.

R: ¿Pero te vas de Madrid?
J.L: ¡No! En absoluto, sólo me cambio de casa. ¡De Madrid no voy, cariño!

R: ¿Te gusta Madrid?
J.L: Sí, muchísimo. Estoy feliz. Creo que las cosas más bonitas de mi vida me están pasando “acá”. ¿Cómo me voy a ir?

R: ¿Qué te parece España y qué es lo que más te gusta de nuestro país?
J.L: Me parece una sociedad preciosa, demasiado acogedora. Muy cálida. Muy hogareña, me siento como en casa, incluso mucho más cómodo que en mi país. El trato es bueno, la gente es muy evolucionada… ¡con esto no quiero decir que en mi país la gente no sea evolucionada! Pero tengo la sensación que es mucho más cómodo cómo me estoy desarrollando en España siendo extranjero, porque siento que no hay ningún límite. Lo normal sería decir que todo es mucho más hostil, pero nada que ver… ¡todo lo contrario! Estoy muy cómodo en Madrid y siento que aquí quiero echar raíces, quiero vivir en Madrid.

R: ¿Qué está aportando nuestro país a Jorge López?
J.L: Muchísimo crecimiento, buenos amigos y mucho amor. Esa es mi sintonía. Yo vibro ahí. Me encanta mi trabajo. Amo lo que hago y lo doy todo. De repente es como si la vida me estuviera devolviendo todo lo que yo he dado por mi trabajo. Esa reciprocidad también está siendo muy inmediata, con lo cual ¡estoy muy contento!

R: ¿Cómo ha sido la transición de chico Disney a chico Élite?
J.L: Todo ocurrió de forma muy violenta y muy rápida. Mi personaje en Disney duró cuatro años. Soy Luna fue una serie mundial donde los valores, el contenido y el código eran totalmente diferentes a lo que estoy haciendo aquí. Recuerdo que terminé de rodar la serie para Disney en octubre de 2018 y en noviembre ya me habían confirmado que estaba dentro del reparto de Élite, así que apenas tuve tiempo de asimilarlo. Me tuve que venir muy rápido a Madrid para empezar a trabajar en la construcción de mi personaje “Valerio”, que es un personaje antagónico a “Ramiro”, mi personaje en Yo soy Luna. Pero me ha gustado mucho el cambio, porque también tiene que ver con mi crecimiento personal y mi evolución. Estos dos personajes que he interpretado me han acompañado en una etapa mía de crecimiento, cada uno en el momento en el que más podían aportarme, formando los dos parte de mi evolución como persona.

R: ¿Cómo describirías a tu personaje en la serie?
J.L: Valerio es un chico muy noble y transparente. Tiene muy buen corazón, sin embargo es un joven muy sensible que se da cuenta de lo sólo que está. No tiene herramientas para trabajar sus carencias afectivas y entender qué es lo que le pasa, por eso se zambulle en el ocaso de las drogas, el sexo y el alcohol. Este cóctel molotov hace que se confunda, llegándose a enamorar incluso de su propia hermana, que al final era su única familia.

Gabardina acolchada: MARCIANO LOS ÁNGELES
Americana: DSQUARED2
Pantalón: BOSS
Botas: FÓRMULA JOVEN en EL CORTE INGLÉS
Cadena: EL CORTE INGLÉS

R: ¿Qué hay de Valerio en Jorge López?
J.L: ¡Guauuu!… Yo creo que la sinceridad. Valerio es un chico muy transparente, muy genuino, muy espontaneo. Yo creo que soy así de genuino y real. Esas conexiones me parecen muy bonitas porque ahí es donde se arma el mix entre las cosas que son auténticas de Valerio y las que realmente son mías, y cuáles son las que tengo que descubrir dentro de mí para poder dárselas a mi personaje. Esa es la magia de la interpretación: hay una mezcla de mis características con rasgos de personalidad que no me pertenecen pero que hacen que se produzca una fórmula exquisita.

R: Elite es una serie con una carga sexual muy fuerte y donde el consumo de drogas entre los jóvenes aparece prácticamente en cada capítulo ¿crees que es bueno que la gente joven perciba esa imagen de la sexualidad humana y de las drogas?

> Puedes leer la entrevista completa en el número impreso de Rísbel Magazine 13

Entrevista publicada en el número impreso de Rísbel Magazine 13, Invierno 2019

Producción y coordinación: Mateo Carrasco & Mr Pérez Management
Texto: Mateo Carrasco
Fotógrafo: Valero Rioja (Mr. Pérez Management)
Estilismo: Jesús Cicero

Grooming: Belén Ros para I.C.O.N. Spain
Asistente de fotografía: Pedro Melo y Andrés de Barbosa.

Agradecimientos especiales: Espacio Harley