Por algunos apodada como La París de América, Buenos Aires es la capital de Argentina y para muchos una ciudad que derrocha amor por su cultura y por su espléndida riqueza monumental.

Esta ciudad latina, con su vertiente clásica, sus rincones más artísticos o la parte más moderna, recibe al visitante con los brazos abiertos.

Viajamos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, esa enorme urbe donde pasas de ser “tú” y te conviertes en “vos”.

Bienvenido a un viaje con el que vibrarás a ritmo al tango, con su permanente creatividad cultural, su deliciosa oferta gastronómica y la singular personalidad de cada uno de sus rincones.

 

T

eatro Colón. El Teatro Colón es considerado como uno de los teatros líricos más importantes del mundo y que no se puede dejar de visitar, como La Scala de Milán, la Ópera Garnier de París y el Royal Opera House de Londres. Con más de un siglo de existencia, en el año 2008 el Gobierno de la Ciudad inició una restauración en profundidad, con el objeto de devolverle todo su esplendor y, al mismo tiempo, dotarlo de los más importantes adelantos tecnológicos. Esta obra permitió que el Teatro fuera reinaugurado para el bicentenario de la Nación, en el año 2010. Desde su primera función del 25 de mayo de 1908, en la que se presentó la ópera Aída, de Giuseppe Verdi, actuaron los directores, cantantes y bailarines más importantes de la historia, tales como Igor Stravinsky, Herbert von Karajan, Daniel Barenboim, Maria Callas, Luciano Pavarotti, Plácido Domingo, Rudolf Nureyev, Julio Bocca y Maximiliano Guerra.

Su construcción, que duró casi 20 años, es obra de los arquitectos Francesco Tamburini, Victor Meano y Jules Dormal. De esta obra participaron 1500 personas. Según los grandes directores de orquesta el Colón es uno de los mejores de su tipo. La sala en herradura genera una distribución perfecta del sonido y los tres pisos de palcos diseñados con materiales blandos -telas, maderas, alfombras- logran una óptima absorción. En los pisos superiores se utilizaron materiales duros como mármol y bronce para perfeccionar la reflexión de las ondas. Su cúpula fue decorada por el pintor argentino Raúl Soldi y hacerlo le llevó 41 días. El edificio del Teatro alberga además diferentes talleres donde se realizan las producciones de sus espectáculos, así como el Instituto Superior de Arte, reconocido en todo el mundo y donde se forman los futuros cantantes líricos y bailarines, tal es caso de Julio Bocca y Maximiliano Guerra.

Asistir a cualquier espectáculo en este edificio es una experiencia que conseguirá convertir a cualquier viajero en un local.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

1 2 3 4 5 6