por Ryan Cahill vía Wepresent

Cuestionada a menudo por su falta de personajes representativos, desde el género hasta la raza y la sexualidad, este año se anunció que Marvel va a presentar su primer personaje abiertamente gay en la próxima película de Los Eternos. Sin embargo, ya en los años 80 hubo un cómic que lideraba la carga. Publicado por primera vez en 1980, Gay Comix presentaba trabajos e historias de la comunidad LGBTQ+ que se centraban en temas no discutidos en la prensa convencional y proporcionaban información muy necesaria en un momento en el que la crisis del SIDA se llevó por delante millones de vidas. Ryan Cahill se reúne con las personas detrás de la publicación para desenterrar su importante legado.

La industria del cómic ha resistido innegablemente la prueba del tiempo. Sólo tienes que mirar a gente como Marvel y DC Comics para ver el impacto cultural duradero. Sólo el año pasado, Forbes informó que sólo Marvel superaría los 5 mil millones de dólares, acumulados a través de la taquilla, las ventas de cómics y el comercio de Marvel. Pero a pesar de la fanfarria que rodea a los cómics, sigue existiendo un problema de diversidad, a saber, una clara falta de personajes extraños tanto entre las páginas como en la pantalla. En 2018, GLAAD llegó incluso a criticar públicamente a Marvel y DC comics por su falta de representación, diciendo: «Cada vez es más difícil ignorar que las personas LGBTQ siguen estando casi completamente excluidas de las películas de cómic de gran presupuesto de Hollywood que han dominado la taquilla en los últimos años». Poco después de esto, se anunció que la próxima película de Marvel, The Eternals, presentaría al primer superhéroe abiertamente gay, interpretado por Brian Tyree Henry.

“Como editor en un campo dominado por hombres blancos, alenté el trabajo de mujeres y caricaturistas de minorías, pero a finales de los 70 todavía era muy raro ver el trabajo de caricaturistas abiertamente gays.”

Pero en los años 80, en medio de la crisis del SIDA, había un cómic clandestino que buscaba cambiar el rumbo de la siempre presente falta de representación. Simplemente llamado Gay Comix (la X era una connotación de la cultura underground), tenía historias exclusivamente extrañas y fue producido casi en su totalidad por hombres y mujeres homosexuales. Con orgullo, marcaba la línea de la etiqueta: «¡Las lesbianas y los hombres gays lo ponen en papel!» En el momento de su creación, fue distribuido por Denis Kitchen de Kitchen Sink Press, un editor con sede en Wisconsin responsable de publicar cómics underground incluyendo Bizarre Sex y Bijou Funnies.

«Como editor en un campo dominado, como mucho, por hombres blancos, alenté el trabajo de mujeres y caricaturistas minoritarios, pero a finales de los 70 era todavía muy raro ver trabajo de caricaturistas abiertamente gays», explica Denis. Ahora, a los 74 años, sigue manteniendo su pasión por los cómics a pesar de que su editorial cerró a finales de los 90. «Había estado publicando Barefootz Funnies de Howard Cruse y durante algunos años había sido un colaborador habitual de mis antologías como Snarf, Bizarre Sex y Comix Book», dice. «Había notado que un artista gay llamado Headrack aparecía en Barefootz, y se me ocurrió que Headrack podría ser un elemento autobiográfico. En aquellos días previos a la Internet le escribí a Howard, quien creo que aún vivía en Birmingham, Alabama, en lo profundo del Cinturón Bíblico de América. Parafraseando, le dije, «Howard, sin ánimo de ofender, ¿pero podrías ser gay?»

«Propuse una antología de comics de caricaturistas gays y le pregunté si consideraría editarla. Inicialmente respondió que le encantaría ver tal publicación, pero que temía que salir del armario perjudicara su carrera principal como ilustrador independiente. Sin embargo, después de pensarlo un poco, aceptó encargarse de ello».

«Howard confesó que no conocía a ningún otro dibujante gay», continúa Denis. «Yo tampoco. Así que acordamos que enviaría un formulario de papelería de Kitchen Sink a todos los artistas de mi rolodex, anunciando el Comix Gay y pidiendo a todos los hombres gays, lesbianas y caricaturistas bisexuales que enviaran sus propuestas a Howard. Algunos destinatarios no estaban nada contentos de recibir tal carta, pero regresó mucho apoyo positivo y algunas sorpresas muy agradables también».

Howard Cruse (que tristemente falleció en 2019) era posiblemente la columna vertebral del Comix Gay. Habiéndose establecido como un caricaturista en ciernes en los años 70, Howard utilizó gran parte de su experiencia personal y la incorporó a sus historias para la publicación. Fue el primer caso en el que abordó abiertamente su propia sexualidad en su trabajo, y lo llevó a crear la aclamada tira Wendel (para la publicación gay The Advocate), que contaba la historia de un hombre gay y su compañero Ollie. También le dio una plataforma para abordar muchos temas que afectaban directamente a su comunidad, incluyendo el SIDA, las manifestaciones por los derechos de los homosexuales y las palizas a los homosexuales.

Para muchos, Comix Gay se convirtió no sólo en una fuente de entretenimiento, sino en un lugar donde se podía encontrar información vital sobre la vida gay en los años 80. Al hojear sus páginas, capta perfectamente y satiriza con éxito gran parte de los temas maricones sociopolíticos que se daban en ese momento. En lugar de sugerir específicamente el contenido que querían, los editores daban a los ilustradores la libertad de aportar lo que querían explorar o discutir, lo que aseguraba que la colección tenía una amplia gama de historias diversas que tocaban todos los rincones de la comunidad LGBTQ+.

“Recuperé los negativos de la plancha de impresión y encontré referencias bíblicas escritas en los márgenes.”

La publicación pasó por un viaje bastante turbulento en el transcurso de sus 18 años de existencia. Después de cinco años de impresión, Denis encontró que el costo de producción de Gay Comix era desproporcionadamente más alto que cualquiera de los otros títulos que publicó, en parte debido al complejo sistema de distribución y a los distintos dispositivos de correo que estaban completamente separados de los otros cómics bajo el paraguas de Kitchen Sink Press. «También fue difícil, si no imposible, estirar mi limitado presupuesto de publicidad para promover efectivamente a Gay Comix a su base de lectores principales cuando todo lo demás que publiqué podía ser eficientemente promovido y empujado a través del sistema de ‘Mercado Directo’ de la industria del cómic», dice. «Cada vez más sentía que Comix Gay se beneficiaría más de estar con un editor gay que conociera mucho mejor ese mercado especializado». Fue esta mentalidad la que cimentó la decisión de Denis de vender el título. «Me conecté con Bob Ross, dueño del Bay Area Reporter, un periódico gay semanal de San Francisco, y cuando expresó su interés en adquirir el título en 1984, me pareció una buena combinación. Le vendí la marca, lo único que poseía, ya que los derechos de autor, como todos los subsuelos, eran retenidos por los respectivos creadores.»

Robert Triptow, un dibujante y escritor de Utah, editó la revista desde 1984 hasta 1988. Experimentó la publicación tanto con Kitchen Sink Press como con Bob Ross. Su camino para convertirse en editor fue peculiar, comenzando cuando vio una copia de la revista en la papelera mientras trabajaba en Bay Area Reporter. Logró persuadir al editor para que le dejara escribir un artículo sobre ella. Para ello, se dirigió a Howard Cruse para pedirle algunas citas y a cambio, agradecido por la cobertura, Howard le preguntó si conocía a algún dibujante para una lista en la que estuviera trabajando para el nuevo número.

Robert le envió algunas tiras de «Castroids» que había hecho y que habían sido rechazadas por todas las publicaciones gay de California, pero Howard respondió: «¡Por fin! Alguien con algunas chuletas!»

“Todos parecían amar tanto el concepto como el contenido y la mayoría pensó que era necesario un lugar para los caricaturistas gays desde hacía mucho tiempo”.

«Me llevó un par de semanas responder», dice Robert. «Temí que me causara problemas, especialmente con mi familia, y tenía razón. En ese momento trabajaba en publicidad y ya pasaba demasiado tiempo en una mesa de redacción. No me gustaba especialmente el lado del dibujo, pero no tenía ningún deseo de ser ‘famoso’ de ninguna manera. Acababa de huir de Los Ángeles después de ver cómo la vida de mi amiga Charlene Tilton cambiaba debido a Dallas y antes de eso había sido ayudante de David Goodstein que era editor de The Advocate, durante el año de Harvey Milk. Su disputa apareció en la película Milk y yo estaba en medio de todo eso. Sólo quería ser una escritora local viviendo tranquilamente con mi novio en el fabuloso San Francisco».

Después de mucha contemplación, Robert aceptó el trabajo, reconociendo que si se lo ofrecían, probablemente nadie más aceptaría el papel. También creía que podía aportar algo nuevo a la serie, habiendo visto «mucho del lado oscuro del movimiento gay». «Yo también soy sarcástico por naturaleza. Había editado periódicos, escrito comunicados de prensa, diseñado publicidad. Pensé que el humor podría ser muy útil en la lucha por los derechos.»

A pesar de su exitoso cargo como editor de la revista, no es algo en lo que Robert se sienta del todo cómodo pensando, citándolo como un «tiempo oscuro» en el que muchos de sus amigos estaban siendo «cortados por el SIDA». Tampoco fue el papel más fácil de ejecutar para él, haciéndose eco de los comentarios de Denis Kitchen, admite que publicar Gay Comix no fue una hazaña fácil. «Una sorpresa fue nuestro primer impresor, que hizo un trabajo de mala calidad. Recuperé los negativos de las planchas de impresión y encontré referencias bíblicas escritas en los márgenes».

«El otro gran problema para mí fue que la edición era muy gravosa. El trabajo se volvió más y más exigente. Era una época de muerte y depresión», dice. «Mi familia estaba indignada por el Comix Gay. Mis amigos heterosexuales estaban en una realidad diferente, criando felizmente a sus hijos pequeños y mis amigos gays estaban muriendo. Yo era VIH negativo pero con mala salud. Y era difícil trabajar con el editor [Bob Ross]. Imposible, de hecho».

Aunque la gente reconoce la importancia cultural del Comix Gay hoy en día, Robert admite que no se dio cuenta en el momento en que se publicó. «Gay Comix no tuvo ningún impacto cultural durante el tiempo en que lo editaba, por lo que pude ver», dice. «Nunca vendió más de unos pocos miles de copias. Los periódicos más importantes como el San Francisco Chronicle nunca mencionaron las caricaturas gays hasta 30 años después. La comunidad gay estaba bastante preocupada en ese momento por el SIDA. No sabía que Comix Gay tuviera seguidores hasta que apareció Internet».

Denis Kitchen, sin embargo, tiene una perspectiva diferente: «Como heterosexual nunca estuve exactamente conectado a la comunidad gay, así que mis comentarios llegaron indirectamente a través de Howard, algunos colaboradores, y los clientes directos y al por mayor que nos contactaron. Sé que tuvimos respuestas casi universalmente positivas de la gente de la que escuchamos. Todos parecían amar el concepto y el contenido y la mayoría pensaba que un lugar para los caricaturistas gays ya era hora.»

Aunque la relevancia del Comix Gay puede no haber sido aparente en ese momento, es claro ver el impacto positivo que ha tenido hoy en día. Incluso se podría argumentar que todavía está por delante de su tiempo, dada la falta de personajes e historias homosexuales en la cultura del cómic actual. Ya en su tercera edición, Gay Comix estaba imprimiendo historias sobre un hombre transgénero representado como viviendo una vida normal y en una relación feliz y comprometida. Había otra que exploraba los altibajos que conlleva estar en una relación lésbica. En otro lugar, un artículo exploraba el amor ilegal bajo gobiernos opresivos, mientras que un artículo particularmente progresista analizaba el uso de diferentes pronombres. Publicado hace más de 30 años, estos son temas que acogemos y defendemos hoy en día, pero en aquel entonces eran sin duda tabú para discutir.

Para los amantes del cómic gay, la publicación especializada ofrecía una forma de escapismo que no estaba fácilmente disponible para ellos. A la vez que educaba y entretenía, Gay Comix capturó la imaginación de una comunidad marginada y les dio la información que de otra manera no tendrían en un momento en que estaban siendo demonizados internacionalmente. ¿Cuál era el significado del cómic para la gente marica en ese momento? Robert Tripow lo expresa de manera simple: «Todo lo que sé es que usé Gay Comix para aligerar las cosas en tiempos de miedo. Y ese es siempre el papel del arte».