Consejos de experto para que el regreso a la oficina no sea un drama

consejos-para-volver-al-trabajo-oficina

Volver a la oficina con un plan bien organizado y una actitud positiva nos ayudará a desarrollar mejor nuestro trabajo

La vuelta a la rutina es, por definición, un “reto”: tras las vacaciones, volver a encajar horarios y actividades puede resultar algo complicado al principio. La actitud positiva, el deporte y la alimentación son factores fundamentales para adaptarnos a este nuevo cambio.

Tanto si eres de los que ya tiene su “lista de propósitos” para el inicio del curso como si eres de los que prefieren “dejarse llevar”, recuerda que una alimentación variada y equilibrada, junto con un ejercicio adecuado y un número correcto de horas de sueño aportan toda la energía necesaria para encarar el síndrome posvacacional.

Sin embargo, más allá de los aspectos básicos en torno a la dieta y el deporte, es muy importante tener claro con qué actitud nos vamos a enfrentar al regreso al trabajo, y más ahora, que la mayoría de las empresas vuelven a exigir el trabajo presencial en la oficina.

Para que no se te haga cuesta arriba el regreso y seas capaz de volver a la rutina del día a día de la mejor forma posible, hemos rescatado los consejos de grandes autores expertos en psicología laboral y cuyos consejos, aunque puedan parecer evidentes, son una fuente de tranquilidad y sabiduría si los llevas a cabo.

CÓMO VOLVER AL TRABAJO DESPUÉS DE LAS VACACIONES

Madruga

Si quieres volver al trabajo con facilidad, tienes que prepararte. Acuéstate temprano la noche anterior y “trata de llegar a tu puesto de trabajo un poco antes de la hora oficial de entrada”, recomienda Lynn Taylor, experta de relaciones laborales y autora de «Tame Your Terrible Office Tyrant: Cómo manejar el comportamiento infantil del jefe y prosperar en tu trabajo, «Eso mitigará la avalancha de trabajo y te dará una ventaja, sin distracciones».

No te exijas demasiado los primeros días

Nada más llegar, evita programar un montón de reuniones y entregas durante los primeros días de vuelta. Eso sólo hará que te sientas con una enorme carga y que te genere ansiedad y neviosismo.

«Lo ideal es que el primer día de vuelta no tengas ninguna reunión o cita, sino que sea lo más abierto posible para que tengas todo el día lo más desocupado posible para ponerte al día y no te sientas abrumado», recomienda Michael Kerr, conferenciante internacional de negocios y autor de «The Humor Advantage».

Kerr aconseja trazar una estrategia antes de empezar el día: «Tómate varios minutos para planificar tu día antes de sumergirte de pleno en los asuntos del día a día, céntrate en las prioridades y no tengas miedo de pedir apoyo».

Si te enfrentas a una avalancha de trabajo, intenta priorizar tus tareas, dijo Taylor: «Ocúpate primero de las urgencias. Decide qué es lo más importante para tu trabajo, tu jefe y tu lista de proyectos. Fíjate en el panorama general, no en lo que te llega secuencialmente. Aprende a decir ‘no’ a los elementos de baja prioridad que te van llegando».

Ponte al día

Antes de volver a los correos electrónicos y proyectos individuales, Ryan Kahn, fundador de The Hired Group, y autor de «¡Hired! The Guide for the Recent Grad», afirma que es importante hacerse una idea general de cómo estaban las cosas mientras no estabas.

«Averigua si hubo algún acontecimiento o cambio importante que ocurrió», dijo. «De esta manera, estarás en general al día antes de sumergirte en los detalles del día a día de tu trabajo».

No te pierdas en la bandeja de entrada

Cuidado con dedicar demasiado tiempo a responder a los correos electrónicos que has dejado sin responder durante las vacaciones. Es fácil dejarse arrastrar por la vorágine de responder a todos los correos electrónicos sin tener en cuenta si es el mejor uso de tu tiempo en el primer día de vuelta. No confundas la actividad del correo electrónico con el trabajo productivo, así que sé estratégico y responde sólo a los correos electrónicos que sean sensibles al tiempo.


----- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO DEBAJO -----

--------------------------------------

Comprueba el estado de tu equipo y de tus clientes

Ahora que estás de vuelta, es una buena idea ponerte en contacto con tu jefe y tus compañeros de trabajo para hacerles saber en qué estás trabajando. Taylor añade que es importante que estas interacciones sean breves y relativamente superficiales, hasta que «estés cómodamente al día».

También debes conectar con tus mejores clientes

Tómate el tiempo de conectar con uno o dos clientes para hacerles saber que son lo más importante para ti y que estás de vuelta si necesitan algo. Es un simple punto de contacto de servicio al cliente que puede causar una gran impresión.

Divide las horas y el trabajo

Es posible que tengas la tentación de trabajar hasta el cansancio después de las vacaciones. Al fin y al cabo, has tenido tiempo para relajarte. Ahora tienes que ponerte manos a la obra. Pero este enfoque probablemente acabe siendo contraproducente.

En su lugar, Kerr recomienda que hay que asegurarse de hacer descansos, estirarse y comer bien durante el día.  «Es fácil caer en la trampa de sentir que hay que agachar la cabeza y arrollar el primer día sin parar hasta que todo esté hecho. Pero afrontar el primer día con ese planteamiento no sólo te causará potencialmente un gran estrés, sino que aumentará las posibilidades de que cometas errores y probablemente hará que seas menos productivo, en lugar de más. Tómate un descanso extra durante el día, y asegúrate de hacer una pausa más larga de lo habitual», dice. «Tienes que crear una transición de relajación». Añadió que, después del trabajo, es importante retomar la rutina normal y acostarse a una hora decente.

Concéntrate en lo que tienes que hacer

Stay Focus! Seguro que te esperan un montón de distracciones al volver a la oficina.

«Es posible que la gente te pregunte cómo te han ido las vacaciones», dice Taylor. «Las redes sociales y los titulares de las noticias te harán sentir que has perdido el contacto con tus amigos y con el mundo en general».

No pierdas el tiempo chateando, consultando las noticias o revisando las fotos en el móvil de las vacaciones que acaban de terminar. Intenta centrarte en tu trabajo.

Taylor también aconseja no mostrar todas las fotos de tus vacaciones a menos que estés en una comida y tus confidentes más cercanos te lo hayan pedido. «Por un lado, te distraerá del trabajo. En segundo lugar, no querrás regodearte con todo el personal», dice.

Recuerda con tranquilidad el tiempo disfrutado

En lugar de sentirte triste y «deprimido» por volver al trabajo, recuerda con gratitud y tranquilidad los mejores recuerdos de tus vacaciones. ¡Todo en esta vida es una cuestión de actitud!

«Intenta prolongar lo mejor posible el recuerdo sobre el estado de felicidad y bienestar que alcanzaste mientras estabas fuera, ¡y agradécelo!», dice Taylor. «Recuerda: sólo tú tienes la capacidad de controlar tus pensamientos».

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: