Inspirada en las clásicas series de televisión de los años noventa, como «El Príncipe de Bel-Air» o «Beberly Hills. 90210» la colección que ha presentado el diseñador Olivier Rousteing para la casa Balmain es un homenaje al dinamismo, a la alegría y a los colores.


Fue el propio Rousteing quien se encargó de inmortalizar la colección durante el confinamiento ocasionado por la COVID-19, alquilando una bonita y soleada casa a las afueras de Normandía.