Ocho datos científicos sobre los perros: curiosidades para entender al mejor amigo del hombre

curiosidades-sobre-los-perros

Las curiosidades sobre los perros abarcan un universo de hechos fascinantes. ¿Alguna vez te has preguntado acerca de las increíbles capacidades que esconde tu perro? Más allá de sus expresivos ojos y su juguetona actitud, los perros son animales asombrosos, cargados de habilidades y emociones que, a menudo, pasamos por alto. Desde su capacidad para escuchar sonidos imperceptibles para el oído humano hasta su sorprendente habilidad para detectar enfermedades con tan solo olfatear o su capacidad terapéutica para tratar la depresión humana.

Aquí hemos recopilado algunas curiosidades sobre los perros para que conozcas mejor a tu amigo de cuatro patas.

¿Cuántas palabras entienden los perros?

Si alguna vez has hablado con tu perro y te has preguntado si realmente te entiende, la respuesta podría sorprenderte. Se ha descubierto que los perros son capaces de comprender más de 160 palabras. Es más, ciertos caninos, con entrenamiento adecuado y exposición regular al lenguaje humano, pueden llegar a entender hasta 200 vocablos. ¡Eso es casi como si tuvieran un pequeño diccionario en su cabeza! Pero, es importante recordar que no solo es cuestión de cantidad. La forma en que pronunciamos las palabras, el tono que utilizamos y nuestra expresión corporal pueden influir en cómo nuestros perros interpretan lo que estamos diciendo. Así que la próxima vez que le hables a tu mascota, recuerda que es muy probable que entienda más de lo que piensas.

Visión nocturna

Además de su habilidad para entender palabras, los perros también tienen capacidades visuales que los humanos no poseemos. Uno de los aspectos más impresionantes de su visión es su capacidad para ver en la oscuridad. Gracias a una estructura especializada llamada tapetum lucidum, ubicada en la parte posterior de sus ojos, los perros pueden reflejar la luz, permitiéndoles ver incluso en condiciones de poca luminosidad. El tapetum lucidum actúa como un espejo, reflejando la luz de vuelta a través de la retina. Esto no solo les permite ver en la oscuridad sino que también es la razón por la cual los ojos de los perros a veces brillan en la noche. Entonces, si alguna vez has notado a tu perro mirando algo en la oscuridad, ¡ahora sabes por qué!

¡Sienten celos!

Mientras muchos creen que las emociones complejas son exclusivas de los humanos, la realidad es que nuestras mascotas también pueden experimentar sentimientos similares. Tomemos como ejemplo los celos. ¿Has notado alguna vez que tu perro te mira con descontento cuando mimas o juegas con otro animal? ¿Y cuando aparece un bebé en un hogar donde antes había un perro? ¿Has notado un cambio de actitud? ¡No es casualidad! Los perros sienten celos, especialmente cuando ven que sus dueños están dando afecto a otros perros o incluso a otras mascotas.

Estudios recientes han demostrado que los perros no solo sienten celos, sino que pueden actuar en consecuencia, tratando de interponerse entre su dueño y el “intruso” o buscando atención adicional. Esto es una muestra palpable de la profunda conexión emocional que tienen con sus cuidadores y de su deseo innato de mantener esa relación especial y exclusiva.

Empatía con las emociones humanas

Otra de las increíbles curiosidades sobre los perros es su capacidad para sintonizarse con las emociones humanas, incluso de aquellos a quienes no conocen. No es raro escuchar historias de perros que se acercan a personas tristes o angustiadas para ofrecerles consuelo. Estos fieles compañeros no necesitan tiempo para empatizar y entablar una relación con alguien y poder percibir su estado de ánimo. Su habilidad para reconocer las emociones humanas es innata.

La razón detrás de esta habilidad es una combinación de evolución y adaptación. A lo largo de miles de años, los perros han evolucionado junto a los humanos y han desarrollado habilidades únicas para interpretar nuestras señales no verbales, desde la postura corporal hasta las expresiones faciales. Un perro puede, por ejemplo, detectar si una persona está tensa, triste o feliz a través de sutiles pistas que muchos humanos podrían pasar por alto.

Prefieren el contacto físico a la comida

Muchas personas creen que la manera más rápida de ganarse el cariño de un perro es a través de su estómago. Sin embargo, los estudios revelan un dato sorprendente. Cuando se les da la opción, muchos perros en realidad prefieren las caricias de sus dueños por encima de la comida, incluso si se trata de algo tan apetitoso como una salchicha o un trozo de carne.

Esta preferencia tiene sentido si consideramos la historia evolutiva de los perros y su relación con los humanos. Durante miles de años, la relación entre humanos y perros se ha basado en la confianza y el apoyo mutuo. Sí, los perros han confiado en los humanos para obtener alimento, pero también han dependido de nosotros para obtener protección, compañía y afecto. Esta relación cercana ha hecho que muchos perros valoren el contacto físico y el cariño tanto o más que la comida.

curiosidades-sobre-los-perros-4

Amor maternal

Si alguna vez te has preguntado por qué tu relación con tu perro se siente tan intensa y especial, la ciencia tiene una respuesta para ti. Resulta que la conexión emocional entre un humano y su perro puede compararse a la relación entre una madre y su hijo. Esto se debe a la presencia de la hormona del amor, la oxitocina.

Estudios han demostrado que, cuando un dueño y su perro se miran a los ojos, ambos experimentan un aumento en los niveles de oxitocina, similar al que ocurre entre una madre y su bebé. Esta hormona, relacionada con el apego y el amor, refuerza el vínculo emocional entre ambos, creando un lazo de confianza y afecto que puede ser tan fuerte como el vínculo familiar.

Es más, la liberación de oxitocina tiene beneficios tanto para los humanos como para los perros. En las personas, puede ayudar a reducir el estrés y aumentar los sentimientos de felicidad y satisfacción. Para los perros, fortalece su conexión con su dueño, promoviendo la lealtad y el cariño.

Oídos más sensibles

Un aspecto fascinante de nuestros compañeros caninos es su capacidad auditiva. Si bien a menudo nos damos cuenta de que reaccionan a sonidos que ni siquiera percibimos, pocos conocen la verdadera extensión de esta habilidad. Los perros no solo tienen un oído más agudo que el nuestro, sino que también son capaces de percibir sonidos en un espectro auditivo más amplio. Mientras que el ser humano escucha en un rango de entre 20 y 20.000 Hz, el espectro auditivo de un perro abarca desde los 20 hasta los impresionantes 65.000 Hz.

Esta habilidad superior les permite captar sonidos inaudibles para nosotros, como los ultrasonidos. Es la razón por la que a veces tu perro parece inquietarse o responder a “nada” en particular; simplemente está percibiendo sonidos que están más allá de nuestro alcance. Esta capacidad no solo les brinda una ventaja en términos de comunicación y percepción del entorno, sino que también les ha permitido colaborar con humanos en tareas que requieren una audición precisa, como la caza o la búsqueda y rescate.

Olfato poderoso

Si crees que tener un oído agudo es impresionante, espera a conocer las habilidades olfativas del perro. La nariz canina es una maravilla de la naturaleza. Mientras que los seres humanos contamos con aproximadamente 6 millones de receptores olfativos, un perro posee hasta 300 millones. Esta diferencia abismal en la cantidad de receptores les otorga una sensibilidad olfativa hasta 100.000 veces mayor que la nuestra.

El mundo olfativo de un perro es vasto y detallado. Pueden detectar y distinguir una amplia variedad de olores, incluso en las concentraciones más mínimas. Esta habilidad tan afinada no solo les permite rastrear presas o encontrar su camino de regreso a casa, sino que también les ha permitido desempeñar roles en la detección de drogas, explosivos y, más recientemente, enfermedades en seres humanos. Sí, has leído bien. Hay estudios que sugieren que los perros pueden detectar ciertas enfermedades en las personas simplemente olfateando, una habilidad que podría tener importantes implicaciones en el mundo de la medicina.