Así es PRIMO, la plataforma robotizada española que promete revolucionar la carga de coches eléctricos en todo el mundo

Un revolucionario sistema de CARGA DE ALTA POTENCIA inteligente, capaz de adaptar la velocidad de carga a las necesidades puntuales de cada usuario y de flotas de vehículos, tales como coches de policía, ambulancias, autobuses, etc.

Apréndase el significado de estas siglas: PRIMO (Plataforma Robotizada Inteligente para la Movilidad Eficiente) porque han puesto nombre a la primera estación de carga para vehículos eléctricos de alta potencia “made in Spain” y que soluciona gran parte de los problemas con los que actualmente se encuentran los usuarios del coche eléctrico.

PRIMO acaba de llegar al mundo en forma de cargador de alta potencia que, desplazándose a través de un rail y apoyado en un software de inteligencia artificial, es capaz de repartir la carga según las necesidades puntuales de cada vehículo, reduciendo la inversión y simplificando la infraestructura necesaria para la instalación y explotación de una estación de carga rápida (o ultrarrápida) para vehículos eléctricos.

Uno de sus creadores, Alberto González -el Director General de Starnaliza- le dio forma a este proyecto cuando quiso adquirir un vehículo eléctrico y no pudo hacerlo por dos razones básicas.

La primera porque al tener Starnaliza presencia en toda España y Portugal, sus frecuentes desplazamientos por carretera no permitían garantizar lugares dónde cargar su vehículo a la velocidad y conveniencia (alta potencia) requerida en cada momento.

«Por un poco más de lo que cuesta un poste de alta potencia (unos 50.000 euros) se puede instalar un sistema PRIMO para 10 o más coches»

La segunda porque vivía en un edificio en el centro de una gran ciudad y, de nuevo podía, aunque con dificultades, solucionar la carga del vehículo, pero no con una solución de alta potencia que pudiera garantizar la rápida disponibilidad de su vehículo de ser necesario.

La propia experiencia de Alberto venía a poner de manifiesto los problemas principales percibidos por los potenciales usuarios del coche eléctrico, que buscaban saber si, dejando a un lado la variable coste del vehículo, y de solucionarlos, un comprador potencial adquiriría un eléctrico.

Los resultados del estudio llevado a cabo para conocer el impacto del proyecto revelaban que la mayoría de los usuarios, adquirirían un vehículo eléctrico si:

Hubiera profusa disponibilidad de cargadores, es decir, si hubiese tantos, o más, puntos de carga como estaciones de servicio para llenado de depósito de vehículos térmicos existen en la actualidad.

Dispusieran de información detallada y por anticipado, de tiempo de carga, precio y espera por la misma, si es que la carga inmediata no estuviera disponible.


----- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO DEBAJO -----

--------------------------------------
plataforma-robotizada-carga-coches-electricos-PRIMO

En relación a este punto debemos saber que la mayor parte de los cargadores que se instalan en la actualidad no son de alta potencia. Cargan, sí, pero a una velocidad muy reducida. Si a esto le sumamos la pequeña autonomía de muchos vehículos, la utilidad del eléctrico queda muy reducida, pues en caso de uso intensivo habría que cargarlos varias veces, lo que, con una carga lenta, haría inviable conseguirlo.

Así pues, PRIMO se presenta como la solución perfecta a los problemas que los clientes encontraban en el coche eléctrico, ya que pueden optar por una carga rápida de 15 minutos y proseguir su viaje o si lo prefieren, dejar su coche aparcado y enchufado mientras hacen otros planes o descansan.

Alberto González, CEO del grupo Starnaliza y Rodrigo García Dopico, Director de Desarrollo de negocio,  explicaron en la presentación de la plataforma robotizada a la prensa que «el primer estudio está pensado para una plataforma de 10 coches, pero puedes dar servicio a 200 porque el sistema es modulable y escalable, puedes añadir todos los robots que quieras. Sólo gastas el espacio necesario para almacenar los coches durante el tiempo que necesite el cliente como si fueran plazas de parking».

Este aspecto también incluye coches de policía, ambulancias o autobuses eléctricos, ya que «PRIMO es perfecto para flotas de empresas públicas o privadas», apuntaban los padres del invento.

Como todo a día de hoy, a través de una aplicación móvil o APP, PRIMO permite saber al usuario por anticipado el coste de la carga y la disponibilidad del vehículo en el menor tiempo posible. A partir de ahí el usuario podrá elegir libremente si quiere incrementar el periodo de carga a cambio de la deducción del precio a pagar.

Y es que, de los 20.000 puntos de carga para vehículos eléctricos de España, el 50% se quedarán obsoletos en apenas tres años, y con la tecnología usada actualmente su coste de mantenimiento y explotación son exageradamente caros, lo que supondrían pérdidas a las empresas que los explotan. “Sin embargo, el mercado se dirige en línea recta al coche eléctrico, por lo que se debe crear un sistema de carga que sí funcione y cuya explotación sea rentable», advirtieron en Starnaliza.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: