Que el mimo y la caricia lleguen en cualquier momento del año y no sólo como un “uy-mira-cuánto-que ni te toco” de San Valentín. Que en CONTROL han dado con cuatro fórmulas de Geles 2 en 1 para dar masajes en donde los sentidos completan todo el juego.

En el Thai Passion encontrarás toques de especias y hierbas orientales. El efecto WOW con calor y aromas a vainilla lo tiene el Madagascar Sweetness. Las frutas tropicales del Exotic Escape te llevarán junto a tu partner a esas noches de instinto puro y salvaje. Y para refrescar la temperatura, el gel Mediterranean Sea tiene todo lo que buscas.

A lo lámpara de Aladino, frotémonos para que surja la magia, o lo que sea. Porque tanto como si estáis en pleno apogeo de mimos, besitos y gestos de cariño, como si la rutina y el desgaste han echado ese silencio de cuerpos tan tremendo entre los dos, el tocarse, (re) descubrirse y compartir un nuevo momento juntos, puede ser eso que estabas esperando.

Los nuevos Geles 2 en 1 de CONTROL son de base acuosa y están formulados sin parabenos, fenoxietanol, gluten ni azúcar. Ole. Dato interesante para los que se les va la lengua 😉

 

El juego empieza por los pies.

Para comenzar el ritual con tu pareja, la sex coach de Sexperimentando, Nayara Malnero sugiere empezar por los pies. Un punto muy estratégico de la reflexología. Lo que sientas allí, repercutirá en todo el cuerpo.

Cuando los pies nos están matando del cansancio, el gel Brisa Mediterránea nos dará una sensación de descanso muy placentera. Si tienes los pies fríos, elige mejor el Madagascar para atemperarlos.

Aquí es interesante que el masaje siempre se haga en sentido ascendente, con las yemas de los dedos. Gesto a gesto, tomamos contacto piel con piel. Desde el tobillo hacia los dedos de los pies.

Vamos subiendo y con movimientos rítmicos con la palma de tu mano de forma longitudinal, no dejamos de tocar desde los dedos hasta los tobillos, para relajarlos.

Subimos un poco. A veces olvidamos las piernas, sin embargo el estar de pie o el deporte las carga mucho… Ideal el gel Brisa Mediterránea o el Thai Passion con sus giros aromáticos más amaderados. Desde la parte trasera de la rodilla subimos haciendo una leve presión hacia los glúteos y bajando suavemente por los laterales y vuelta a empezar.

Y sí, ya estamos en la zona de los glúteos. Un área erógena y muy sensitiva. Un punto muy interesante para que el juego más fuerte comience si la intención es que así sea. El gel de frutas Exotic Scape puede ser tu mejor aliado en este momento.

La intención aquí puede ser muy clara. Recorre su piel con tus nudillos y el pulgar, haciendo círculos. Y ¡oh! si nuestra pareja se da cuenta de a dónde queremos llegar… pues ya no hace falta seguir estas instrucciones. Pero, si aún el momento mimos no ha acabado….. a seguir por la espalda.

Los masajes en esta zona son un recurso muy habitual y es que ¡sentimos que aquí se concentran todas nuestras contracturas!. El gel de efecto calor con aroma a vainilla de CONTROL nos ayudará a relajarnos. Si quieres continuar con al Thai, también puede funcionar perfectamente.

Es interesante que juegues con las texturas, temperatura y los aromas. Puedes incluso vendar los ojos para que los sentidos se agudicen… Y si quieres susurrarle cosas al oído… ¡Oh-My-Dior!

Si después de recorrer tus manos por sus trapecios hombros y tríceps la sesión de masajes continúa, sigue subiendo a la cabeza. Es la hora de mimar cráneo y orejas.

Algunos adoran los masajes en la cabeza. Podemos usar el de Pasión Thai o el de frutas exóticas.
Aquí la cosa se puede poner muy interesante, apoya a tu pareja en tu pelvis para que el acercamiento sea total. El juego comienza antes del juego. Ten cuidado de no enredar el pelo, pero seguro que puedes hacerlo de una manera super placentera suave y elegante. Se trata de que este momento sea especial para ambos.

En el gráfico lo verás perfectamente.

Cómo realizar tu masaje con los geles 2 en 1 de CONTROL.

Geles 2 en 1 de CONTROL. Diversión, hidratación y sensualidad.

 

Relajarse, sí. Pero los masajes sirven para mucho más.

Si no sabes aún cómo le gusta al otro. Si tu pareja es nueva o la comunicación no es vuestro fuerte. Por turnos, van a comenzar acariciando las manos del otro para conocer mejor sus preferencias. Hay personas que adoran las caricias sutiles, otros buscan un tacto menos sutil. Empezar con un masaje de manos es una buena manera de descubrir al otro antes de ponernos en acción.

Luego, a tu pareja, le haces lo que le apetezca… ¿le gusta los masajes de estirar dedos o prefiere algo más potente? Saber cómo le gusta ser tocado es fundamental para que las relaciones sexuales sean más placenteras. Nudillos, la palma… todo es terreno de juego, placer y conexión. Aprovecha este momento de conocimiento para descubrir cómo le gusta ser acariciado y también, por qué no, cómo te gusta que te toquen, al fin de cuentas si nosotros sabemos qué nos da placer, podemos guiar mejor al otro.

Los masajes son un buen puntapié inicial si están cansados y quieren estar juntos, pero no quieren llegar a más. Y si la comunicación está en baja o si el deseo ya no está entre vosotros, pero apetece hacer algo diferente, los masajes pueden ayudarte a estar, a ser percibidos y sentirse queridos y jugar sin más intención que disfrutar el uno del otro, del momento.

 

Los geles 2 en 1 de CONTROL son compatibles con el uso de preservativos. Úsalos sin reparo, no son grasos y no manchan ;).

Cuando los sentidos toman el control.
0%Nota Final
Puntuación de los lectores 1 Voto
100%