Los mejores consejos que puedes seguir si quieres cuidar tu piel durante este verano

Ahora que se acercan los días de sol interminables y las jornadas sin camiseta, nos reunimos con la Dra. Ana Molina para descubrir las recomendaciones que no debemos olvidar durante los meses más calurosos del año.

Somos conscientes de que mantener la piel protegida e hidratada es la clave para gozar de una buena salud y conseguir un buen aspecto radiante e iluminado, pero es aún más importante para prevenir el envejecimiento prematuro. En el marco de la celebración del Style Fest, uno de los eventos más esperados por los seguidores del cuidado personal, la Dra. Ana Molina ha desvelado algunos consejos imprescindibles para el cuidado de la piel. La Dra. Ana Molina, que ejerce como dermatóloga en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, es una de las voces más relevantes en el ámbito de los “influ-ciencers”. En su taller, ‘Cuidado de la piel en verano’, la Dra. Ana Molina ha compartido con nosotros unos consejos imprescindibles que nos ayudarán a preparar la piel para este verano. ¡Descubre todo lo que necesitas para mostrarle tu mejor cara al verano!

EL INCANSABLE MITO DE LOS TIPOS DE PIEL

¿Sabías que los tipos de piel no existen como tal? Sorprendente, ¿verdad? Tal como explica la Dra. Ana Molina, “no hay una clasificación científica de los tipos de piel”. A pesar de que se trata de una categorización muy útil en el ámbito de la estética, la doctora desvela que “a los dermatólogos no les gusta hablar de tipos de piel”. Si bien es cierto que el mito de los tipos de piel está muy extendido en la sociedad, es sorprendente saber que en el ámbito de la dermatología se habla de los “estados de la piel”. Esto se debe a que debemos conocer “cómo está la piel en cada momento de la vida y según dónde nos encontremos”.

PREPARAR LA PIEL PARA EL VERANO, UNA TAREA PROGRESIVA

Con la llegada del verano, pasamos «del nada al todo», interminables baños de sol, tardes de ‘terraceo’ y playa, entrenamientos al aire libre y sin camiseta… A pesar de ello, la doctora nos recuera que preparar la piel para el verano es una tarea progresiva: “hay que hacer una exposición solar progresiva, que no sea de golpe”. Por eso es conveniente empezar a preparar la piel usando los productos específicos con una fotoprotección adecuada y no olvidarnos nunca del aftersun.

TRIPLE FOTOPROTECCIÓN: ROPA, CREMAS Y ANTIOXITANTES

Los efectos del sol en la piel pueden ser devastadores. Con la llegada del verano, sufrimos una exposición prolongada a los rayos UVA que puede causar daños en el órgano más grande del cuerpo. Por ello, la Dra. Ana Molina recomienda una “triple fotoprotección”: conjugar la protección física, la protección en crema y la novedosa ‘fotoprotección biológica’, a base de antioxidantes, ya sean orales o tópicos.

Además, debemos tener en cuenta que no todos los fotoprotectores son iguales. Tal como nos cuenta la doctora, debemos buscar protectores que “tengan fotoprotectores ultracompletos”. En definitiva, una combinación perfecta para protegerse ante los rayos ultravioleta A, ultravioleta B, infrarrojos y luz visible, sin olvidar su contenido de antioxidantes. 

FOTOPROTECTORES CAPILARES, LA SOLUCIÓN A LOS DÍAS DE PLAYA

¿Preocupado por la salud de tu cabello? Con la llegada de las vacaciones de verano, los días de playa y los chapuzones para mantener a raya el calor son inevitables. Lo que no tenemos presente, es que el cabello puede resentirse a estos elementos volviéndose más frágil, sensible y quebradizo.


----- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO DEBAJO -----

--------------------------------------

Pues bien, la Dra. Ana Molina nos trae la solución para que los daños de la melanina y la queratina no nos afecten. En este sentido, la doctora recomienda usar protectores capilares, que se llaman, que llevan filtros para el sol, así como champús específicos para después de los días de sol. Además, estos productos llevan sustancias emolientes, lo que significa que hidratan el cabello. ¡La solución perfecta para cuidar el cabello incluso en verano!

¿ACNÉ BAJO LA MASCARILLA? OLVÍDATE DE PROBLEMAS ‘PANDÉMICOS’

Tal como nos explica la doctora, el calor y la sudoración que producen las mascarillas, junto con el vapor que eliminamos en la respiración, provocan el crecimiento de bacterias, formando lo que ella denomina: “un auténtico ‘amazonas’ bajo la mascarilla”. Todos estos factores favorecen la aparición de acné, por lo que recomienda “usar mascarillas higiénicas con un interior de algodón, que permita absorber la humedad. En cuanto a productos que pueden mejorar los efectos negativos de las mascarillas en la piel, la Dra. Ana Molina recomienda productos de limpieza y exfoliantes para liberar la piel de las toxinas y de las impurezas.

SALIR DE FIESTA PASA FACTURA

El verano supone más tiempo libre, lo que se traduce en noches interminables y fiestas desenfrenadas. La Dra. Ana Molina nos cuenta que el cansancio y el estrés inciden directamente en la salud de nuestra piel, que se traduce en lo que comúnmente llamamos “mala cara”. Tal como nos explica la doctora, “la piel y el cerebro vienen de la misma capa en el embrión”, concretamente, el ‘neuroectodermo’. Por ello, el cansancio se manifiesta en la piel con menos luminosidad y ojeras, entre otros síntomas de fatiga.

¿No quieres renunciar a la fiesta? La doctora nos da algunas recomendaciones para mitigar los efectos del cansancio en la piel como, por ejemplo, “incorporar cremas que no solo tengan vitamina C, sino un ‘cóctel molotov’ de antioxidanes.

LA ALIMENTACIÓN, IMPRESCINDIBLE PARA LA PIEL BONITA

En los últimos meses, los ‘nutricosméticos’ han incrementado su popularidad. A pesar de ello, la Dra. Ana Molina, recuerda que los dermatólogos solo recomiendan productos basados en evidencias científicas, como es el caso de los ‘fotoprotectores orales’. En este sentido, la doctora nos recuerda la necesidad de consumir alimentos ricos en antioxidantes y, sobre todo, evitar el azúcar. Según la doctora, “es importante evitar el consumo de azúcar libre o añadido en los alimentos, sobre todo en los ultraprocesados, porque se ha demostrado que envejecemos peor con el azúcar”.