Las nuevas tendencias en nutrición y dietética ponen de manifiesto la existencia de alimentos con propiedades realmente excepcionales. Se les conoce como súperalimentos, pero ¿qué son estos súperalimentos? ¿luchan contra el crimen y los villanos?

No llevan capa ni antifaz, pero si sirven para ayudarnos a prevenir algunos problemas de carácter interno y a fortalecer nuestra salud. En realidad, los súper alimentos son aquellos cuyo potencial nutritivo o valor nutricional los hace muy interesantes desde el punto de vista de la salud por su alta concentración de antioxidantes, grasas saludables o vitaminas. Estos alimentos han sido utilizados durante miles de años por los pueblos indígenas para sanar la mente y el cuerpo. Algunos nos pueden resultar más familiares, como las legumbres o el aguacate, pero otros son auténticos desconocidos para nuestra despensa.

La mayoría de los nombres que han salido últimamente a la palestra suenan exóticos, pero no son nuevos, sino alimentos de los que se desconocía todo su potencial, como la quinoa o las semillas de chía. A pesar de su importancia,
los expertos advierten que no existe el alimento “milagro”, que consumir los llamados súperalimentos no nos da la salud por sí mismos y recalcan que lo importante es llevar una vida sana, ordenada y con una dieta equilibrada.
Si bien es cierto que la salud de una persona depende de diferentes aspectos, tenemos que entender que ningún alimento, por sí solo, previene de ninguna enfermedad. Sin embargo, la incorporación de estos alimentos a nuestra dieta puede beneficiar nuestro rendimiento a todos los niveles: el organismo se sentirá mejor, lo que se traducirá en una mejora de nuestra salud, tanto física como emocional.

Es importante tener en cuenta que, más allá de las ofertas singulares procedentes de otros continentes, la dieta mediterránea ya cuenta con un buen número de súperalimentos incorporados a su régimen. Así, el aceite de oliva virgen extra, las legumbres, los cítricos o el ajo serían algunos de nuestros productos estrella. La clave reside en enriquecer las recetas de la dieta mediterránea con los alimentos exóticos procedentes de otras culturas culinarias.

10 alimentos súperpoderosos

  • Aceite de oliva Virgen extra:

Mejora el sistema cardiovascular, el sistema nervioso y el desarrollo del cerebro. Contiene ácidos grasos beneficiosos para el organismo y tiene propiedades antioxidantes. Retrasa el envejecimiento, mejora las funciones intestinales de la bilis y del hígado. Mejora el estreñimiento, la digestión, y las ulceras estomacales. Es beneficioso para la diabetes, hipertensión, y refuerza la masa ósea. Tiene un efecto positivo sobre el colesterol y las enfermedades del corazón.

  • Quinoa

Ayuda en la reducción del colesterol. Gracias a su contenido en carbohidratos, proteínas y fibra sacia rápidamente el apetito, lo que facilita la realización de dietas de adelgazamiento. Además, ayuda en la reducción de las grasas del organismo. Tiene propiedades anti-inflamatorias y efectos cicatrizantes.  La infusión a base de hojas de quinoa es un excelente remedio contra el estreñimiento. Para las personas diabéticas, la alta proporción de fibra contenida en la quinoa y sus proteínas son un buen remedio para regularizar la proporción de azúcar en la sangre. Los deportistas pueden encontrar un alimento muy valioso en la quinoa, parecido a la avena aunque con mayor número de nutrientes, minerales saludables, proteínas e hidratos de carbono.

  • Chía

Entre algunas de sus propiedades, a las semillas de chía se le atribuyen 2 veces la proteína de cualquier otra semilla, 5 veces el calcio de la leche entera, además del boro, mineral que ayuda a la absorción del calcio en los huesos, 2 veces la cantidad de potasio de los plátanos, 3 veces más antioxidantes que los arándanos, y 3 veces más hierro que las espinacas. Aparte de grandes cantidades de ácidos grasos esenciales omega 3, también es fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas.

  • Legumbres

Son una fuente de hidratos, tienen un alto valor proteico y constituyen el alimento de origen vegetal con mayor contenido de proteínas. Tienen un alto contenido en fibra y ricos en hierro, especialmente las lentejas y garbanzos, que resultan especialmente beneficiosas para los deportistas. Tienen bajo índice glucémico, pudiendo ser una buena alternativa para ingerir en preparaciones antes del entrenamiento. Además, son una gran fuente de vitaminas del complejo B que colaboran con el adecuado funcionamiento del sistema nervioso central y facilitan la obtención de energía de otras fuentes hidrocarbonadas.

  • Espirulina

La espirulina reduce los altos niveles de colesterol, sobretodo acompañada de ginseng. Regula el nivel de azúcar en sangre, el apetito y limpia la flora intestinal. Promueve el bienestar general, equilibra el sistema nervioso, reduce el estrés, la ansiedad, el nerviosismo, la depresión, el insomnio, mejora la concentración y reduce la presión arterial alta. Tiene una acción protectora sobre la piel, sobre todo si se acompaña con aloe vera. Fortalece las uñas y el cabello. Tiene una acción protectora en los ojos y restaura el brillo natural del cabello. Además, la espirulina es recomendada y usada por deportistas de alto nivel para combatir la fatiga muscular y estimular y tonificar la musculatura. Reduce la sensación de fatiga y aumenta la resistencia, reduce los calambres musculares y oxígeno al cuerpo.

  • Aguacate

Su buen aporte de potasio lo hace importante para el buen funcionamiento del sistema muscular y el magnesio, junto con la vitamina B6, favorecen a nuestro sistema nervioso. Su alto contenido en carotenoides nos ayuda a mejorar nuestro sistema inmunológico. El aguacate además puede ayudarnos a controlar nuestros niveles de colesterol, es muy rico en aceites vegetales y destaca por ser rico en potasio (contiene bastante más cantidad de potasio que un plátano). Por último, el aguacate también contiene una buena dosis de vitaminas del grupo B y la antioxidante vitamina E.

  • Nueces

Su buen aporte de potasio lo hace importante para el buen funcionamiento del sistema muscular, y el magnesio junto con la vitamina B6 favorecen a nuestro sistema nervioso. Su buen aporte de carotenoides también nos ayuda a mejorar nuestro sistema inmunológico. Las nueces son una importante fuente de proteínas (4 gramos cada 28 g) y presentan ácidos grasos esenciales poliinsaturados (13 gramos de un total de 18 gramos de grasa), incluyendo 2,5 gramos de ácido alfa-linolénico, Omega-3 de origen vegetal. Así, las nueces pueden ayudar a los atletas de cualquier nivel a obtener sus necesidades nutricionales diarias.

  • Ajos

El ajo posee un alto valor nutritivo y contiene muy pocas calorías. Sus compuestos activos del ajo pueden reducir la presión sanguínea y además contiene antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el Alzheimer y la demencia. El ajo mejora los niveles de colesterol, lo que puede disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas. Sus propiedades ayudan a desintoxicar el cuerpo de metales pesados y refuerzan las defensas para combatir el resfriado. Los suplementos de ajo pueden mejorar el rendimiento atlético y mejoran la salud ósea. Entre sus compuestos se encuentra la Alicina, el cual tiene potentes propiedades medicinales.

  • Chocolate negro

El chocolate negro ayuda a fortalecer el corazón y puede disminuir el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular. Es un alimento rico en flavonoides, antioxidantes que tienen la capacidad de proteger la piel contra los rayos UV. El chocolate ayuda a calmar los ataques de tos, ya que entre sus componentes se encuentra la teobromina, que actúa sobre el nervio vago, la parte del cerebro que provoca los ataques de tos. Puede ayudar a mejorar la circulación de la sangre y es bueno para levantar el ánimo. Entre las propiedades que posee el chocolate para mejorar la circulación, en especial, la de la sangre que va al cerebro, se cree que puede ser efectivo contribuyendo al flujo de sangre que va a la retina, lo cual ayuda a mejorar la visión.

  • Aceite de coco

Los beneficios del aceite de coco incluyen cuidado del cabello, cuidado de la piel, alivio del estrés, mantenimiento de nivel de colesterol, pérdida del peso, estimular el sistema del inmune, la digestión y regular el metabolismo. También proporciona la relevación de los problemas renales, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, VIH y el cáncer, mientras que ayuda a mejorar la cualidad de los dientes y los huesos. Estas ventajas del aceite pueden atribuirse a la presencia de ácido láurico, ácido cáprico y el ácido caprílico y sus respectivas propiedades, tales como antimicrobianos, antioxidante, anti fúngicas, antibacterianas y cualidades calmantes