Explicación de la intro de El Señor de los anillos: los anillos de poder

explicacion-serie-los-anillos-del-poder

Puede que te hayas lanzado al sofá con la firme intención de verte del tirón los dos primeros capítulos de la esperada serie de Prime Video El Señor de los anillos: los anillos de poder. Sin embargo, si nada más empezar a ver el comienzo del primer capítulo se te ha quedado cara de cómic con gota gigante en la cara y signo de interrogación sobrevolando tu cabeza –al más puro estilo WTF es esto- no te preocupes, vamos a tratar de explicarte de forma resumida qué significa ese despliegue de simbología que aparece en el prólogo de la serie.

Lo más sorprendente de los primeros capítulos de El Señor de los anillos: los anillos de poder es que no parece que la que hasta ahora es la serie más cara de la historia no haya adaptado nada más allá de los apéndices que ya escribió J. R. R. Tolkien en su momento.

Los dos primeros capítulos que se han estrenado en Prime Video (con gran éxito de audiencia) nos sitúan en la segunda edad de la Tierra Media, mucho antes de los acontecimientos que ya vimos en el cine con Frodo, Aragorn, Legolas y el resto del elenco de las películas de Peter Jackson.

Nada más empezar la serie, podemos observar como hay un montón de piedrecitas que vibran al son de la música formando unos dibujos de ondas estacionarias, que podrían estar haciendo referencia a la música de los Ainur, los espíritus divinos creados por Ilúvatar (dios creador de la Tierra Media).

La música continua sonando hasta formar nueve círculos que, según los fans de la serie, hacen referencia al anillo de la perdición, un salón donde los 14 Valar (una especie de «ángeles» creados por dios) celebraban consejos en los cuales se crearon también los dos árboles de Valinor (de los que hablaremos más adelante) que, precisamente, aparecen representados muy claramente después de la intro.

Tras esta intro repleta de mapas de la Tierra Media, vemos a una infanta Galadriel jugando con algunos niños elfos en Valinor, una hermosa región paradisíaca separada de la Tierra Media por un ancho mar.

Galadriel observa cómo sus compañeros elfos destruyen el barco de papel que está flotando en un arroyo. Se trata de un campo en las afueras de Valinor, el hogar de los elfos, que es un lugar parecido al Edén antes de que el mundo fuera realmente el mundo.

«Hubo un tiempo en que el mundo era tan joven que aún no había salido el sol», narra Galadriel. Pero los niños están jugando en lo que parece ser una tarde soleada. Sólo más tarde vemos el perfil de la ciudad de Valinor y los dos árboles místicos en la distancia. No están simplemente brillando o iluminados por el sol. Son las fuentes de la luz y energía de este reino.

Lo cierto es que los Elfos no nacieron por arte de magia en la tierra de Valinor. Estos hermosos hijos de Ilúvatar fueron creados en la Tierra Media y estuvieron dispuestos (la gran mayoría) a marchar a Valinor cuando recibieron la llamada de los Valar.

En esta tierra bendita de Valinor, los Elfos vivieron un largo periodo de abundancia, paz y armonía, tal y como se refleja en la serie durante la secuencia en la que Galadriel habla con su hermano mayor Finrod.

Finrod le dice a Galadriel lo importante que es conocer la diferencia entre la luz y la oscuridad, y no confundirse. Señala que a veces la luz se refleja en el agua, y seguirla puede llevar a las profundidades. Entonces, ¿cómo se supone que va a distinguir la diferencia cuando el bien y el mal parecen mezclarse?


----- PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO DEBAJO -----

--------------------------------------

Él le susurra algo, pero no es hasta casi el final del episodio cuando escuchamos su respuesta: «A veces no podemos saberlo hasta que hemos tocado la oscuridad».

En Valinor, el bienestar era tal que ni siquiera eran necesarios el sol o la luna, pues los Valar crearon los dos árboles mencionados al comienzo de este artículo y que recibieron el nombre de Laurelin y Telperion. La luz de estos árboles aumentaba y disminuía, y eso marcaba el paso de los días. En la prehistoria de Tolkien, estos árboles forman parte del mito de la creación del profesor para su reino fantástico.

La luz que desprendían estos dos árboles era tan potente que un Elfo llamado Fëanor decidió crear tres joyas que almacenaran su luz. Y este, como veremos, fue el origen de muchos males que vendrían después.

Finalmente, uno de los Valar (que, como os podréis imaginar era malo), codició estas joyas y planificó la caída de los Elfos. Se trata de Morgoth, que arrasó con los dos árboles y sembró mentiras entre el pueblo de los Elfos.

Los Elfos hicieron terribles juramentos y en su mayoría acabaron regresando a la Tierra Media: algunos para derrotar a Morgoth y proteger las joyas, y otros para tener reinos sobre los que gobernar. Este éxodo produjo la prohibición de regresar a Valinor.

Así fue como los Elfos acabaron llegando a la Tierra Media y es en este lugar donde los Elfos estuvieron en constante guerra contra Morgoth y, poco a poco, todos los reinos élficos fueron siendo derrotados.

Fue durante este tiempo que Finrod, el hermano de Galadriel, murió en La Batalla de la Cólera (aunque no exactamente como refleja la serie). Finalmente, Morgoth fue derrotado y así, la Primera Edad dio paso a la Segunda Edad.

Tras la derrota de Morgoth, la serie muestra una escena de Galadriel apilando una montaña de cascos de elfos caídos en esta batalla y es aquí cuando hace su primera aparición Sauron. ¿Por qué? Morgoth tenía un leal servidor: Sauron y cuando Morgoth murió, Sauron tenía que llevar a cabo su misión y continuar con el legado del mal de su señor Morgoth, multiplicando a los orcos para después permanecer escondido en La Tierra Media. Sauron aguardó hasta que vio que el momento era el oportuno para intentar dominar a los Elfos, o… acabar con ellos y dominar la Tierra Media como Señor Oscuro.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: